Reducir el riesgo poco a poco

Los inversores pueden reducir el perfil de riesgo de sus cartera paulatinamente, con pequeños cambios.

Amy C. Arnott 13/08/2020
Facebook Twitter LinkedIn

ESGRisk

Si el actual ambiente del mercado le pone nervioso, no está solo. Además de la pérdida de vidas infligida por la pandemia del coronavirus, abundan las incertidumbres financieras. El mercado cayó un 23,5% desde su punto máximo del 20 de febrero al 31 de marzo, mientras que la volatilidad ha alcanzado niveles no vistos desde la crisis financiera mundial. Las perspectivas económicas son igualmente inciertas, ya que los expertos predicen disminuciones del Producto Interno Bruto.

En medio de toda esta incertidumbre, los inversores temerosos pueden verse tentados a liquidar sus inversiones y refugiarse en la liquidez. Esto es probablemente un error. En lugar de hacer un cambio brutal, considere la posibilidad de reducir el riesgo de la cartera en pequeños pasos:

 

  • Siga su plan (o cree uno)
  • Detecte el riesgo.
  • Tome el mando.

 

Siga su plan (o cree uno).

Tener un plan a largo plazo es esencial para mejorar sus posibilidades de éxito con el tiempo. Si antes de la crisis tenía una mezcla de acciones, bonos y dinero en efectivo, no hay razón para hacer cambios importantes debido a los recientes acontecimientos, con una posible excepción: si le preocupa la seguridad de su empleo, en cuyo caso es posible que necesite un colchón de efectivo mayor que el normal: tal vez 12 meses de gastos de subsistencia en lugar de los 6 meses habitualmente recomendados. En general, la combinación de activos debe basarse en sus objetivos y necesidades individuales (horizonte temporal, tolerancia al riesgo, etc.) en lugar de en las expectativas del mercado a corto plazo.

Incluso los gestores que intentan aplicar estrategias tácticas de asignación de activos (es decir, pasar de la renta variable a la renta fija en función de los cambios en las perspectivas económicas u otros factores) han fracasado casi todos. El riesgo de vender después de una caída real de las acciones significa asegurarse una menor rentabilidad y arriesgarse a perder el lado positivo que finalmente se producirá. De hecho, ya hemos visto algunos días más prometedores desde la caída del mercado de valores del último trimestre. Perder incluso unos pocos días positivos puede reducir drásticamente las rentabilidades en el tiempo.

Para mantener el mix de activos prevista en su cartera, puede que incluso tenga que reequilibrarla cambiando más activos a acciones ahora que los precios han caído. Si comenzó el año con una cartera de 60% en acciones y 40% en bonos, por ejemplo, ésta estará probablemente más cerca de un 55% en acciones/45% en bonos en este momento. Por lo general, recomendamos reequilibrar una cartera por lo menos una vez al año o cuando una determinada clase de activos se haya desviado significativamente, ya sea hacia arriba o hacia abajo, de su nivel objetivo. El reequilibrio cuando se haya producido un aumento o una disminución de más del 5% de los niveles objetivo es un buen punto de referencia.

Por supuesto, es fácil decirlo. Pero la mayoría de las investigaciones han demostrado que el reequilibrio a menudo reduce el nivel de riesgo de una cartera a lo largo del tiempo, y también puede mejorar las rentabilidades al obligarle a comprar bajo y vender alto después de una gran fluctuación del mercado.

Identifique los principales riesgos

Al construir su cartera debe tener una idea de su perfil de riesgo y de su diversificación, incluyendo concentraciones en acciones, participaciones en el sector, calidad crediticia y riesgo de tipos de interés. Explicamos a continuación cómo explorar más a fondo estos factores de riesgo potenciales.

Concentración en acciones

Como regla general, recomendamos limitar la exposición de su cartera a cualquier acción a menos del 10% de los activos totales, especialmente si se trata de una acción emitida por la empresa que le emplea. Si usted es beneficiario de una opción sobre acciones como parte de su plan de compensación, su posición patrimonial puede haber crecido con el tiempo, y le puede resultar difícil reducir grandes participaciones sin obtener importantes ganancias de capital imponibles. El lado positivo de la reciente caída del mercado de valores es que es muy probable que sus ganancias no realizadas anteriores hayan disminuido, lo que le brinda la oportunidad de reducir sus activos sin recibir un enorme golpe fiscal.

Concentración sectorial

También debe comprobar los sectores de su cartera para asegurarse de que no está sobreponderado en un sector u otro. Considere la posibilidad de hacer algunos ajustes si un sector está mejor o peor representado que en su índice de referencia. En la última crisis del mercado, sectores como la energía y los servicios financieros se vieron particularmente afectados, mientras que la salud y la tecnología se comportaron mejor.

Calidad del crédito

La calidad crediticia es otro riesgo potencial para los activos de renta fija que merece un análisis más detallado. Con los inversores preocupados por los efectos secundarios del coronavirus en la economía, los bonos de alto rendimiento se han visto muy afectados. La caída del precio de estos bonos se vio agravada por problemas de liquidez, y los gestores de los fondos de alto rendimiento se vieron obligados a vender en una posición débil para cumplir con las solicitudes de rescate. Como resultado, el fondo medio de alto rendimiento sufrió pérdidas importantes en el primer trimestre de 2020.

El beneficio de estas pérdidas es que los márgenes de crédito se han ampliado, lo que significa que los inversores son compensados por el riesgo que han asumido mediante mayores rendimientos. Sin embargo, los bonos de alto rendimiento han sido históricamente mucho más volátiles que otros títulos de renta fija, y han sufrido profundas pérdidas durante las crisis económicas. Durante los colapsos graves o prolongados, la calidad del crédito de las empresas se ha ido deteriorando constantemente, lo que conlleva un mayor riesgo de impago de los bonos. A los inversores reacios al riesgo les conviene centrarse en valores de mayor calidad, como bonos corporativos y letras del tesoro.

Riesgo de tipos de interés

Con la bajada de tipos de interés por parte de los bancos centrales, los bonos a largo plazo se han disparado. Sin embargo, la sensibilidad de los tipos de interés puede ir en ambos sentidos. Cambios en los tipos de interés pueden dar lugar a pérdidas significativas para los bonos del Estado a largo plazo. Esta volatilidad hace que sea difícil utilizarlos en una cartera. Aunque no se espera que los tipos de interés suban en un futuro próximo, la mayoría de los inversores probablemente querrán centrarse en los fondos de bonos a corto y medio plazo para sus posiciones en renta fija.

Controle lo que pueda

A pesar de la actual incertidumbre general, es fácil quedar atrapado en una espiral interminable de preguntas: ¿qué pasaría si el número de muertos fuera mayor de lo que los expertos predijeron? ¿qué pasaría si la economía sufriera durante años? ¿qué pasaría si el mercado tardara mucho tiempo en recuperarse? y así sucesivamente.

Son preguntas importantes para las que simplemente no conocemos las respuestas en este momento. Pero en lugar de sentirse abrumado por la ansiedad financiera, trate de pensar en las cosas que sí tiene control. Puede tomar medidas sencillas, como aumentar sus aportaciones a su cartera o reducir temporalmente la tasa de retiro si ya está jubilado: esto puede mejorar sus resultados a largo plazo y darle una mayor sensación de control.

En tiempos de incertidumbre, existe la tentación de hacer algo al respecto. Este sesgo de acción suele surgir durante las caídas de los mercados, cuando los inversores pueden sentirse tentados a realizar grandes cambios en sus carteras para limitar las pérdidas. Pero especialmente dado el alto nivel de incertidumbre actual, es mejor centrarse en pequeños pasos para reducir el riesgo que en tomar decisiones más amplias que podrían resultar contraproducentes.   

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Amy C. Arnott  es analista de acciones para Morningstar

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings