¿Qué valores ganarían con Trump o con Biden?

Examinamos qué compañías podrían beneficiarse en función del resultado electoral

Dave Sekera, CFA 26/10/2020
Facebook Twitter LinkedIn

Election 2020 3x2

Determinar el impacto de un cambio de administración ha sido históricamente difícil de predecir. El posicionamiento político y factores externos pueden tener un profundo impacto en las políticas que van desde la campaña electoral hasta la ceremonia de firma del proyecto de ley.

Por ello, preferimos centrarnos en las implicaciones a largo plazo de las diferentes prioridades clave de cada partido y el impacto relacionado con las valoraciones a nivel de empresa.

Como destacábamos en este artículo, el efecto sobre las rentabilidades del mercado de valores durante tres años después de una elección presidencial se ha atribuido a tendencias económicas más amplias y no al partido del ganador. Y desde un punto de vista macroeconómico a largo plazo, el resultado de las elecciones no tendrá un impacto significativo en nuestras previsiones.

En general, si el Presidente Donald Trump fuera reelegido, no prevemos muchos cambios políticos significativos y esperamos el status quo. Si el ex-vicepresidente Joe Biden fuera elegido, pero el Senado siguiera en manos republicanas, creemos que podría implementar algunas de las políticas que ha defendido, pero el alcance sería más limitado, y cualquier cambio radical en la ley de salud o en el código fiscal sería silenciado. Finalmente, si hay un barrido demócrata en la presidencia y el Congreso, entonces los demócratas tendrían amplia libertad para implementar las prioridades del partido.

Vamos a analizar las implicaciones económicas de tres áreas de política en las que el ganador podría tener una influencia significativa.

 

Cómo las elecciones podrían afectar a las relaciones internacionales

Bajo la administración de Trump o Biden, esperamos que continúe habiendo mucha fricción entre los Estados Unidos y China. Las amenazas de una guerra comercial o de aranceles adicionales se verían amplificadas bajo Trump, quien ha tomado una postura públicamente antagónica hacia las negociaciones.

Anticipamos que la administración Biden adoptará un enfoque tradicional y diplomático para negociar con China; sin embargo, aun así, debajo de las declaraciones públicas, esperamos que las tensiones entre los dos países continúen mientras China busca expandir su influencia global. Por ejemplo, es posible que no se levanten inmediatamente los aranceles comerciales existentes, pero esos aranceles pueden utilizarse como moneda de cambio para negociar con China.

 

Las prioridades clave de cualquiera de las dos administraciones serán:

  • Proteger la tecnología y la propiedad intelectual estadounidense.
  • Abrir los mercados chinos a las empresas estadounidenses.
  • Limitar la creciente influencia global y la expansión militar de China.

 

Las negociaciones comerciales con China serán cada vez más complejas a medida que se manifiestan otras tendencias. Por ejemplo, el coronavirus ha aumentado la preocupación por la fragilidad de las cadenas de suministro internacionales. Si bien Estados Unidos tratará de abrir los mercados chinos, muchas empresas están considerando la posibilidad de renovar sus cadenas de suministro. A fin de reducir la dependencia de China, las empresas pueden acortar sus cadenas de suministro volviendo a los Estados Unidos o, al menos, acercándose geográficamente al país.

Esperamos que compañías como Rockwell Automation (ROK), Fastenal (FAST) y W.W. Grainger (GWW) se beneficien de esta tendencia. Sin embargo, incluso después de incorporar esta tendencia en nuestros pronósticos, creemos que el mercado se ha adelantado en sus valoraciones para cada una de estas tres compañías. Las tres tienen un rating de 2 estrellas en el Morningstar, ya que sus valores de precio/valor justo están entre 1,2 y 1,3 veces.

 

Impacto de las elecciones en la política fiscal

No es un secreto: los demócratas y los republicanos difieren mucho en sus puntos de vista sobre las políticas fiscales.

Bajo una administración de Trump, esperaríamos una continuación de la política existente y el potencial de expandir o extender recortes de impuestos adicionales. Sin embargo, cualquier cambio sería bastante modesto ya que es casi seguro que la Cámara de Representantes permanezca bajo el control de los Demócratas.

Bajo una administración Biden y un Senado Demócrata, esperamos que las tasas de impuestos corporativos se incrementen rápidamente del 21% al 28%. Este aumento tendría diferentes efectos en las valoraciones de las acciones dependiendo de la composición de los beneficios de las empresas.

Por ejemplo, en el sector corporativo, una empresa cuyos beneficios sean generados predominantemente a nivel nacional, que está modestamente apalancada, y que ya está pagando impuestos al tipo actual, vería su valoración caer aproximadamente del 7% al 8%. El impacto total del aumento de los tipos impositivos en el mercado en general sería más tenue a medida que las empresas busquen estrategias fiscales para reducir su tipo impositivo efectivo.

Dentro del sector bancario, estimamos que las valoraciones de las acciones caerían entre el 2% y el 6%, y que los bancos regionales se verían más afectados que los bancos globales. Aunque las cotizaciones bursátiles de algunos bancos podrían experimentar una presión si parece que los tipos impositivos aumentan, pensamos que, desde una perspectiva sectorial, el impacto en los servicios financieros sería moderado.

Nuestro price/fair value para el sector está en una valoración correcta, a diferencia del resto del mercado (excluyendo la energía), que está sobrevalorado en aproximadamente un 7% sobrevalorado. Entre los grandes bancos estadounidenses, creemos que Wells Fargo (WFC) está significativamente infravalorado en aproximadamente la mitad de su valor justo, lo que le da a la acción un rating de 5 estrellas. Entre los bancos regionales americanos, hay ocho que calificamos con 4 estrellas: Comerica (CMA), Fifth Third (FITB), Huntington Bancshares (HBAN), KeyCorp (KEY), M&T Bank (MTB), Truist Financial (TFC), U.S. Bancorp (USB), y Zions Bancorp (ZION).  

Los beneficios y valoraciones de las empresas de servicios públicos podrían ser menos sensibles a un aumento en los impuestos corporativos. Los reguladores suelen fijar las tasas de los clientes basándose en parte en los beneficios después de impuestos de las empresas de servicios públicos. Como tal, las empresas de servicios públicos pueden aumentar las tasas de los clientes para reflejar el aumento del impuesto de sociedades.

 

Infraestructura y posibles resultados electorales

Ambos candidatos han abogado por un mayor gasto en infraestructura. Considerando que el gasto en infraestructura tiene un alto efecto multiplicador económico y conduce a nuevos empleos, lo que sería especialmente útil en esta época de alto desempleo, es más probable que se llegue a un acuerdo sin importar quién gane las elecciones.

Bajo una administración de Trump, esperamos que el gasto en infraestructura se concentre en proyectos más tradicionales como carreteras, puentes y transporte.

Las compañías que proveen las materias primas y los agregados se beneficiarían de nuevos programas de gasto en infraestructura de varios años. Estas compañías incluyen Vulcan Materials (VMC), Summit Materials (SUM), y Martin Marietta (MLM). Las empresas que podrían beneficiarse de un mayor gasto en transporte incluyen aquellas que suministran maquinaria pesada y procesamiento de materiales para la construcción y reparación de carreteras y puentes, como Caterpillar (CAT) y Terex (TEX), o proporcionan servicios de ingeniería y construcción, como Jacobs Engineering (J) y KBR (KBR). En este grupo de empresas, KBR parece ser la única acción que creemos que está significativamente infravalorada. Tiene un rating de 4 estrellas basado en su precio/valor justo de 0,79. Cada una de las otras compañías está calificada con 3 estrellas, excepto Terex, que está bajo revisión.

Bajo una administración de Biden, pensamos que el gasto en infraestructura también incluirá proyectos de eficiencia energética y energía limpia. Por ejemplo, se podrían conceder fondos para modernizar y mejorar la eficiencia energética de centros comerciales, transformándolas en "edificios verdes". Entre el 40% y el 60% de la energía consumida por esos centros es utilizada por los sistemas de HVAC (Heating, ventilation, and Air Conditioning). Las empresas especializadas en HVAC, como Johnson Controls (JCI), Trane Technologies (TT) y Carrier (CARR), podrían beneficiarse de una demanda adicional. Creemos que Johnson Controls y Carrier están correctamente valoradas con 3 estrellas, mientras que Trane parece sobrevalorada con 2 estrellas.

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Dave Sekera, CFA  Dave Sekera, CFA, is a senior securities analyst with Morningstar.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings