¿Cuál es la diferencia entre riesgo y volatilidad?

No se obsesione con las fluctuaciones a corto plazo y céntrese en tus objetivos financieros.

Valerio Baselli 25/10/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Volatilidad

Los mercados financieros atraviesan uno de los períodos más difíciles de la historia reciente. Los inversores se enfrentan a la invasión rusa de Ucrania, la crisis energética, el aumento de la inflación y la subida de los tipos de interés. Tanto para la renta variable como para la renta fija, los rendimientos desde el 1 de enero son uniformemente negativos

En 2022, todas las bolsas internacionales sufrieron graves pérdidas. Los bonos, tradicionalmente considerados como refugios seguros, han salido aún peor parados: el Morningstar Eurozone Core Bond Index, por ejemplo, ha perdido un 15% de su valor desde principios de año.

Por primera vez desde 1994, las oleadas de ventas afectaron a las acciones y a los bonos al mismo tiempo, y la fiel cartera 60/40, durante mucho tiempo piedra angular de la diversificación, está atravesando uno de sus peores periodos en la historia.

Este año, en los tres primeros trimestres, los mercados también han experimentado una mayor volatilidad en la renta variable en ambas direcciones, con movimientos bruscos al alza o a la baja (en ese periodo el S&P 500 ha tenido 14 días con movimientos superiores al 2%, magnitud que en esta década sólo se ha superado en 2020), lo que suele ser señal de que aún hay volatilidad en la renta variable.

¿Cómo no perder la cabeza cuando todo el mundo a tu alrededor está perdiendo la suya?

Ante este tipo de escenario, lo más importante (y más difícil) es mantener la calma.

Saber cómo afrontar las fluctuaciones de los precios es al menos tan importante como elegir la inversión adecuada. Para ser sinceros, la mayoría de los inversores son incapaces de emitir un juicio objetivo sobre su tolerancia al riesgo; suelen mostrarse más resistentes al riesgo en épocas de bonanza, y se vuelven repentinamente hostiles a él tras periodos de pérdidas sostenidas como el que hemos vivido recientemente.

Centrarse en los movimientos a corto plazo mezcla inadecuadamente los conceptos de riesgo y volatilidad. Entender la diferencia entre ambos (centrándose en el primero y no en el segundo) es la clave para garantizar que se alcancen los objetivos financieros.

 

¿Qué diferencia hay entre riesgo y volatilidad?

A primera vista, uno podría pensar que esta distinción es puramente académica y que para los inversores del mundo real no hay mucha diferencia. De hecho, los dos términos suelen utilizarse casi indistintamente en el sector de la comunicación financiera. También es cierto que el término "riesgo" puede referirse a diferentes conceptos.

Sin embargo, como inversores, es útil que hagamos una distinción mental entre volatilidad y riesgo. ¿Cuáles son las principales diferencias? La volatilidad indica los cambios en el precio de un valor, cartera o índice, ya sea al alza o a la baja. Por lo tanto, la volatilidad no es algo malo en sí mismo; es teóricamente posible (aunque poco probable) mantener una inversión que sea muy volátil, pero que hasta ahora sólo haya ido en una dirección: hacia arriba.

"Si no quiere vender, la volatilidad no es un gran problema y, de hecho, puede ser su aliado para comprar acciones adicionales a un precio mucho más bajo", dice Christine Benz, directora de finanzas personales de Morningstar.

"Por el contrario, la definición más intuitiva de riesgo es la posibilidad de que no puedas cumplir sus objetivos u obligaciones financieras, o que tenga que replantearse sus objetivos porque las circunstancias han cambiado."

Desde esta perspectiva, el riesgo debería ser la verdadera preocupación de los inversores, no la volatilidad. Sin embargo, es fácil ver que los dos términos se han fusionado en esencia. Si tiene poco tiempo y se encuentra en un entorno volátil, lo que podría ser sólo volátil para un inversor puede convertirse en francamente arriesgado para otro, porque el riesgo de verse obligado a vender y tener pérdidas es real.

 

Cómo gestionar el riesgo y la volatilidad

Entonces, ¿cómo pueden los inversores centrarse en el riesgo dejando de lado la volatilidad? El primer paso es saber que la volatilidad es inevitable, y si tiene suficiente tiempo, puede utilizarla a su favor. Utilizar una estrategia de inversión escalonada puede garantizar que se puedan comprar acciones en una serie de situaciones de mercado (sin embargo, es importante conocer los pros y los contras de esta práctica).

Tradicionalmente, la diversificación de sus inversiones entre diferentes clases de activos y estilos de inversión puede ayudar a que su cartera sea menos volátil y a que su vida (financiera) sea más fácil. 

"Otra buena práctica es identificar los riesgos reales, es decir, identificar sus objetivos financieros y darse cuenta de que puede no alcanzarlos. Para la mayoría de nosotros, una jubilación cómoda es un objetivo clave", dice Benz. Para los que tienen hijos, ahorrar para su educación o su primera vivienda puede ser una de ellas. Al identificar los objetivos y los riesgos de uno en uno, podemos priorizar y anticipar lo que haremos si no los alcanzamos.

Por último, siempre es una buena idea mantener algunos ahorros en efectivo. En épocas de gran incertidumbre como la actual, la parte de efectivo de su cartera puede evitar que tenga que liquidar las inversiones de baja rentabilidad para pagar gastos importantes o pagar posibles deudas. La liquidez también puede ofrecer una oportunidad, para aquellos que se sientan capaces, de entrar en el mercado aprovechando las fuertes caídas y comprando activos con descuento.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Valerio Baselli

Valerio Baselli  es Senior International Editor de Morningstar.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings