Comparación de ETFs: RV Turquía

La victoria de Erdogan plantea interrogantes sobre el futuro económico del país. La inversión pasiva, sin embargo, no parece la mejor opción.

Valerio Baselli 05/06/2023
Facebook Twitter LinkedIn

Turchia

Como pronosticaban ampliamente las encuestas, el presidente turco saliente, Recep Tayyip Erdogan, ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebradas el 28 de mayo, asegurándose un tercer mandato para los próximos cinco años.

Sin embargo, por primera vez desde que Erdogan llegó al poder, la oposición -encarnada por la figura del laico y moderado Kemal Kılıçdaroğlu- tenía serias posibilidades de ganar (fue reelegido con el 53,4% de los votos).

En resumen, la hegemonía del "sultán" nunca ha sido tan débil. Erdogan, de hecho, tendrá que lidiar con problemas que se han agravado en los últimos años, como la difícil relación con Occidente, la cuestión de los cuatro millones de refugiados sirios que acoge Turquía y, sobre todo, una situación económica muy frágil: la inflación supera el 43% y a finales de 2022 había superado el 80%, alcanzando los niveles más altos de los últimos veinte años, mientras que la lira turca ha tocado en los últimos días otro récord negativo frente al dólar.

 

 

"Turquía ha tenido históricamente vulnerabilidades, pero en los últimos tres años el país ha estado financiado por depósitos de otros bancos centrales, en particular los estados del Golfo, y depósitos de Rusia tras la invasión de Ucrania", dice Richard Briggs, gestor senior de fondos de bonos de mercados emergentes en Candriam. "Si Turquía sigue registrando grandes déficits por cuenta corriente, una vez que estos flujos se detengan o reviertan, la presión sobre la moneda y la economía podría ser grave en ausencia de un marco político creíble".

Thomas Gillet, director de Sovereign Ratings en Scope, opina que "la reelección de Erdoğan limita las perspectivas de hacer frente a un contexto económico difícil y a políticas poco ortodoxas". Además, "es probable que los controles de capital y las medidas macroprudenciales, como los límites a las retiradas de efectivo, el plan de protección de depósitos y las medidas coercitivas sobre las asignaciones de cartera de los bancos, sigan siendo el núcleo de las políticas económicas de Turquía".

En general, Turquía necesitará más ayuda exterior bilateral y en su mayor parte incondicional, en forma de préstamos directos, swaps de divisas y acuerdos comerciales energéticos, para aliviar parcialmente las presiones agudas sobre la balanza de pagos y las reservas exteriores. Sin embargo, la ayuda multilateral seguiría siendo probablemente el último recurso, ya que implicaría una estricta condicionalidad política exigida por los acreedores occidentales.

Por no hablar de que, como nos ha enseñado el caso de Rusia hay que preguntarse sobre los riesgos y la sostenibilidad de invertir en países autocráticos.

 

La montaña rusa de la bolsa turca

En los últimos años, las decisiones económicas y financieras de Erdogan han llevado a Turquía al borde de una profunda crisis. El banco central, de facto al servicio del presidente turco, ha decidido no subir los tipos de interés (¡de hecho los ha bajado!) ante una inflación galopante para impulsar a toda costa el crecimiento económico y las exportaciones, pero provocando al mismo tiempo la caída en picado del poder adquisitivo de la población, empobreciéndola.

Fue precisamente este mecanismo el que hizo explotar el valor de la renta variable turca durante 2022, y los ETF que replican el MSCI Turkey registraron rentabilidades de tres dígitos el año pasado, situándose entre los ETF más rentables del año. En un entorno de tipos reales negativos, los inversores nacionales han buscado, en efecto, refugio de la explosión de precios en la renta variable barata, impulsando al alza los precios, especialmente en divisa locale.

Si examinamos más detenidamente los rendimientos de los valores de la cesta del índice Morningstar Turquía en 2022, observamos que los sectores más sensibles al ciclo económico, como la industria manufacturera, los bienes de consumo, las materias primas y los servicios financieros, fueron los que impulsaron al alza la Bolsa de Estambul.

El viento, sin embargo, ha cambiado, y los ETF de renta variable turca registran pérdidas que oscilan entre el -13% y el -18% (en euros, a 30 de mayo) en 2023, como se muestra en el cuadro siguiente. Esto se debe en parte a la recogida de beneficios tras el repunte del año pasado y a la incertidumbre en torno al resultado de las elecciones generales.

 

Acciones turcas, ser pasivo no es una buena idea

Los inversores europeos pueden elegir entre tres fondos cotizados expuestos a la bolsa turca, ninguno de los cuales tiene una calificación positiva Morningstar Medalist Rating. Veamos por qué.

 

 

El índice MSCI Turkey (replicado por los tres ETFs) sobrepondera materiales básicos y energía en relación a la media de la categoría en 6,3 y 3,3 puntos porcentuales, respectivamente. Sin embargo, los sectores con baja exposición en relación con los homólogos de la categoría son los bienes de consumo defensivos y los bienes de consumo cíclicos. El índice consta de 17 participaciones, por lo que está muy concentrado, a pesar de pertenecer a una categoría en la que el 60,2% de los activos suele residir en las 10 principales participaciones (73% en el caso de MSCI Turkey).

En términos de rentabilidad, además, estos ETF han obtenido un rendimiento inferior al de sus homólogos activos en un 3% anualizado en los últimos 10 años (que se convierte en un 11% en un periodo de tres años), a pesar de la importante ventaja de las comisiones.

Así pues, los gestores activos parecen tener más flexibilidad y margen para encontrar valor en un mercado bursátil altamente concentrado e ilíquido como el turco.

 

Facebook Twitter LinkedIn

Títulos Mencionados en el Artículo

Nombre TítuloPrecioCambio (%)Rating Morningstar
HSBC MSCI Turkey ETF EUR2,10 EUR0,00Rating
iShares MSCI Turkey ETF USD Dist EUR18,74 EUR3,79Rating
Lyxor MSCI Turkey ETF Acc EUR43,54 EUR4,11Rating

Sobre el Autor

Valerio Baselli

Valerio Baselli  es Senior International Editor de Morningstar.

© Copyright 2023 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings        Aviso Legal