El riesgo, no la volatilidad, es el enemigo

Le explicamos las diferencias entre dos conceptos.

Christine Benz 04/03/2020
Facebook Twitter LinkedIn

¿Cuál ha sido su estrategia estos días que el mercado ha estado cayendo?

 

a. Añadir dinero a mi cuenta.

b. Mantener con lo que tenía.

c. Dejar mi dinero, pero con preocupación.

d. Retirar mi dinero, no podría soportar mayores caídas.

 

Espere un segundo... no conteste eso. Es cierto que estas preguntas son las preguntas estándar en los cuestionarios de evaluación de riesgos que encontrará por toda la web, y tienen su origen en una idea bienintencionada. Si los inversores compran las inversiones correctas, pero las venden en los momentos equivocados porque no pudieron aguantar los vaivenes de los precios, puede ser mejor evitar esas inversiones.

Desafortunadamente, muchos cuestionarios de riesgo no son tan productivos. Para empezar, la mayoría de los inversores no juzgan bien su propia tolerancia al riesgo, se sienten más resistentes al riesgo cuando el mercado sube y se vuelven más reacios al riesgo después de períodos de pérdidas sostenidas como las que el mercado ha registrado recientemente.

Además, esos cuestionarios envían el mensaje incorrecto de que está bien inyectar su propia emoción en el proceso de inversión, lo que hace que se invierta lo que podría haber sido un plan de inversión cuidadosamente diseñado.

Pero quizás lo más importante es que al centrarse en la respuesta del inversor a las pérdidas a corto plazo se confunde indebidamente el riesgo y la volatilidad. Comprender la diferencia entre ambos, y centrarse en el primero y no en el segundo, es una forma clave de asegurarse de que se alcanzan los objetivos financieros.

 

¿Cuál es la diferencia?

A primera vista, puede parecer que la distinción entre riesgo y volatilidad es puramente académica, una distinción por la que los financieros podrían discutir, pero que no tiene mucha importancia para los inversores del mundo real. Ciertamente uno ve los dos términos usados casi indistintamente en el campo de las inversiones. También es cierto que estos términos, especialmente el riesgo, tienen diferentes significados para diferentes personas.

Pero como inversores, es útil crear una distinción mental entre volatilidad y riesgo. ¿Cuáles son las principales diferencias? Para empezar, la volatilidad abarca los cambios en el precio de un título, una cartera o un mercado tanto al alza (ver 2019) como a la baja (ver 2008). Por lo tanto, es posible tener una inversión con mucha volatilidad que hasta ahora sólo ha ido en una dirección: al alza.

Aún más importante, la volatilidad normalmente se refiere a las fluctuaciones de precios en un valor, cartera o mercado durante un período de tiempo bastante corto: un día, un mes, un año. Estas fluctuaciones son inevitables una vez que uno se aventura más allá de los depósitos, los fondos monetarios o las cuentas corrientes. Si no vende, la volatilidad no es un problema e incluso puede ser su amiga, permitiéndole comprar más de un valor cuando ha caído.

En cambio, la definición más intuitiva de riesgo es la posibilidad de que no pueda cumplir sus objetivos y obligaciones financieras o que tenga que recalibrar sus objetivos porque su kit de inversión se ha quedado corto.

Con esta mirada, el riesgo debería ser la verdadera preocupación de los inversores; la volatilidad, no tanto. ¿Un riesgo real? Tener que mudarte con tus hijos porque no tienes suficiente dinero para vivir solo. ¿Volatilidad? Ruido en las noticias de la noche, y tal vez un cóctel helado en la noche en que el mercado cae 300 puntos.

Sin embargo, es fácil ver cómo los dos términos se han mezclado. Si uno tiene un horizonte de tiempo corto y tiene su dinero invertido en un activo volátil, lo que podría ser simplemente volátil para otra persona es totalmente arriesgado para uno. Eso es porque hay un riesgo real de que uno esté obligado a vender y materializar una pérdida cuando su inversión está en un nivel bajo.

Por otro lado, algunas de las inversiones más volátiles (a saber, las acciones) pueden no ser tan arriesgadas para uno si le ayudan a alcanzar sus objetivos financieros a largo plazo. Es posible evitar por completo las inversiones volátiles, pero al final sus inversiones seguras sólo generarán ganancias pequeñas.

 

Cómo gestionar estos dos conceptos

Entonces, ¿cómo pueden los inversores centrarse en el riesgo mientras ponen la volatilidad en su debido lugar? El primer paso es saber que la volatilidad es inevitable, y si uno tiene un horizonte temporal lo suficientemente largo, podrá aprovecharla para su propio beneficio. El uso de un programa de aportaciones periódicas -comprar fondos/acciones a intervalos regulares - puede ayudar a asegurar que uno está invirtiendo en una variedad de entornos de mercado.

La diversificación de la cartera entre diferentes clases de activos y estilos de inversión también puede contribuir en gran medida a mitigar la volatilidad de una inversión que es volátil por sí sola. Eso puede hacer que su cartera sea menos volátil y que sea más fácil vivir con ella. Durante las últimas décadas, por ejemplo, los bonos de alta calidad han tenido una correlación muy baja con las acciones. Esto sugiere que no hay que aventurarse en inversiones como el capital privado o los futuros gestionados para conseguir una diversificación; mantener la mayor parte de su cartera a largo plazo en acciones y bonos estará bien.

También ayuda a articular sus riesgos reales: sus objetivos financieros y la posibilidad de no alcanzarlos. Para la mayoría de nosotros, una jubilación cómoda es un objetivo clave; el riesgo correspondiente es que nos quedemos cortos y no tengamos suficiente dinero para mantener el estilo de vida que nos gustaría. Para las personas con hijos, pagar la universidad es un objetivo, pero el riesgo es que no se ahorre lo suficiente y que el hijo tenga que recurrir a fuentes alternativas de financiación para su educación. Al identificar las metas y los riesgos uno por uno, puede priorizarlos y también resolver los problemas que se presentarían si no se alcanzara una de sus metas.

Piense también en cuál es una mezcla apropiada de acciones/bonos/efectivo para cada uno de esos objetivos/riesgos. Los fondos de fecha objetivo pueden ayudarle a establecer un punto de referencia para la distribución de sus activos para la jubilación. Si tiene objetivos a corto o medio plazo, una asignación de activos más conservadora será apropiada.

Por último, planee mantener el dinero que necesita para gastos a corto plazo fuera de activos volátiles. Soy una gran fanática de crear "compartimentos" separados dentro de una cartera y, en particular, un compartimento para el efectivo que el inversor espera necesitar en los próximos dos años. Al reservar una parte de su cartera que no esté sujeta a la volatilidad o al riesgo, puede tolerar más fácilmente las fluctuaciones en el compartimento de largo plazo de su cartera.

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Christine Benz  is Morningstar's director of personal finance and author of 30-Minute Money Solutions: A Step-by-Step Guide to Managing Your Finances and the Morningstar Guide to Mutual Funds: 5-Star Strategies for Success. Follow Christine on Twitter: @christine_benz and on Facebook.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings