¿Protege el Bitcoin contra la inflación?

La suposición común podría ser falsa.

John Rekenthaler 25/11/2021
Facebook Twitter LinkedIn

Bitcoin

Una creencia común

Es natural pensar que las criptomonedas protegen contra el aumento de la inflación. Las principales criptomonedas han fijado su número de monedas o, al menos, han limitado su crecimiento potencial de circulación. Los bancos centrales operan de otra manera. Crean todo el dinero que desean. En consecuencia, al igual que el oro, que también tiene una oferta relativamente fija, la criptodivisa se considera en general una cobertura contra la inflación.

Muchos alaban los poderes de lucha contra la inflación de las criptomonedas. El trader Paul Tudor Jones afirma que las criptomonedas protegen mejor contra la inflación que el oro. JP Morgan está de acuerdo, al igual que Forbes. Los escépticos de la criptodivisa suelen criticar el activo por ser volátil, no estar regulado y/o ser peligrosamente especulativo, pero, con raras excepciones, no han cuestionado su capacidad de protección contra la creciente inflación.

 

¿Qué patrón?

Esta complacencia es comprensible. La criptomoneda existe desde hace sólo 12 años, durante los cuales la inflación ha estado latente. Sin embargo, los temores sobre el regreso de la inflación han surgido periódicamente. Tales preocupaciones le costaron al Promedio Industrial Dow Jones 1.032 puntos el 8 de febrero de 2018. Las políticas cambiantes de los bancos centrales también han dado a la criptomoneda algo contra lo que reaccionar.

Por lo que puedo decir, las noticias sobre la inflación no han afectado a los precios de las criptodivisas. El siguiente gráfico separa el rendimiento de bitcoin durante la última media década en cinco etapas, según lo determinado por 1) las rentabilidades del bitcoin, 2) el nivel de inflación y 3) la dirección de las tasas de interés a corto plazo de Estados Unidos. (Durante ese periodo, el bitcoin representó regularmente más del 40% de todos los activos de criptodivisas). Si hay un patrón entre las hojas de té, todavía no lo he encontrado.

 

Bitcoin e inflación

 

Repasemos lo que ocurrió en cada etapa:

 

Etapa 1 -- Bitcoin fuerte, inflación baja, tipos de interés al alza

El bitcoin se disparó en la Etapa 1, que abarcó desde noviembre de 2016 hasta enero de 2018. En el año natural 2017, el bitcoin ganó un 1.318%. Incluso Elon Musk habría quedado impresionado. Aunque la inflación se mantuvo modesta, con el Índice de Precios al Consumo en EEUU avanzando un 2,1%, esa cifra fue la más alta desde 2012. En consecuencia, la Reserva Federal subió los tipos de interés en tres ocasiones, en un intento de frenar la inflación.

La primera etapa fue un entorno prometedor para que la criptodivisa desplegara sus poderes de protección de la inflación. Las criptomonedas cumplieron con su potencial, plena y completamente.

 

Etapa 2 -- Bitcoin débil, baja inflación, subida de tipos

¡Qué diferencia! En 2018, el telón de fondo macroeconómico persistió. La inflación siguió aumentando, alcanzando una tasa anual del 2,4%, y la Reserva Federal volvió a subir los tipos de interés, en un punto porcentual. Sin embargo, el bitcoin se dirigió en la dirección opuesta, perdiendo casi tres cuartas partes de su valor en el año.

Es difícil entender por qué esta vez fue diferente. Para defender la tesis de la lucha contra la inflación, se podría argumentar que el mercado de 2018 anticipó correctamente que las acciones de la Reserva Federal estrangularían la amenaza de la inflación, reduciendo así el atractivo de la criptodivisa. No está claro, sin embargo, por qué los inversores de 2017 habrían estado tan poderosamente convencidos de la opinión contraria.

 

Etapa 3 -- Buen bitcoin, baja inflación, tipos a la baja

Ante el desvanecimiento de los temores inflacionistas, la Reserva Federal dejó de subir los tipos de interés durante el primer semestre de 2019. En la segunda mitad del año, comenzó a bajarlos, gradualmente al principio, y luego de golpe cuando llegó la COVID-19 en marzo de 2020. A finales de ese mes, los tipos de interés estaban a cero. (Técnicamente, 5 puntos básicos, pero 50 dólares de interés anual por cada 100.000 dólares recibidos es lo más cercano a cero que cualquier prestatario puede esperar razonablemente). La inflación también disminuyó.

Bitcoin se recuperó muy bien, ganando el 87% en el 2019. Por un lado, ese rendimiento respalda las credenciales de blindaje de la inflación de la criptomoneda, porque el avance ocurrió cuando la Reserva Federal estaba creando dinero vigorosamente, lo que presumiblemente llevaría a la inflación futura. Por otro lado, las criptomonedas se beneficiaron cuando la tasa de inflación disminuyó. Es difícil saber cómo puntuar esta etapa.

 

Etapa 4 -- Bitcoin fuerte, baja inflación, tipos planos

La cuarta etapa abarcó desde mayo de 2020 hasta abril de 2021. Las economías mundiales tuvieron dificultades durante todo el período. Debido a los paros de COVID-19, la producción disminuyó, acompañada de un fuerte desempleo. En todo el mundo desarrollado, los tipos de interés eran prácticamente nulos, y la inflación muy baja, aunque aumentó cerca del final del período. El Bitcoin se disparó. Durante esos 11 meses, ganó más del 600%.

Esta vez, el argumento de las expectativas de los inversores fracasa abiertamente. En noviembre de 2020, una encuesta a expertos económicos predijo una tasa de inflación del 2,1% en Estados Unidos en 2021, seguida de una tasa ligeramente inferior para el resto de la década. De ninguna manera, el mercado de noviembre de 2020 anticipó el pico inflacionario de este año. Sin embargo, para esa fecha, el bitcoin ya se había cuadruplicado desde su mínimo de marzo.

 

Etapa 5 -- Bitcoin plano, inflación creciente, tipos planos

La etapa más reciente necesita poca discusión. La inflación ha aumentado considerablemente, lo que ha provocado un gran clamor público. Sin embargo, los bancos centrales mundiales, incluida la Reserva Federal, no han subido los tipos de interés. En general, los economistas del gobierno restan importancia a la posibilidad de una nueva inflación, argumentando en cambio que los tipos deben permanecer inusualmente bajos, para apoyar la expansión económica.

Este parecería ser el clima de inversión ideal para la criptomoneda, incluso más que la etapa 1. La inflación está floreciendo actualmente, sin que los bancos centrales tomen medidas para contrarrestarla. Sin embargo, el bitcoin se ha desplomado. Mientras escribo este borrador, un bitcoin cuesta 59.403 dólares, lo que sitúa la moneda 4.000 dólares por debajo de su precio de cierre del 15 de abril. (La segunda mayor criptomoneda, Ethereum, está ligeramente por encima de su máximo de primavera). Desde que la inflación comenzó en serio, el S&P 500 ha superado a la criptodivisa.

 

 

Sería precipitado afirmar que la criptomoneda no protege contra el aumento de la inflación. Es cierto que la afirmación de que protege contra la inflación se basa en escasas pruebas. Ha habido pocas oportunidades de poner a prueba esa afirmación, y cuando se han presentado las oportunidades, el rendimiento de la criptodivisa no ha apoyado sistemáticamente esa tesis. Pero tampoco se ha dado a las criptomonedas la oportunidad de fracasar.

En resumen, aunque es razonable suponer que las criptomonedas ayudarán a una cartera a sobrevivir a los estragos de la inflación, ese plan está lejos de estar garantizado. Comprar títulos del Tesoro protegidos contra la inflación (TIPs) es un enfoque mucho más seguro, aunque potencialmente menos lucrativo.

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

John Rekenthaler  is vice president of research for Morningstar.

© Copyright 2021 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad