¿Es China una protección contra una recesión en Estados Unidos?

Los gestores de carteras multiactivos aconsejan mirar a China como factor de diversificación.

Kate Lin 28/06/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Cada vez se habla más de una recesión a nivel mundial. La inflación excesiva y las sucesivas subidas de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos han pesado mucho en los mercados de capitales.

Keiko Kondo, jefe de inversiones multiactivos en Asia de Shroders, tiene datos que apoyan la idea de que la economía estadounidense tiene muchas posibilidades de entrar pronto en recesión. Su modelo corrobora 20 indicadores que observan las tendencias inflacionistas, monetarias, macroeconómicas y del mercado financiero.

"A finales de abril, nueve de estos indicadores señalaban riesgos de recesión. Dos tercios de las medidas de inflación, que ya son barómetros que advierten de una próxima recesión, indican riesgos de recesión. En los próximos meses, las variables monetarias son las que hay que vigilar a medida que la Fed endurece la política monetaria", señala.  

 

¿Cuáles son los riesgos inminentes de una recesión en Estados Unidos?

Los indicadores de inflación señalan una recesión con mucha antelación, lo que significa que normalmente se necesitan 12 meses para que se produzca una recesión. Históricamente, señala Kondo, cuando los indicadores de inflación superan el nivel del 45%, el riesgo de recesión se hace inminente. En los últimos 32 años ha habido siete casos en los que al menos el 45% de los indicadores han señalado una recesión, cinco de los cuales se encontraban en medio de una recesión o incluso la estaban provocando.

"Cuando pensamos en las perspectivas económicas en nuestros escenarios, nos resulta muy difícil encontrar acontecimientos que entren en la categoría de "reflación" o "impulso de la productividad". En su análisis, escenarios como la inflación por el lado de la oferta, uno de los problemas creados por la guerra en Ucrania, los sucesivos bloqueos en China y una recesión del consumo, podrían tener resultados "estanflacionarios" o "deflacionarios".

 

¿Está Asia protegida en caso de recesión en Estados Unidos? 

Parece inevitable un exceso de riesgos inflacionistas en Estados Unidos y Europa que se extendería al resto del mundo. Algunas de las economías asiáticas más vulnerables a estos riesgos podrían ser Corea del Sur y Taiwán, cuyas economías dependen en gran medida del comercio. Sin embargo, los gestores de carteras creen que gran parte de Asia debería ir mejor.

Si observamos la economía asiática en su conjunto, Thomas Poullaouec, responsable de soluciones multiactivos para Asia-Pacífico en T. Rowe Price, señala una mayor influencia de China. "Asia es muy sensible a China, donde no se habla de subidas de tipos, sino de más relajación y apoyo a nivel de políticas. Es probable que el país sea una de las primeras economías mundiales en volver a acelerarse tras este recorte, lo que podría mitigar los efectos de la desaceleración en los países emergentes de Asia".

Esto plantea la pregunta: ¿es China una cobertura?

 

¿Podría ser China una cobertura?

Kondo, de Shroder, y Matt Wacher, director gerente de inversiones en Asia-Pacífico de Morningstar Investment Management, también ven valor en apostar por la recuperación del sector tecnológico chino.

Wacher, que tiene su sede en Sidney, considera que el sector es atractivo por las valoraciones y el margen de seguridad del que goza China tras las profundas correcciones de los dos últimos años. "Nuestra cartera tiene una cantidad decente de inversiones en tecnología china. Y a medida que disminuyan algunos de los riesgos normativos, probablemente aumentaremos esa posición", afirma. Por el momento, lo único que le impide hacerlo es la incertidumbre que rodea a los cambios normativos, tanto en el país como en el extranjero, con, por ejemplo, las autoridades estadounidenses persiguiendo a los ADRs  chinos que no cumplen con las normas en las bolsas estadounidenses.

Y continua: "Si se aclararan más situaciones como ésta, veríamos este sector como una buena oportunidad. Valores como Alibaba (BABA) y Tencent (TCHEY) están muy centrados en China. Proporcionan al resto de la cartera una participación multifactorial, por lo que consideramos que estos valores son relativamente inmunes a una recesión en Estados Unidos".

Kondo, que gestiona los fondos Schroder China Asset Income (no disponible a la venta en España) y Schroder Asian Asset Income (no disponible a la venta en España), cree que la gestora no dudará en poseer más valores de crecimiento. Las razones de la corrección bursátil en China no están directamente relacionadas con la subida de los tipos de interés en Estados Unidos, sino con las iniciativas políticas. Puede que la volatilidad siga existiendo, pero Kondo cree que los valores de crecimiento de la China extraterritorial tienen mucho más potencial alcista.

 

Si no es en China, ¿dónde sentirse seguro en un entorno de recesión?

Otro mercado que le gusta a Kondo es la renta variable japonesa, que describe como "infravalorada y poco apreciada" por los inversores. "Japón es uno de esos pocos mercados en los que los responsables políticos reciben la inflación con los brazos abiertos, por lo que las dificultades del banco central serán menos pronunciadas", afirma Kondo, ya que el país recomienda "salir de la mentalidad deflacionista". El entorno macroeconómico es favorable para las empresas japonesas, y un yen más débil debería impulsar los beneficios de las exportaciones.

El aumento de los tipos de interés no permite mantener los ratios de los mercados de renta variable, y también plantea dudas sobre las perspectivas de crecimiento futuro. Como consecuencia, los mercados han sufrido una corrección. Para agravar el pesimismo general, los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años han sufrido el peor periodo de 6 meses de la historia.

 

Poullaouec cree que una cuestión clave es si el repunte de las correlaciones entre la renta variable y la renta fija observado a principios de 2022 sólo ha sido temporal o refleja un cambio de régimen estructural que podría mantener las correlaciones altas durante un período prolongado.

"Si esto es el caso, las alternativas a la asignación tradicional del 60% de renta variable/40% de renta fija con cobertura dinámica y otras estrategias defensivas podrían ofrecer beneficios a algunos inversores", afirma.

Kondo considera el oro como un diversificador, frente a la renta variable y las materias primas, que tienen valoraciones elevadas y son volátiles. "El oro suele ir bien en las primeras fases de un ciclo de endurecimiento como en el que estamos". Mientras que evita comprar agresivamente bonos, que creen que están actualmente a su valor justo, el oro ofrece una cobertura contra el riesgo de recesión. Las acciones relacionadas con la agricultura son también una forma de captar los beneficios de la inflación evitando las complicaciones del acceso directo al mercado de materias primas. 

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Kate Lin  es Data Journalist para Morningstar Asia.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings