13 formas de entender el riesgo

No deje que la volatilidad sea su única medida del riesgo.

Josh Charlson 27/08/2020
Facebook Twitter LinkedIn

Piggybank with traffic cones protection article

Permítanme comenzar esta columna diciendo que las 13 formas de ver el riesgo que describo no pretenden ser un catálogo exhaustivo. Espero transmitir algunos de los matices en torno al riesgo, así como ofrecer un marco para que los inversores puedan pensar en las diversas formas de riesgo a la luz de sus propias carteras de inversión.

Al mismo tiempo, no pretendo complicar en exceso su vida de inversor sugiriendo que debe tener en cuenta todas estas medidas. Sugeriría en cambio que es importante ser consciente de la gama de posibles enfoques del riesgo y elegir los que sean apropiados para los objetivos específicos, la situación personal y el rompecabezas de inversión que usted pueda estar tratando de resolver en cualquier momento de su vida de inversor.

Una manera de pensar ampliamente sobre esta lista de enfoques es distinguir entre los que son métricas retrospectivas, los que son medidas prospectivas basadas en carteras y los que se centran en factores de riesgo personales. La lista avanza aproximadamente en esa dirección.

1) Volatilidad

La volatilidad es una de las definiciones de riesgo más citadas. Suele estar representada por el concepto estadístico de desviación estándar, que mide esencialmente el rango de fluctuación de las rentabilidades de una inversión.

Como indicador del riesgo, la volatilidad tiene la ventaja de ser fácil de calcular y sencilla de entender y comparar. Pero también tiene limitaciones. Una de ellas es que no hace distinción entre la volatilidad alcista y bajista.

Tal vez más significativa es la cuestión de cuán relevante es la volatilidad para un inversor. Como Howard Marks de Oaktree Capital ha escrito, "No creo que la mayoría de los inversores teman a la volatilidad ... Lo que temen es la posibilidad de una pérdida permanente". Esto no quiere decir que la volatilidad no tenga utilidad. Sirve como una medida de primera mano del riesgo de un fondo, y puede ser coordinada útilmente con la tolerancia al riesgo de un inversor: si un inversor descubre que es propenso a vender una inversión en períodos de mayor volatilidad, entonces una fluctuación temporal puede, en efecto, convertirse en pérdidas bloqueadas de forma permanente.

2) Rentabilidad ajustada al riesgo

Las medidas de rentabilidad ajustadas al riesgo son un paso adelante respecto a la desviación estándar, o a simplemente clasificar las inversiones en función de su historial de rendimiento. Las medidas comúnmente utilizadas incluyen el ratio de Sharpe, el ratio de información, el alfa de Jensen, y el Rating Morningstar para los fondos (coloquialmente, el "rating de estrellas"). Los profesionales de la inversión suelen preferir las medidas de rentabilidad ajustada al riesgo porque muestran si los rendimientos han sido lo suficientemente altos como para compensar el riesgo. El ratio de Sharpe, por ejemplo, calcula el exceso de rendimiento de un fondo sobre la tasa libre de riesgo en relación con su desviación estándar. Una debilidad de todas estas medidas es que son retrospectivas, por lo que hay que ser cauteloso al aplicarlas a los resultados futuros.

2) Rendimiento ajustado al riesgo

Las medidas de rendimiento ajustadas al riesgo son un paso adelante de la desviación estándar, o simplemente clasificar las inversiones en función de su historial de rendimiento. Las medidas comúnmente utilizadas incluyen el ratio de Sharpe, el ratio de información, el alfa de Jensen, y el Rating Morningstar para los fondos (coloquialmente, el "rating de estrellas"). Los profesionales de la inversión suelen preferir las medidas de rendimiento ajustadas al riesgo porque muestran si los rendimientos han sido lo suficientemente altos como para compensar el riesgo. La relación de Sharpe, por ejemplo, calcula el exceso de rendimiento de un fondo sobre la tasa libre de riesgo en relación con su desviación estándar. Una debilidad de todas estas medidas es que son retrospectivas, por lo que hay que ser cauteloso al aplicarlas a los resultados futuros.

3) Riesgo de pérdida

Otra forma de pensar en el riesgo es la propensión de una inversión a perder dinero, ya que los inversores tienden a estar menos preocupados por la volatilidad que funciona a su favor en el lado positivo, y más por las pérdidas potenciales (la aversión a las pérdidas es un sesgo de comportamiento prominente).

Las medidas que captan esto incluyen el downside-capture ratio, la rentabilidad en mercado bajista y el riesgo Morningstar (un componente de la clasificación por estrellas). El ratio Sortino, aunque es una medida ajustada al riesgo similar al ratio de Sharpe, utiliza específicamente la desviación a la baja en el denominador de su fórmula. Una medida descendente más sofisticada es el valor en riesgo, o VaR, que utiliza métodos probabilísticos. Normalmente lo utilizan las empresas para estimar las pérdidas máximas potenciales a nivel de cartera o de toda la empresa, pero a pesar de su buena fe cuantitativa, el modelo fue objeto de fuertes críticas por sus fallos durante la crisis financiera de 2008.

4) Riesgo no normal

Un defecto de las medidas de riesgo tradicionales es que asumen distribuciones normales de la rentabilidad, que no tienen en cuenta las inversiones con pautas de rendimiento no normales (como algunas inversiones alternativas) o acontecimientos atípicos (los llamados "cisnes negros"). De hecho, una crítica a los modelos VaR en 2008 fue que no tenían en cuenta el grado de pérdidas en el mercado hipotecario que finalmente se produjeron.

Medidas como la asimetría y la curtosis proporcionan una indicación de la probabilidad de que una inversión produzca resultados fuera de la distribución normal de las rentabilidades, o lo que a veces se denomina "riesgo de cola gruesa".

Pero predecir la posibilidad de eventos raros es una empresa difícil. Como ha señalado el director de investigación de Morningstar Canada, Paul Kaplan, las caídas del mercado se han producido con más frecuencia de lo que los datos podrían predecir, por lo que la mejor táctica para los inversores podría consistir en prepararse mentalmente para la probabilidad de que se produzcan periódicamente grandes acontecimientos atípicos y planificar en consecuencia.

5) Riesgo de valoración

Todas las medidas de riesgo mencionadas anteriormente se derivan de los resultados pasados de las inversiones. El riesgo de valoración, familiar para cualquiera que se haya referido alguna vez al PER o a un mercado de valores "caro", es más bien un riesgo de cara al futuro.

En su raíz, el riesgo de valoración significa que puede haber pagado más por una inversión que su valor fundamental, y que su precio caerá eventualmente hasta alcanzar su valor fundamental. También puede referirse a mercados inflados por una exuberancia excesiva (piense en la burbuja tecnológica en 1999 o en el sector inmobiliario en 2006).

Las medidas de valoración citadas comúnmente para la renta variable incluyen la relación precio/beneficios (y especialmente la relación Shiller, o CAPE, para el mercado), precio/valor en libro, precio/ventas y otras, muchas de las cuales se pueden encontrar en la pestaña Cartera de la página de Morningstar.es.

6) Riesgo de concentración

El riesgo de concentración es un riesgo importante tanto para los fondos individuales como para su cartera general. La diversificación es probablemente la herramienta más importante para reducir este riesgo. Un fondo de inversión concentrado que posea menos títulos puede ser propenso a un mayor riesgo idiosincrásico de que sólo unas pocas participaciones funcionen mal. Al mismo tiempo, los fondos más concentrados pueden tener un mayor potencial de rentabilidad (la excesiva diversificación presenta sus propios riesgos).

A nivel de cartera, hay que tener en cuenta la asignación de cantidades superiores a un determinado gestor, estilo de inversión o sector, y estar muy atentos a las participaciones concentradas en acciones individuales.

7) Riesgo de crédito

Este es el primero de los dos riesgos relacionados con la renta fija. El riesgo de crédito entra en juego cada vez que se invierte en un bono corporativo u otros instrumentos de deuda respaldados por el crédito de una empresa o entidad. El riesgo de crédito está estrechamente relacionado con el riesgo de impago, o el riesgo de que una empresa no pueda pagar sus préstamos.

Si bien las perturbaciones a corto plazo de los mercados crediticios pueden provocar caídas de los precios, éstas tienden a ser temporales. Los incumplimientos reales son un riesgo mucho más grave, ya que pueden dar lugar a una pérdida permanente de capital, por lo que los fondos que tienden a invertir en valores de menor calificación requieren una mayor atención y probablemente deberían ocupar un lugar más reducido en las carteras de bonos de la mayoría de los inversores.

8) Riesgo de tipos de interés

Los precios de los bonos generalmente se mueven en sentido inverso a la dirección de los tipos de interés y perderán valor cuando los tipos de interés suban. Esto significa que los bonos o los fondos que tienen bonos a largo plazo (medidos con mayor precisión en términos de duración) están expuestos a un mayor riesgo de tipos de interés.

Si uno compra bonos individuales que se alinean con su horizonte de inversión, las fluctuaciones de los tipos de interés a corto plazo no importan realmente, pero cuando invierta en fondos de inversión estará más expuesto. Debe ser consciente de la duración de un fondo de bonos y de lo mucho que puede desviarse de su índice de referencia. Con los tipos de interés en una tendencia a la baja a largo plazo durante la última década, una mayor duración ha sido generalmente una ventaja, pero no siempre será así.

9) Riesgo de liquidez

El riesgo de liquidez se produce cuando los vendedores tienen dificultades para encontrar compradores en un mercado estrecho, lo que lleva a una fijación de precios desfavorable. Algunos tipos de inversión, como ciertas inversiones privadas, son intrínsecamente menos líquidos, mientras que otras inversiones pueden ser bastante líquidas en circunstancias normales, pero pierden su liquidez bajo coacción. (La congelación de la liquidez puede provocar crisis de mercado más amplias, por lo que los bancos centrales suelen intervenir para proporcionar liquidez a los mercados, como ocurrió durante el desplome del mercado provocado por la pandemia a principios de 2020).

Aunque los fondos de inversión ofrecen liquidez a diario, los gestores han tenido problemas cuando las carteras menos líquidas han tenido un desajuste para las salidas de los inversores, obligando a vender (y a sufrir pérdidas permanentes) a precios muy rebajados.

10) Riesgo sistemático

El riesgo sistemático es el que sufren los inversores simplemente por estar en el mercado. Es inevitable, pero puede ser mitigado. La beta describe la sensibilidad de una inversión al mercado (una beta de 1,0 sugiere que los movimientos de una inversión se ajustarán a los del mercado, mientras que una beta de 0,8 sugeriría un grado de magnitud 20% menor).

La exposición a factores es otra forma de riesgo sistemático, ya que identifica mediante modelos de regresión los factores macroeconómicos o fundamentales a los que puede estar expuesta una inversión, como el factor momentum en el caso de la renta variable o la sensibilidad a los tipos de interés en el caso de la renta fija.

11) Riesgos para los jubilados

Hay tres tipos distintos de riesgos que son de particular relevancia para aquellos que están jubilados o cerca de la jubilación.

El riesgo de inflación (a veces llamado riesgo de poder adquisitivo) es el riesgo de que el crecimiento de sus inversiones no se mantenga a la par de la inflación, o de los costes reales futuros de los bienes de consumo. Aunque la inflación ha sido baja en los últimos años, no será así para siempre. (Y el riesgo de inflación no se limita a los jubilados, particularmente durante los períodos en que la inflación alcanza niveles inesperadamente altos).

El riesgo de longevidad es el riesgo de que usted pueda sobrevivir a sus bienes.

El riesgo de secuencia de retorno es el riesgo de que una caída intempestiva del mercado tenga un efecto excesivo en el valor futuro de sus ahorros.

12) Riesgo de correlación

La diversificación es, por supuesto, uno de los fundamentos de la Teoría Moderna de Cartera. La correlación puede ser pensada como el archienemigo de la diversificación: el riesgo de que las clases de activos se muevan en la misma dirección, particularmente durante los períodos de volatilidad a la baja.

Por ejemplo, mientras que los bonos del Tesoro de los Estados Unidos han sido un refugio fiable durante los períodos de crisis del mercado, otros diversificadores como las materias primas han sido mucho menos fiables. Hay que tener en cuenta que las correlaciones pueden cambiar con el tiempo, y lo que antes era un diversificador efectivo puede encontrar que su correlación con otras clases de activos aumenta a medida que los inversores dirigen los flujos hacia él.

13) Riesgo de no cumplir los objetivos

Este es tal vez el riesgo más importante en el que los inversores deberían pensar. Desde una perspectiva de planificación basada en objetivos, el riesgo de no alcanzar un objetivo determinado (ya sea la compra de una casa, los ahorros para la universidad o la jubilación) es el más importante. Todos los demás riesgos mencionados anteriormente son, en cierto sentido, los que apoyan el cumplimiento de los objetivos.

Pensamientos finales

Concluiré con unas cuantas sugerencias que espero que ayuden a poner en perspectiva esta larga lista de riesgos potenciales.

No piense en el riesgo como algo que debe evitarse por completo. Una premisa fundamental de la teoría de la inversión es que para obtener rentabilidades por encima de la tasa libre de riesgo, debemos adoptar algún nivel de riesgo. Evaluar qué riesgos tomar y calibrarlos adecuadamente es el desafío del inversor.

Muchos de los riesgos enumerados anteriormente se superponen, mientras que otros pueden ser irrelevantes para la inversión en cuestión. Comprobar varias métricas de riesgo diferentes (muchas de las cuales están disponibles a través de Morningstar) y profundizar en cualquier cosa inesperada que aparezca le permitirá llegar donde necesita estar.

Un horizonte temporal más largo es la cura para muchos de los riesgos enumerados. Superar la volatilidad a corto plazo le dará una mayor posibilidad de superar el mayor riesgo de no cumplir sus objetivos. Un objetivo a corto plazo debería empujarle hacia activos de menor duración y menor riesgo.

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Josh Charlson  Josh Charlson is a senior fund analyst with Morningstar.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings