No haga market timing con las elecciones

Resista el impulso de dejar que sus predicciones afecten a su cartera.

Ian Tam, CFA 03/11/2020
Facebook Twitter LinkedIn

 

 

 

Ian Tam: Con las elecciones presidenciales americanas acercándose rápidamente, usted como inversor podría estar tentado de ajustar tácticamente su cartera en anticipación a lo que podría suceder en la estela de una administración Biden o Trump. Pero, ¿tiene realmente sentido hacer esto? Echemos un vistazo a lo que dicen los datos.

Este gráfico muestra lo que sucedería si usted hubiera invertido 100.000 dólares estadounidenses en el Índice de Rendimiento Total del S&P 500 el 31 de octubre en cada año de elecciones presidenciales desde 1972. Cada línea representa un período presidencial diferente con el presidente resaltado a la derecha. Pueden ver que, en el medio plazo, o alrededor de 48 meses, los resultados varían dramáticamente.

Ahora bien, para los analistas que están entre nosotros, su inclinación inicial podría ser tratar de vincular el rendimiento del índice al partido político que está en el poder. Echemos un vistazo de nuevo con esto en mente.

El segundo gráfico es el mismo que el primero, pero esta vez mostrando la afiliación política de cada presidente. Un presidente demócrata está marcado en azul, y un presidente republicano en rojo. Una vez más, los resultados son muy variados.

Entonces, ¿qué hacemos con este embroglio? Bueno, en realidad nada. En una columna reciente, mi colega y veterano de Morningstar John Rekenthaler comentó la idea de que las elecciones presidenciales no afectan la economía o los precios de las acciones tanto como creemos.

John analizó la tasa de crecimiento del PIB real desde enero de 2014 hasta diciembre de 2020 en los EE.UU., los últimos tres años del mandato del presidente Obama y los primeros tres años del mandato del presidente Trump. Aunque los dos presidentes tenían políticas radicalmente diferentes, las tasas de crecimiento fueron similares, con un 2,4% anualizado durante los tres últimos años del mandato de Obama y un 2,3% anualizado durante los tres primeros años del mandato de Trump.

Recuerden que las condiciones económicas no siempre reflejan los precios de las acciones. El ejemplo más evidente de esto está sucediendo en este momento. A pesar de las sombrías condiciones económicas, el S&P 500 sigue siendo fuerte, mostrando la desconexión entre la economía y los precios de las acciones. Entonces, ¿qué puede hacer usted como inversor? La respuesta simple es nada. Mantenerse cerca de su tolerancia al riesgo y mantener la disciplina en su cartera probablemente le dará mejores resultados a largo plazo que adivinar quién será el próximo presidente de los Estados Unidos.

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Ian Tam, CFA  es Director of Investment Research para Morningstar Canada. 

 

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings