Actualmente estamos experimentando dificultades intermitentes durante el registro de usuarios. Agradecemos su paciencia mientras resolvemos el problema.

¿Qué está pasando con las stablecoins?

El desplome del tipo de cambio de Terra plantea preguntas apremiantes.

Morningstar 13/05/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Criptodivisas

Se suponía que las stablecoins serían las criptodivisas que evitarían la alta volatilidad, con un valor predecible que facilitaría la compra, la venta y el ahorro con criptodivisas.

Pero ahora, una de las más grandes de las llamadas stablecoins ha implosionado, infligiendo enormes pérdidas a los inversores individuales y planteando un nuevo escrutinio del mercado de criptodivisas.

El jueves por la mañana el mundo de las criptomonedas se despertó para descubrir que su luna se había caído del cielo. Luna, la criptodivisa matriz de una popular stablecoin llamada Terra -formalmente TerraUSD- se desplomó desde su máximo de 116 dólares el 6 de abril hasta cotizar a mínimos de 0,008 dólares el 12 de mayo. (Todos los datos de precios que aparecen en este artículo proceden de CoinGecko). Luna, que tenía una valoración de 41.000 millones de dólares hace apenas unas semanas, ya no tiene valor.

 

¿Cómo ha ocurrido?

Para entender a Luna, tiene sentido explicar a Terra. Terra se diseñó para intercambiarse exactamente a 1 dólar. Es uno de los muchos tokens, llamados colectivamente stablecoins, que sirven como puente esencial entre las criptodivisas y las monedas fiduciarias.

Las stablecoins reproducen monedas del mundo real, como el dólar y el euro, en una envoltura de criptomoneda, lo que permite a los usuarios realizar transacciones sin problemas y estabilizar el poder adquisitivo de los activos digitales.

La mayoría de las stablecoins están respaldadas por una cesta de activos denominados en dólares, por lo que, en teoría, cada moneda puede canjearse por 1 dólar de valores financieros como un fondo del mercado monetario.

Pero Terra es una "stablecoin algorítmica", que mantiene los tipos de cambio de forma diferente a otras stablecoins. En lugar de una cesta de activos "reales", Terra está respaldada por un tipo de cambio fluctuante con otro activo digital, en este caso, la moneda matriz de Terra, Luna. Un poseedor de Terra puede canjear o "quemar" 1 token de Terra por 1 dólar de Luna. El tipo de cambio entre Terra y Luna fluctúa en función de la cotización de Luna: Si Luna se cotiza a 20 dólares, 1 Terra valdría 0,05 Luna. Si Luna cotiza a 0,20$, 1 Terra valdría 5 Luna.

El problema de este sistema es que Luna no tiene valor intrínseco. Podría decirse que Luna deriva en parte su valor del éxito de stablecoins como Terra. Esta relación circular es vulnerable a ciclos de movimientos de precios que pueden ser virtuosos o viciosos. Durante el fin de semana, la suerte de Terra cambió. El sábado, el precio del token se desacopló del dólar en circunstancias turbias -algunos han afirmado que fue el resultado de un ataque coordinado.

Las stablecoins algorítmicas -que no están respaldadas por reservas del mundo real- han "roto el dólar" en el pasado, pero los mercados han restablecido la vinculación aprovechando la oportunidad de arbitraje. Por ejemplo, si Terra cae por debajo de 1 dólar, los operadores pueden comprar 1 Terra por 0,99 dólares y canjearlo por 1 dólar de Luna, obteniendo lo que parece un beneficio sin riesgo.

Pero esta operación no está exenta de riesgo. Supone que el comerciante puede vender Luna a un precio cercano al tipo de cambio al que la recibió, lo que no se cumple cuando todo el mundo se precipita a la vez. En estas circunstancias, los operadores se ven obligados a descargar sus posiciones con pérdidas, lo que hace que el precio de Luna baje aún más.

Esta situación es la que hizo que Luna cayera en picado esta semana. Cuando la moneda se desplomó de 83 dólares el viernes a 17 dólares el miércoles, el fundador de Luna, Do Kwon, y la junta directiva sin ánimo de lucro de la criptomoneda intervinieron, recurriendo a 750 millones de dólares de las reservas de bitcoin de la red adquiridas a principios de esta primavera para apuntalar el sistema precisamente durante este tipo de "espirales de muerte".

La junta de Luna, llamada Luna Foundation Guard, también tomó la controvertida medida de permitir que el contrato inteligente del sistema (el "algoritmo" en stablecoin algorítmico) imprimiera 30.000 millones de tokens Luna adicionales para hacer frente a los reembolsos cuando el token cae en picado, la versión de la criptodivisa de imprimir dinero rápidamente.

Con este movimiento, que hizo que la moneda cayera de un precio de alrededor de 2 dólares a menos de 0,01 dólares, la junta está haciendo una apuesta implícita de que el valor creado por la acuñación de tokens adicionales superará las presiones inflacionarias causadas por el precio de la criptodivisa, lo cual no es una garantía. También ha advertido que necesitará una infusión de al menos 1.000 millones de dólares para tapar los agujeros restantes. Hasta ahora, ningún inversor ha indicado que le gustaría atrapar este cuchillo que cae, dejando el futuro del ecosistema en duda.

 

¿Y ahora qué?

Es importante tener en cuenta que las presiones a las que se enfrenta Terra aún no se han extendido a otros tipos de stablecoins porque la forma en que mantiene su paridad es bastante única. (En su mayor parte, otras stablecoins siguen funcionando según lo previsto, aunque se enfrentan a un mayor escrutinio sobre sus reservas financieras).

Pero la precipitada caída en desgracia del ecosistema plantea cuestiones espinosas sobre la viabilidad de otras stablecoins algorítmicas respaldadas por activos digitales. La base que sustenta las operaciones de Terra siempre ha descansado en la inestable presunción de que Luna tendría algún valor para los inversores por mera asociación; los acontecimientos de los últimos cinco días han desacreditado rotundamente esa teoría. Si Terra se recupera, Luna tendrá un largo camino por delante para convencer al mercado de que su ficha matriz tiene algún valor.

Si Terra no se estabiliza, puede haber resultados aún menos atractivos que considerar. Los 28.000 millones de dólares de capitalización de mercado de Luna y los 18.000 millones de dólares aparcados en TerraUSD la semana pasada representan una constelación de inversores reales, tanto institucionales como minoristas, que han visto cómo sus inversiones, antes estables, se han esfumado en cuestión de días. Sin un caballero blanco, estos activos podrían convertirse fácilmente en pérdidas.

Los criptoinversores veteranos ya han visto eventos cataclísmicos similares; en algunos casos, son lo que une a estas comunidades. Pero el ecosistema de las criptomonedas en general ha crecido a pasos agigantados en los últimos dos años, y hay muchas caras nuevas bajo su abarrotada tienda.

Lo sucedido con Terra es un incidente bastante aislado. La mecánica de su explosión no debería tener implicaciones para el valor de las criptomonedas fuera del nicho de las stablecoins algorítmicas.

En cambio, sirve como recordatorio de que muchos activos digitales carecen de fundamentos y, por tanto, dependen de una mezcla de cierta adopción en el mundo real y, sobre todo, de la confianza de los inversores para revalorizarse.

Esta relación fue una bendición para las rentabilidades de las criptodivisas en 2021, pero los pánicos financieros a menudo no necesitan más que una chispa para convertirse en un incendio, y el actual desplome de las criptodivisas en curso desde enero de 2022 ya ha borrado 1 billón de dólares en capitalización de mercado.

Podría ser que este sea un punto de inflexión, una llamada a la acción para que la comunidad de criptomonedas se una en torno a uno de los suyos. Pero es igualmente justo preguntarse si no es la gota que colma el vaso.

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Morningstar  

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings