Actualmente estamos experimentando dificultades intermitentes durante el registro de usuarios. Agradecemos su paciencia mientras resolvemos el problema.

¿Necesita un Robo-Advisor?

Un robo-advisor es una opción entre un enfoque sin asesoramiento y un asesor financiero. Si necesitas uno o no depende de su perfil de inversión y sus necesidades.

Francesco Lavecchia 31/08/2022
Facebook Twitter LinkedIn

¿Prefiere hacer usted mismo todas sus inversiones o prefiere pagar a alguien para que lo haga por usted? Tradicionalmente, estas eran las dos opciones disponibles para los inversores minoristas de todo el mundo. En el caso de la primera opción, se supone que usted tiene la experiencia, la habilidad y la adecuada formación para invertir con éxito por sí mismo. Para la segunda, se necesitan los recursos financieros (y la capacidad de compromiso) para pagar y trabajar con un asesor financiero.

Pero, ¿qué ocurre si tiene cierta experiencia y conocimientos, pero no tiene suficiente dinero para pagar a un asesor? Hasta hace una década, las únicas opciones eran aumentar sus conocimientos o ahorrar hasta que pudiera pagarse un asesor. Ahora ya no.

Hoy en día, en muchos mercados, hay una tercera opción que se sitúa en algún punto intermedio entre una cartera impulsada por una plataforma de inversión y un equipo de gestión patrimonial personalizado: se trata de un robo-asesor.

Los robo-asesores son plataformas digitales que utilizan algoritmos informáticos para construir carteras automatizadas con un nivel de riesgo determinado. La mayoría de ellos también ofrecen a los inversores asesoramiento digital en materia de inversiones, a menudo a una fracción del coste de un asesor financiero de servicio completo.

Los robo-asesores comienzan pidiéndole que rellene un cuestionario básico orientado a conocer sus objetivos de inversión, su horizonte temporal y su tolerancia al riesgo. (Puede ver un ejemplo de cuestionario de tolerancia al riesgo aquí - éste es un cuestionario desarrollado por Morningstar para inversores con sede en Estados Unidos).

Una vez rellenado el cuestionario, un robo-advisor ajustará sus respuestas a la cartera de inversión que mejor se adapte a sus necesidades. Las carteras que se ofrecen suelen estar compuestas por fondos de bajo coste y de gestión pasiva.

 

¿Cómo funcionan los robo-asesores?

Los robo-asesores tienen comisiones más bajas y mínimos de inversión bajos o incluso inexistentes, por lo que no es necesario disponer de mucho dinero en efectivo para empezar a invertir con uno de ellos. Eso significa que, incluso si es un inversor novato o tiene poco dinero, puede resultarle muy atractivo.

El asesoramiento digital es más barato en comparación con lo que cobraría un asesor en la vida real. Morningstar estudió más de una docena de robo-asesores y descubrió que la tarifa media de asesoramiento se situaba en el 0,30% de los activos al año. Un asesor financiero tradicional suele cobrar el 1%. Así, si tiene una cartera de 500.000 euros, pagará 5.000 euros al año con un asesor tradicional, mientras que un robo-asesor le costará 1.500 euros al año.

Por cierto, es importante recordar que el coste de estas plataformas depende de variables como el tipo de servicios que elija y el importe de la suma que invierta.

Los robo-asesores suelen orientar a los clientes más jóvenes o a los inversores más agresivos hacia carteras con más acciones u otros activos volátiles, y recomiendan carteras con más bonos o activos menos volátiles a los inversores de más edad o más conservadores. El nivel de planificación financiera personalizada aumenta a medida que se pasa del asesoramiento digital al tradicional.

 

¿Es un robo-asesor una buena opción para mí?

Los robo-advisors pueden ser una buena opción para algunos inversores, pero no son para todos. Estos son algunos casos en los que un robo-advisor podría no funcionar para usted:

Si tiene un perfil de riesgo bajo, no puede invertir en autonomía y no está especialmente acostumbrado a las soluciones automatizadas y su objetivo es preservar el capital a través de un servicio seguro y transparente, entonces un modelo de negocio tradicional y una interacción con un asesor humano satisfarán sus necesidades.

Si tiene un perfil de riesgo bajo o medio, su objetivo es aumentar su capital a largo plazo y quiere tener el control de sus inversiones, pero, aun así, no se siente totalmente seguro invirtiendo sin el consejo de un experto, entonces un robo-asesor avanzado puede ser su elección. Muchas plataformas han intentado, de hecho, salvar la brecha entre el asesoramiento digital y el humano en materia de inversiones, incorporando mensajes de texto o de correo electrónico para animar a los usuarios a seguir con sus planes de inversión y continuar dando los pasos necesarios para alcanzar sus objetivos.

Si tiene un perfil de riesgo más elevado, le gusta dedicar tiempo a la gestión de sus inversiones y quiere invertir sin asesoramiento externo, entonces no estará satisfecho con el sistema tradicional y estará muy dispuesto a adoptar soluciones de gestión innovadoras como un robo-advisor. Esto es muy común entre las generaciones más jóvenes que han crecido con internet y las redes sociales al alcance de la mano y que, de hecho, pueden preferir no reunirse con nadie en persona. Para satisfacer las preferencias de los inversores jóvenes y conocedores de la tecnología, algunas plataformas han adaptado sus ofertas para maximizar las capacidades tecnológicas y minimizar la interacción humana.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Francesco Lavecchia

Francesco Lavecchia  è Research Editor di Morningstar in Italia

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings