Fondo destacado: T. Rowe Price Global Growth Equity

Un fondo global orientado hacia el crecimiento donde la exposición a emergentes es clave.

Fernando Luque 07/04/2022
Facebook Twitter LinkedIn

T Rowe Price Global Growth

A pesar de un giro negativo en la rentabilidad a corto plazo, el T. Rowe Price Global Growth Equity se sitúa por encima de sus competidores en la categoría renta variable de crecimiento global. La calificación de analista Morningstar se mantiene en Gold en todas las clases de acciones.

Scott Berg gestiona este fondo desde el año 2008 y muestra un amplio conocimiento de las participaciones y una conciencia clave de los riesgos y las oportunidades a la hora de construir la cartera. Un gestor de cartera asociado le ayuda con la cobertura y la investigación sobre el terreno que Berg utiliza para las reuniones con analistas y empresas. Es fundamental que Berg siga teniendo acceso al amplio grupo de investigación de acciones de T. Rowe Price. Este equipo cuenta ahora con 245 personas ampliamente organizadas por sectores y líneas regionales y Berg tiene una notable habilidad para extraer un gran número de ideas de inversión que se adapten a su estilo de inversión.

Ante todo, esta estrategia busca un potencial de crecimiento infravalorado. El gestor busca empresas que puedan aumentar el valor o la productividad de sus activos y se basa en gran medida en el enorme equipo de analistas fundamentales de T. Rowe Price para encontrarlas. Es más bien agnóstico en cuanto a dónde se encuentran esas oportunidades, buscando en los mercados desarrollados y emergentes por igual, sin tener en cuenta el índice de referencia de la estrategia, el MSCI ACWI.

La diversificación es su herramienta favorita de gestión del riesgo. Reparte las posiciones entre muchos países, sectores y valores, e incluso compra algunos valores para aumentar la diversidad. La investigación bottom-up (de abajo hacia arriba) es el principal motor de la selección de valores.

Berg viaja mucho, y pasa aproximadamente el 40% de su tiempo en la carretera para reunirse con la dirección de las empresas, los proveedores y los competidores para hacer preguntas sobre las condiciones del mercado y del negocio, la estrategia, etc. También viaja para conocer la realidad económica local y el sentimiento de los consumidores, especialmente relevante para las empresas de las economías en desarrollo. El análisis de Berg tiene un alcance de dos a tres años, aunque no teme rotar la cartera si las condiciones cambian. La rotación suele ser superior al 80% anual, lo que es algo más elevado de lo que parece. Sin embargo, sólo un tercio de la misma se debe a una verdadera rotación de valores; el resto se debe a la adición o el recorte de posiciones, algo que Berg hace activamente a medida que cambian las valoraciones.

Aparte de la orientación al crecimiento, la diversificación y la exposición a los mercados emergentes son características clave de esta cartera. La diversificación es la principal herramienta de gestión del riesgo de Scott Berg; la cartera cuenta con unos 205 valores, frente a los 130 de años anteriores, debido a la inclusión de las acciones A de China, lo que supone una diversificación frente a los valores de tecnología y consumo discrecional de gran capitalización.

Mantiene las ponderaciones sectoriales más o menos en línea (alrededor de 5 puntos porcentuales) con las del índice de referencia MSCI ACWI del fondo, ya que las considera una aproximación útil a la realidad del mercado mundial, pero se toma más libertad con las exposiciones a los países.

 La exposición a los mercados emergentes sigue desempeñando un papel importante en la diferenciación de la estrategia; puede invertir hasta un 15% más en mercados emergentes directos que el índice de referencia. Por lo general, Berg invierte alrededor de la mitad de la cartera en valores estadounidenses, una cuarta parte en mercados desarrollados ex Estados Unidos y otra cuarta parte en mercados emergentes.

También está dispuesto a invertir en valores que se encuentran más abajo en el espectro de capitalización del mercado en su intento de evitar parte de la concentración en la parte superior del índice. Estos elementos pueden amplificar la volatilidad del fondo, pero la diversificación y el detallado análisis fundamental hacen que esta estrategia sea una pieza básica adecuada de la asignación de un inversor a la renta variable mundial.

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings