6 cosas que hay que saber sobre las caídas de la bolsa

La regularidad de los desplomes del mercado es un recordatorio de que la paciencia es la clave para invertir en bolsa.

Paul D. Kaplan 29/06/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Mercado bajista

 

Desde diciembre de 2021 hasta mediados de junio, el mercado de valores de EE.UU. bajó cerca de un 20%. No es la primera vez que escribo sobre las grandes caídas de la bolsa y éstas son las lecciones aprendidas de las caídas bursátiles.

He visto surgir varios temas cuando se trata de estas grandes caídas del mercado de valores:

1. De vez en cuando, los mercados bursátiles atraviesan largos y profundos períodos de caída;

2. Después de una gran caída, es difícil predecir cuánto tiempo tardarán las bolsas en recuperarse;

3. A lo largo de mucho tiempo, los mercados de valores han sido muy generosos con los inversores que pueden superar largos periodos de caída;

4. Durante los momentos de una rápida y profunda caída, los inversores deben evitar las ventas de pánico;

5. La curva de campana estándar es un modelo inadecuado de los rendimientos bursátiles. Se necesita un modelo que pueda capturar los riesgos extremos del mercado de acciones (sus "colas gordas");

6. A veces, el mercado y la economía se mueven en direcciones opuestas.

 

¿Qué frecuencia tienen las caídas?

Veamos con más detalle esos periodos ocasionales de caídas del mercado de valores.

El gráfico que aparece a continuación utiliza las rentabilidades mensuales reales del mercado de valores de EE.UU. desde enero de 1886 y las rentabilidades anuales durante el periodo 1871-85, que recopilé originalmente para el libro de Laurence B. Siegel de 2009, "Insights Into the Global Financial Crisis".

Siguiendo la convención, utilizo el término mercado bajista para referirme a una caída del 20% o más. Cada caída se indica con una línea horizontal, que comienza en el valor acumulado máximo del episodio y termina cuando el valor acumulado se recupera hasta el máximo anterior.

 

Historia mercados bajistas

 

Como se puede ver en el gráfico anterior, el historial de 152 años de rendimientos del mercado estadounidense está plagado de mercados bajistas; en todos los casos, el mercado acabó recuperándose y alcanzando nuevas cotas.

De hecho, este fue el caso más reciente en 2020. Tras un descenso del 20% (en términos reales) desde diciembre de 2019 hasta marzo de 2020, el mercado de renta variable estadounidense se recuperó por completo en tan solo cuatro meses y volvió a su nivel anterior al desplome en julio, y pronto se disparó.

Esta recuperación del mercado es una prueba de la segunda lección sobre los descensos bursátiles: nunca se puede predecir la rapidez de una recuperación.

 

Nuevos máximos tras las caídas

Un inversor que permaneció en el mercado durante estas caídas extremas ha sido bien recompensado, hasta ahora.

El gráfico anterior muestra que, a pesar de las caídas, algunas de las cuales fueron bastante largas y severas, un dólar invertido a finales de 1870 aumentó a 20.514 dólares en términos reales a finales de mayo de 2022. Esto supone una tasa de rendimiento anual real del 6,8%.

Piense en el momento en que el mercado tocó fondo en febrero de 2009. Desde entonces hasta mayo de 2022, subió un 424%. Incluso después de la caída adicional que tuvo lugar durante la primera parte de junio de 2022, y que convirtió la caída actual en un mercado bajista oficial, el mercado ha subido un 409% desde febrero de 2009.

Recordemos que el mercado se desplomó en enero de 2020. Desde entonces hasta mayo de 2022, ha subido un 18%. Incluso después de la caída adicional que tuvo lugar durante la primera parte de junio, el mercado ha subido alrededor de un 14% desde enero de 2020.

 

No todas las caídas y recuperaciones son iguales

A continuación, muestro una lista de las 22 peores caídas del mercado en los casi 152 años de historia de la bolsa estadounidense.

La tabla muestra el mes en el que el valor acumulado alcanzó su máximo antes del declive, el mes en el que el declive bursátil llegó a su peor momento (el mínimo) y el mes en el que alcanzó el máximo anterior.

No es de extrañar que el mayor descenso se produjera con el crack de 1929, cuando el valor acumulado cayó un 79% y tardó cuatro años y medio en recuperarse. (Esta recuperación duró poco. Le siguió un descenso de casi el 50%, el quinto mayor de nuestra lista).

 

Periodos bajistas

 

En la memoria más reciente se encuentra el segundo mayor descenso, del 57,6%, que se produjo durante la década de 2000. Esa década comenzó con una caída, seguida de una casi recuperación, pero luego experimentó otra caída: la crisis financiera mundial.

Para poner las cosas en perspectiva, obsérvese que el descenso del 18,3% (el decimoctavo de nuestra lista) que comenzó con el inicio de la nueva pandemia de coronavirus sólo tardó cuatro meses en recuperarse, aunque la pandemia duró mucho más. Esto demuestra que la bolsa no es la economía.

En mayo de 2022, la caída actual de la bolsa es del 17,5% y ocupa el puesto 21 de nuestra lista.

En este momento, no sabemos lo grave que será esta caída actual del mercado, cuánto durará o cuánto tardará en recuperarse. Pero si la historia sirve de guía, los inversores prudentes a largo plazo que puedan soportar los riesgos de la inversión en acciones deberían mantener el rumbo.

 

Lecciones aprendidas

En el momento en que el mercado se desploma o cae, por supuesto, no podíamos saber que eso iba a ser así, por lo que algunos inversores entran en pánico y venden sus participaciones.

Esto demuestra la imprevisibilidad de los mercados. No todos los desplomes son iguales en cuanto a su gravedad y duración, y es difícil determinar el pico o el fondo del mercado. Por lo tanto, la mejor apuesta es prepararse ahora para el próximo desplome teniendo una cartera bien diversificada que se ajuste al horizonte temporal y a la tolerancia al riesgo de cada uno.

Lo que escribí hace más de dos años es más cierto que nunca:

"El riesgo de mercado es algo más que la volatilidad. El riesgo de mercado también incluye la posibilidad de mercados deprimidos y acontecimientos extremos. Estos acontecimientos pueden ser aterradores a corto plazo, pero este análisis muestra que para los inversores que pueden permanecer en el mercado a largo plazo, los mercados de renta variable siguen ofreciendo recompensas por asumir estos riesgos."

 

Entender los riesgos

Una de las razones por las que a menudo se malinterpretan los riesgos y los premios potenciales de la inversión en renta variable es que los modelos estándar de rentabilidad de la renta variable se basan en la curva de campana.

En un modelo de curva de campana, es prácticamente imposible que haya el tipo de rendimientos extremos que son en gran medida responsables de las profundas caídas y las grandes subidas que vemos en la historia del mercado. En otras palabras, los modelos de curva de campana carecen de las colas gordas (los rendimientos extremos en los extremos de la curva) que vemos en los rendimientos históricos.

Comprender el pasado puede ayudar a los inversores a superar la actual recesión. Y si ésta es como todas las demás en los más de 150 años anteriores, los inversores se verán muy recompensa

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Paul D. Kaplan  Paul D. Kaplan, Ph.D., CFA, is director of research with Morningstar Canada.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings