Bitcoin frente al oro

A pesar de algunas similitudes superficiales, los dos activos son fundamentalmente diferentes.

Amy C. Arnott 21/10/2021
Facebook Twitter LinkedIn

BitcoinGold

El Bitcoin, la criptomoneda más antigua y más grande según su valor de mercado, se describe a menudo como el oro digital. Y a primera vista, los dos activos tienen características en común. Ambos activos pueden utilizarse como reserva de valor fuera de los sistemas gubernamentales y monetarios tradicionales.

Ambos tienen una oferta limitada (el oro en términos de oferta física y el bitcoin porque tiene un tope de emisión incorporado de 21 millones de monedas), lo que los convierte en una cobertura potencialmente valiosa contra la inflación.

Ambos activos tienen una correlación relativamente baja con las clases de activos principales, como las acciones y los bonos. Y ambos activos atraen a un núcleo ferviente de verdaderos creyentes cuyo entusiasmo puede rozar a veces el fanatismo.

A pesar de estas aparentes similitudes, el bitcoin y el oro no deberían considerarse sinónimos. En este artículo, explicaré por qué el oro es un activo más seguro y un diversificador de carteras, pero el bitcoin sigue siendo prometedor por su creciente papel en las redes de pago globales y el procesamiento de transacciones.

 

Refugio seguro: Ventaja para el oro

El oro tiene un historial mucho más fiable como activo refugio. Como se muestra en el gráfico siguiente, el oro ha generado normalmente rentabilidades positivas durante los periodos de caídas del mercado de valores, especialmente durante los descensos más dramáticos.

Por ejemplo, cuando el nuevo coronavirus sacudió el mercado en el primer trimestre de 2020, el oro no sólo mantuvo su valor, sino que lo aumentó. El bitcoin, por su parte, se movió en la misma dirección mientras la bolsa caía, aunque sus pérdidas fueron menos graves.

En algunas caídas anteriores del mercado, el bitcoin perdió mucho más que los índices de referencia del mercado de renta variable en general. En el cuarto trimestre de 2018, por ejemplo, el bitcoin sufrió una pérdida del 44%, en comparación con un descenso del 14% para el mercado de renta variable en general y una ganancia del 8% para el oro.

 

Bitcoin vs Gold

 

El perfil de volatilidad del Bitcoin tiene algunas características interesantes. Como se muestra en el siguiente gráfico, el bitcoin no ha sufrido caídas más frecuentes en comparación con el oro; de hecho, el oro ha sufrido 18 pérdidas trimestrales en el periodo de 11 años desde septiembre de 2010, en comparación con las 17 del bitcoin.

Pero las caídas del Bitcoin han sido mucho más graves, con una caída media del 31% frente al 9% del oro. La corrección del bitcoin que se vislumbra más grande para la mayoría de los inversores comenzó en 2017, cuando los inversores empezaron a ponerse nerviosos por las violaciones de seguridad y la creciente regulación gubernamental. El precio del bitcoin bajó desde un pico de unos 20.000 dólares en diciembre de 2017 a unos 6.000 dólares en febrero de 2018.

Del mismo modo, el bitcoin alcanzó un máximo histórico de alrededor de 63.300 dólares en abril de 2021, pero posteriormente cayó hasta 28.900 dólares en junio, ya que el gobierno chino siguió tomando medidas enérgicas contra el bitcoin y otras criptodivisas.

 

Bitcoin vs Gold

 

Sin embargo, a pesar de su volatilidad, el bitcoin también se ha recuperado rápidamente, en parte porque el precio se ha visto respaldado por un amplio aumento de la popularidad y la adopción en los últimos años.

Incluso después de caer un 82% a partir de julio de 2011, el bitcoin se recuperó en 14 meses. El oro, en cambio, ha pasado por prolongadas caídas de varios años, como el periodo de casi 10 años que va desde septiembre de 2011 hasta julio de 2020, cuando languideció por debajo de los 1.800 dólares por onza.

Esto pone de manifiesto el diferente papel que puede desempeñar cada activo en la cartera. Aunque el oro ha sido una cobertura fiable contra las caídas del mercado, en última instancia no es un activo productivo. El Bitcoin, en cambio, ha sido más idiosincrásico y propenso a la volatilidad a la baja, pero también ha sido mucho más gratificante al alza.

 

Diversificación: Ventaja para el oro

Tanto el bitcoin como el oro tienen correlaciones bastante bajas con los activos tradicionales, pero el oro tiene ventaja en términos de valor de diversificación. Como se muestra en el siguiente gráfico, la correlación del oro con las acciones estadounidenses y extranjeras ha sido casi nula en los últimos tres años, en comparación con una cifra más positiva para el bitcoin. El bitcoin también ha mostrado una correlación positiva (aunque relativamente baja) con las acciones de momentum, lo que subraya su naturaleza de activo más especulativo.

 

Bitcoin vs Gold

 

También cabe señalar que la correlación del bitcoin con el mercado de valores estadounidense ha tendido a aumentar en los últimos años, mientras que la correlación del oro ha disminuido.

En el periodo de 36 meses que finalizó el 30 de septiembre de 2021, por ejemplo, el bitcoin ha tenido un coeficiente de correlación de 0,33 con las acciones americanas, en comparación con sólo 0,06 para el oro.

En los últimos 10 años, el bitcoin ha desempeñado un papel sin precedentes en la construcción de carteras gracias a su baja correlación con las acciones, lo que le permitió aumentar los rendimientos de la cartera sin un aumento proporcional del riesgo.

Ahora que el bitcoin se mueve más estrechamente en tándem con las acciones estadounidenses, su valor como herramienta de diversificación es algo menor que en el pasado. (Para ser justos, la correlación del bitcoin con la mayoría de las principales clases de activos sigue siendo bastante baja en términos absolutos).

 

Bitcoin vs Gold

 

Ambos activos han tenido una correlación negativa con el dólar estadounidense, pero el oro ha mostrado una correlación negativa más fuerte frente al billete verde. El oro suele ir mejor durante los periodos de debilidad del dólar, ya que los inversores buscan otras fuentes de valor. Además, la caída del dólar conlleva un aumento de los costes de producción de las materias primas, lo que también tiende a reforzar los precios del oro.

El bitcoin también debería ofrecer cierta protección frente a la debilidad del dólar, pero su alta volatilidad y su riesgo idiosincrásico podrían convertirlo en una cobertura menos fiable.

Sin embargo, el bitcoin podría tener una ventaja cuando se trata de proporcionar una cobertura contra la subida de los tipos de interés. En los últimos tres años, el oro ha tenido una ligera correlación positiva con los bonos a largo plazo, lo que significa que los precios del oro tienden a subir cuando los precios de los bonos están subiendo y a bajar cuando los precios de los bonos están bajando. Por su parte, el Bitcoin ha tenido una correlación negativa con los bonos a largo plazo, lo que podría ser valioso durante los periodos de subida de los tipos de interés.

 

Cobertura contra la inflación: Empate

Parte de la narrativa del bitcoin como oro digital se basa en la idea de que debería mantener su valor como cobertura a largo plazo contra la inflación. Aunque el oro tiene un historial un tanto desigual como cobertura contra la inflación a corto plazo, su rareza y utilidad en joyería y aplicaciones industriales han ayudado al oro a mantener su valor durante períodos más largos.

El Bitcoin, en cambio, no tiene un valor intrínseco, sino que su valor se basa principalmente en lo que la gente está dispuesta a pagar, así como en los posibles efectos de red. A medida que el número de conexiones y el valor en dólares de las transacciones procesadas en la red Bitcoin sigan aumentando, el precio del bitcoin debería (teóricamente) aumentar también.

La oferta limitada de Bitcoin es otra de las razones que a menudo se citan para explicar por qué debería servir de cobertura contra la inflación. Bitcoin tiene un protocolo de "halving" que se produce aproximadamente cada cuatro años y que consiste en reducir a la mitad las recompensas otorgadas a los mineros que procesan y validan todas las transacciones en la cadena de bloques, limitando así el aumento de la oferta de bitcoins.

Hasta ahora, cada reducción a la mitad ha ido seguida de un aumento del precio del bitcoin. Sin embargo, en este momento es difícil medir el rendimiento del bitcoin como cobertura de la inflación. La inflación ha sido inusualmente baja durante la mayor parte de la vida del bitcoin, por lo que es difícil decir cómo le iría durante un período más sostenido de mayor inflación.

 

Dinero digital: Ventaja para el Bitcoin

La mayor ventaja del Bitcoin frente al oro puede estar en su papel como alternativa a las monedas fiduciarias tradicionales. El oro se ha utilizado durante mucho tiempo como medio de intercambio (desde el antiguo Egipto, hacia el año 1500 a.C.), pero no siempre es práctico transportar grandes cantidades de monedas o lingotes de oro.

El Bitcoin, por el contrario, es fácilmente transportable y transaccionable. A diferencia del oro, no requiere almacenamiento físico, aunque sí implica algunas capas adicionales de seguridad (como la contraseña de su cartera digital). En comparación con el oro, el bitcoin está más cerca de ser una forma de dinero porque cumple los requisitos de ser un medio de intercambio, una unidad de cuenta y un depósito de valor.

A largo plazo, el bitcoin también tiene el potencial de convertirse en la moneda nativa dominante en Internet. Como sistema de dinero digital entre pares con confianza incorporada, Bitcoin (la red) es la cadena de bloques más establecida y segura.

Aunque la red Bitcoin está más limitada que algunos protocolos competidores en cuanto al número de transacciones que puede procesar, es con diferencia la capa de liquidación más segura del dinero de Internet.

Esta ventaja de seguridad significa que probablemente evolucionará como la plataforma dominante para las grandes transacciones institucionales. A medida que el valor en dólares de las transacciones procesadas siga aumentando, el valor de la red Bitcoin también debería aumentar. Esto, a su vez, sería positivo para el valor de bitcoin (la moneda), porque la moneda y la red son interdependientes. La moneda y la red están inexorablemente vinculadas porque la cadena de bloques no puede funcionar sin una moneda nativa que incentive los recursos necesarios para protegerla.

 

Conclusión

En última instancia, la noción de que el bitcoin es oro digital surge de un intento de encajar una clase de activos totalmente novedosa en los marcos mentales existentes.

 Aunque el bitcoin puede considerarse una clase de activos no convencional y un posible depósito de valor para los inversores que desconfían de los sistemas financieros tradicionales, es fundamentalmente diferente del oro en algunos aspectos importantes.

Está por ver si el bitcoin acabará demostrando ser una cobertura más fiable contra la inflación y las caídas del mercado. Por ahora, es mejor considerarlo como un activo más especulativo que se beneficia de ser el primero en el creciente espacio de las criptodivisas.

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Amy C. Arnott  es analista de acciones para Morningstar

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings