Atención con los sesgos de los índices ESG

Las estrategias ESG pueden tener unos sesgos inesperados para los inversores 

Las estrategias ESG pueden ayudar a los inversores a alinear mejor sus objetivos financieros con sus valores en torno a los temas de desarrollo sostenible. Estas estrategias generalmente tratan de tener exposición a empresas que tienen un impacto negativo limitado sobre el medioambiente, que promueven la diversidad social, que tienen buenas relaciones con sus grupos de interés ("stakeholders"), incluyendo sus empleados, y que cumplen con los criterios estrictos de gobernabilidad. Algunos fondos excluyen a empresas debido a su pertenencia a industrias que producen externalidades negativas (tabaco, alcohol, apuestas y juegos,...).

Pero existe el riesgo de que este enfoque crea un sesgo inesperado en la construcción de la cartera, ya sea en términos de exposición a sectores o estilos de inversión. Del mismo modo, los diferentes métodos de construcción de índices pueden producir estos sesgos. Por ejemplo, el índice social índice Vanguard FTSE Social Index sigue a empresas del índice FTSE4Good US Select que comprende una base diversificada de empresas americanas pero excluyendo aquellas involucradas en áreas como la extracción del carbón, las armas, el tabaco, las apuestas, el entretenimiento para adultos o la energía nuclear. Las empresas seleccionadas en el índice deben cumplir con criterios mínimos de diversidad y no pueden estar involucradas en asuntos polémicos.

La cartera resultante de este método contiene una mayor proporción de acciones de tecnología, servicios financieros y de salud que un índice diversificado como el MSCI USA o el Russell 1000. El sesgo sectorial no son las únicas diferencias. El Vanguard FTSE Social Index ha sido más arriesgado que sus competidores. Ha mostrado una mayor volatilidad y una mayor beta que los índices generales. Esto se explica por la sobreponderación de los valores financieros que tienen un sesgo "value".

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis
ETIQUETAS

Sobre el Autor

Morningstar Analysts   -

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies
© Copyright 2020 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies