Crisis Energética Europea

El miedo de Europa por calentar los hogares y mantener las fábricas abiertas ha disminuido, pero podría haber racionamiento y más destrucción de la demanda.

Valerio Baselli 05/10/2022
Facebook Twitter LinkedIn

LNG terminal in Rotterdam

La apuesta de Rusia por militarizar las exportaciones de energía en un intento de acabar con el apoyo occidental a Ucrania le ha estallado en la cara. En una lucha por conseguir nuevos proveedores, los países europeos redujeron la cuota de Rusia en sus suministros de gas de alrededor del 45% a menos del 10%, al tiempo que llenaron las instalaciones de almacenamiento antes de lo previsto. Su compromiso con el esfuerzo bélico de Ucrania es más fuerte que nunca, mientras que Rusia ha gastado su mayor arma económica.

Todo esto son buenas noticias, pero no saquen el champán todavía. Sería un error concluir que las industrias y los hogares europeos están preparados para pasar este invierno con gas almacenado, o que el mercado energético está a punto de volver a los niveles de precios anteriores a la crisis.

 

¿Tenemos ya suficiente gas?

Los niveles de almacenamiento desempeñan un papel fundamental, hasta el punto de que un reglamento de la UE obliga a los 27 Estados miembros a llenar sus instalaciones de almacenamiento de gas al menos en un 80% antes del 1 de noviembre. Esto parece haberse conseguido en gran medida, como muestra nuestro mapa interactivo. En conjunto, los países de la UE tienen sus instalaciones de almacenamiento llenas en un 88%.

 

.

"Noruega es ahora nuestro mayor proveedor de gas", dijo el portavoz de la Comisión Europea Tim McPhie en una rueda de prensa el 19 de septiembre. McPhie explicó además que "Estados Unidos ha llenado parte de este vacío superando ya el nivel establecido en el acuerdo bilateral UE-Estados Unidos sobre el suministro de GNL" y que la UE "ha trabajado con una serie de socios, entre ellos Azerbaiyán, Argelia, además de haber celebrado un acuerdo trilateral con Israel y Egipto". En resumen, gracias a los esfuerzos de los Estados miembros, se ha producido un aumento significativo de los suministros de diferentes productores.

 

La falacia del almacenamiento

Todo ese gas almacenado no significa que los radiadores europeos se vayan a mantener calientes durante el invierno.  "El almacenamiento es para los picos de suministro, no para el uso diario", explica Massimo Nicolazzi, profesor de Economía de las Fuentes de Energía de la Universidad de Turín. "Nuestra capacidad máxima de almacenamiento cubre menos de la mitad de nuestro consumo invernal, y el uso efectivo de las reservas depende también de la presión del gasoducto; a medida que se vacía, de hecho, el depósito de almacenamiento suministra cada vez menos gas porque la presión disminuye, por lo que en determinados momentos del año - normalmente en marzo - es más difícil extraerlo."

En resumen, no podemos imaginar pasar tranquilos el invierno porque tenemos nuestro almacenamiento al 100%... no funciona así.

 

¿Merece la pena topar el precio?

El último Consejo Europeo de Energía de finales de septiembre fue una decepción. Los ministros de Energía de la UE aprobaron un paquete de "medidas de emergencia" que probablemente no tendrá mucho impacto.

Las medidas incluyen un límite a los ingresos extra del mercado fijado en 180 euros/MWh para la energía nuclear o las renovables, un impuesto del 33% a los productores de combustibles fósiles y una reducción obligatoria del 5% de la demanda de electricidad.

"La crisis energética es grave y requiere una respuesta común de Europa, debemos hacer más", declaró la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tras el Consejo de Energía. Esa respuesta común ha tardado en materializarse, ya que los países del norte de Europa, y especialmente Alemania, siguen oponiéndose a un tope en el precio de las importaciones de gas.

En su lugar, Berlín ha destinado un fondo de 200.000 millones de euros para ayudar a los ciudadanos y las industrias alemanas, optando por pagar más por los suministros sin arriesgarse a dañar su economía, tan intensiva en energía. La medida podría ser eficaz, pero va en contra de la visión de una respuesta europea unida, además de constituir potencialmente una ayuda estatal ilegítima según la legislación europea sobre competencia.

"El problema del tope de precios es que, asumiendo la legitimidad de tal elección sobre todo en los contratos existentes, sólo podría aplicarse a través del gasoducto, pero desde luego no al mercado del gas natural licuado (GNL), que iría inmediatamente a Asia", comenta el profesor Nicolazzi.

 

 

¿Más allá del TTF?

En un documento no público, la Comisión de la UE declaró su voluntad de crear un nuevo punto de referencia basado en las transacciones para el GNL, ya que la disminución de los flujos de los gasoductos rusos y el aumento récord de las importaciones de GNL han creado desequilibrios en el actual mecanismo de fijación de precios, representado ahora por el Mecanismo de Transferencia de Títulos, o TTF (Title Transfer Facility).

Este punto de referencia alternativo para el precio del GNL -que los agentes del mercado podrían utilizar voluntariamente- debería basarse en evaluaciones verificables de los precios de entrega de los cargamentos de GNL para garantizar que refleja los precios reales del combustible.

El martes, el ministro italiano de Transición Ecológica, Roberto Cingolani, promovió esa idea ante los medios de comunicación italianos, sugiriendo "indexar el precio del gas vinculándolo a las Bolsas de Valores, que son más estables que el TTF, que no tiene nada que ver con la situación real y los mecanismos de la oferta y la demanda", y que "ha llegado el momento de un índice europeo que sea más veraz".

 

No hay forma de evitar el racionamiento

Probablemente pasarán meses antes de que se haga realidad una alternativa a la TTF. Por ahora, la única posibilidad que tiene Europa de disponer de cuotas de gas adicionales de forma rápida es reducir el consumo. Varios países europeos ya han presentado planes nacionales para frenar el consumo de energía.

Entonces, ¿pasaremos frío en invierno? "Es difícil de decir, ciertamente la "dureza" del invierno depende de muchos factores", dice Massimo Nicolazzi. "En la medida en que sea técnicamente posible, ahora que el Nord Stream está fuera de servicio, necesitamos que el flujo ruso continúe; luego, esperemos que el invierno no sea demasiado frío, que haya viento en el Mar del Norte y que la energía nuclear francesa vuelva a estar al 100% de su capacidad en enero, frente al 50% actual."

"Lo único seguro es que un plan de racionamiento es indispensable", continúa Nicolazzi, "y la gente debe saberlo, debe estar preparada por si hay que aplicarlo. Las señales demasiado optimistas son políticamente erróneas. En este momento, la eficiencia energética y el ahorro de energía deben ser el mantra de los responsables".

"El riesgo real y trágico es que el racionamiento se convierta en algo 'involuntario'", advierte el profesor, "pues cada industria que cierra, de hecho, la demanda de energía disminuye".

 

Tres años para sueprar esta crisis

Según un análisis de Goldman Sachs publicado a principios de septiembre, se espera que el precio del gas europeo baje considerablemente en los próximos meses. El banco de inversión estadounidense prevé que el precio caiga por debajo de los 100 euros por MWh en el primer trimestre de 2023 -gracias a las instalaciones de almacenamiento llenas- antes de volver a subir durante el verano, cuando habrá que rellenarlas.

Según los analistas de Goldman, las instalaciones de almacenamiento europeas seguirán llenas en más de un 20% a finales de marzo del año que viene. Esto podría preparar el terreno para una sensación de alivio en el mercado por haber superado el invierno, desplazando gradualmente la actual sensación de urgencia por destruir la demanda.

"Lo más probable es que el año que viene sigamos teniendo escasez de gas, más o menos en la misma situación que hoy, así que no creo que los precios sean mucho más bajos", razona Massimo Nicolazzi. "El invierno 2024-25 será mejor porque tendremos más capacidad de suministro ya disponible, pero no nos quedaremos totalmente sin ella. El año siguiente, en cambio, puede que volvamos por fin a una situación de "mercado largo". Por supuesto, todo depende de la demanda".

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Valerio Baselli

Valerio Baselli  es Senior International Editor de Morningstar.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings