Actualmente estamos experimentando dificultades intermitentes durante el registro de usuarios. Agradecemos su paciencia mientras resolvemos el problema.

El impacto del coronavirus sobre la economía española

DBRS Morningstar considera que los bancos españoles tienen suficiente liquidez para conceder préstamos a las PYMES y compensar en parte las implicaciones negativas del coronavirus.

DBRS Morningstar 16/03/2020
Facebook Twitter LinkedIn

El gobierno de España está adoptando varias medidas para frenar la propagación del Coronavirus (COVID-19). Aunque estas medidas tendrán un impacto negativo en la economía y en la vida de las personas, es un paso positivo para limitar el impacto del virus en España. En la última semana, el número de casos de Coronavirus (COVID-19) ha aumentado muy rápidamente en España a más de 4.200, hasta el 13 de marzo. Más de la mitad de los casos se concentran en la región de Madrid, seguida por el País Vasco y Cataluña, y por el momento existe el riesgo de que se extienda. La evolución y el patrón de propagación de los casos infectados se asemeja en gran medida a la situación en Italia.

Ante la difícil disyuntiva de reducir el ritmo de contagio y minimizar el impacto económico, las medidas específicas del gobierno no han logrado hasta ahora un bloqueo completo, pero, no obstante, tendrán un efecto significativo en la actividad a corto plazo. Además, las autoridades españolas podrían imponer medidas aún más restrictivas tras el anuncio del presidente Sánchez de la entrada en vigor del estado de emergencia a partir del 14 de marzo durante al menos 15 días. Esto permitirá al gobierno limitar la circulación de personas, intervenir en las industrias o requisar temporalmente bienes, entre otras cosas.

"DBRS Morningstar espera que el mayor impacto recaiga en los sectores de turismo y manufactura. Seguiremos evaluando hasta qué punto el efecto será transitorio y seguido de un rebote, o será más permanente, lo que afectaría negativamente a la métrica fiscal y de la deuda", dijo Javier Rouillet, analista principal de DBRS Morningstar en España. "La economía española, a diferencia de la mayoría de sus pares europeos, se está beneficiando de un impulso de crecimiento positivo, un factor de crédito positivo. Por lo tanto, el país está entrando en este período de alta incertidumbre sobre una base económica más sólida que otros países de la Zona Euro", añadió Javier Rouillet. El crecimiento del PIB se situó en el 2,0% en 2019, con un cuarto trimestre relativamente fuerte que deja un efecto de arrastre del 0,7% para 2020.

Las perspectivas de crecimiento en 2020 están sujetas a importantes riesgos a la baja debido a los efectos del virus y a las medidas gubernamentales en la industria, el comercio, el turismo y el sector del ocio en general. DBRS Morningstar considera que estos sectores serán los más afectados por las interrupciones de la oferta y la esperada reducción de la demanda externa e interna. Las interrupciones del suministro, las paradas temporales de la producción y la desaceleración mundial prevista afectarán al sector industrial (15,7% del PIB en 2019) a corto plazo. En función del momento en que la pandemia se estabilice en España, es probable que se produzca una reanudación gradual de los niveles normales de actividad. Las posibles repercusiones de las restricciones en el sector del turismo, incluidas las prohibiciones de viaje y el cierre temporal de tiendas, así como los temores persistentes, podrían frenar la demanda turística durante más tiempo, probablemente por lo menos unos meses. El sector turístico es un importante motor de crecimiento de la economía española, con una contribución global del 12 al 13% al PIB y al empleo en 2018, incluido el impacto indirecto de las actividades relacionadas con el turismo.

La elevada proporción de contratos temporales -26% del total de trabajadores-, una de las más altas de la Zona Euro, podría amplificar el efecto negativo sobre los hogares y la demanda de los consumidores. Dada la importancia de las pequeñas y medianas empresas (PYMES) en España, las medidas recientemente anunciadas para aliviar la tensión financiera que el sector privado podría enfrentar en las próximas semanas serán fundamentales para contener el impacto. Es posible que se necesiten medidas adicionales para ayudar a los hogares a hacer frente a la pérdida de ingresos de los trabajadores temporales que no están cubiertos por las actuales redes de seguridad social.

El jueves, el Consejo de Ministros aprobó un paquete fiscal específico por valor de unos 18.000 millones de euros para impulsar el sistema sanitario y mitigar el impacto económico. Las principales medidas son: (1) permitir a las PYMES y a los trabajadores autónomos posponer el pago de impuestos por seis meses, proporcionando de facto 14.000 millones de euros en flujos de caja a corto plazo, (2) 3.800 millones de euros de fondos adicionales para fortalecer la respuesta del sistema de salud, (3) líneas de crédito del Instituto de Crédito Oficial por valor de 400 millones de euros para apoyar a los sectores del turismo, la hostelería y el transporte. A principios de esta semana, las autoridades mejoraron los beneficios a recibir por los trabajadores aislados y/o infectados con COVID-19.

"La fuerte reducción del apalancamiento del sector privado en los últimos años, la respuesta de política específica para aliviar las condiciones de los hogares y las empresas en riesgo, y la mayor relajación de la política monetaria del BCE deberían ayudarle a absorber el impacto financiero temporal del COVID-19", dijo Javier Rouillet. En este sentido, DBRS Morningstar buscará información sobre si la propagación del virus se está estabilizando en España y en otros países, la magnitud de los daños en la economía española y los niveles de empleo, y la velocidad a la que las actividades empresariales pueden volver a la normalidad.

El objetivo de déficit fiscal para 2020, del 1,8% del PIB, aprobado por el Gobierno parece ahora muy ambicioso, aunque las medidas para aumentar los ingresos fiscales se aprueben con un presupuesto para 2020. Una desaceleración de la actividad más pronunciada de lo previsto inicialmente, la activación de los estabilizadores automáticos y las medidas fiscales extraordinarias para limitar el impacto económico del COVID-19 ejercerán una presión adicional sobre las cuentas fiscales en 2020. Por ello, DBRS Morningstar considera que será importante que el gobierno español siga un doble enfoque en el ámbito fiscal, complementando las medidas extraordinarias a corto plazo para responder al COVID-19 con un firme compromiso de continuar sus esfuerzos de consolidación fiscal a medio plazo.

 

El Coronavirus debilitará la rentabilidad y la calidad de los activos de los bancos españoles

DBRS Morningstar espera que el sector bancario español se vea afectado negativamente por COVID-19, al igual que el resto del sector bancario europeo. Esperamos que la rentabilidad de los bancos españoles se debilite a partir de los niveles de 2019, con una presión sobre los márgenes de interés neto que probablemente se intensifique y que los nuevos volúmenes de préstamos sean inferiores a los previstos inicialmente. Los cargos por deterioro aumentarán, reflejando las menores previsiones económicas en los modelos de deterioro y debilitando la calidad de los activos. Es probable que aumenten las presiones de liquidez, ya que las perturbaciones del curso normal de los negocios hacen que más empresas e instituciones financieras se enfrenten a una mayor volatilidad de sus flujos de efectivo y a la necesidad de apuntalar estas finanzas.

 

Destacamos las siguientes áreas de preocupación:

Impacto en la calidad del crédito: Dada la trayectoria actual, esperamos un repunte en los problemas de calidad de los activos, particularmente en las PYMES, ya que estas empresas son las más vulnerables dado que su situación financiera suele ser más ajustada que la de otras empresas. Según el ejercicio de transparencia de la EBA, la exposición de las PYME para los mayores bancos españoles oscila entre el 6,8% (Kutxabank) y el 27,9% (Cajamar), con una media del 16,5%.

Impacto en los flujos de crédito: Esperamos un impacto negativo en todos los sectores. Sin embargo, creemos que las hipotecas de las familias y los préstamos al consumo serán los más afectados ya que la decisión de compra se pospondrá. Los préstamos a empresas y PYMES también se verán afectados negativamente, pero en parte se verán mitigados por las nuevas medidas de liquidez y las líneas de crédito proporcionadas por los bancos públicos o privados. Por ejemplo, BBVA (25.000 millones de euros), Caixabank (25.000 millones de euros) o Santander (20.000 millones de euros) han anunciado que disponen de importantes fondos para préstamos a las PYME. Además, las recientes medidas del BCE proporcionan suficiente liquidez para que los bancos concedan préstamos a las PYMES.

Impacto en las nuevas disposiciones sobre pérdidas de préstamos (LLP): Los cargos por deterioro aumentarán dado que las LLP se calculan ahora utilizando las normas contables de la NIIF9, en las que las hipótesis económicas son la base para calcular los cargos por deterioro. Por ejemplo, el Banco Santander utilizó un crecimiento medio del PIB en un horizonte de 5 años del 1,57% para su negocio en España para calcular las LLPs a finales de 2019. Será necesario revisar todos los escenarios económicos utilizados para los bancos.

"DBRS Morningstar considera que los bancos españoles tienen suficiente liquidez para conceder préstamos a las PYMES para compensar en parte las implicaciones negativas del reciente brote del COVID-19. Sin embargo, para que estos fondos estén disponibles en su totalidad sería importante que las autoridades europeas o españolas dieran garantías públicas para cubrir las pérdidas crediticias en los bancos", dijo Pablo Manzano, del equipo de Instituciones Financieras de DBRS.

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

DBRS Morningstar  DBRS Morningstar es una agencia de rating presente a nivel global

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings