El momento de los fondos alternativos

Los fondos alternativos líquidos han sido en el pasado una decepción para los inversores, pero puede haber llegado el momento de incorporarlos en cartera.

Facebook Twitter LinkedIn

Fondos alternativos

Las inversiones alternativas líquidas pueden haber ganado la atención de los inversores a mediados de la década de 2010, pero, en su mayor parte, han decepcionado debido a su complejidad, altas comisiones y mediocres rentabilidades.

Estos vehículos similares a los fondos de cobertura o hedge funds pero empaquetados en fondos con liquidez diaria abarcan una amplia gama de estrategias que tratan de alcanzar una variedad de objetivos, pero muchos afirman que ofrecen diversificación de los riesgos tradicionales del mercado.

Es posible que los proveedores y los usuarios hayan fijado expectativas poco realistas para estas estrategias. Pero en medio de la incertidumbre sobre el curso de la inflación y el aumento de los tipos de interés, puede ser el momento de que los inversores reconsideren los fondos alternativos líquidos para sus carteras, siempre que puedan mantener unas expectativas realistas. Exploramos más a fondo su potencial en el informe Panorama Global de Alternativas Líquidas 2021.

 

Los retos de los fondos alternativos líquidos

Invertir en cualquier otra cosa que no sea una cartera 60/40 con sesgo estadounidense durante los últimos 10 años probablemente habría dado lugar a un rendimiento comparativamente inferior. Tanto las acciones como los bonos han sido históricamente fuertes durante este periodo, al tiempo que no estaban correlacionados entre sí. Varios factores han propiciado este éxito, especialmente el entorno de bajos tipos de interés durante varios años.

Por el contrario, los tipos bajos han sido un viento en contra para muchas estrategias alternativas líquidas. Esto se debe a que tienden a beneficiarse de tipos de interés más altos, elevada volatilidad y tendencia de los mercados, que han estado ausentes durante gran parte de la última década.

En el gráfico siguiente, comparamos el crecimiento de 10.000 dólares invertidos en una cartera 60/40 (60% Vanguard Global Equity (VHGEX), 40% Vanguard Total Bond Market Index (VBTLX), reequilibrada mensualmente) con una con un hipotético peso del 10% de la media de la categoría Morningstar Multiestrategia. La cartera con el peso en gestión alternativa tiene un rendimiento claramente inferior, pero lo más revelador es la menor rentabilidad ajustada al riesgo, que se supone que estos fondos deberían mejorar. La cartera 60/40 tiene un ratio de Sharpe a 10 años de 0,94 frente al 0,92 de la cartera con gestión alternativa.

 

Crecimiento de los fondos alternativos

 

Además del entorno de mercado, otros factores han contribuido a las dificultades de los fondos alternativos líquidos durante la última década:

La complejidad de los fondos: Aunque no es deseable en los fondos de inversión, la complejidad suele ser una característica más que un defecto entre las alternativas líquidas. Algunos fondos pueden recurrir a instrumentos financieros más exóticos, como los swaps de varianza, las estructuras de opciones o los futuros del VIX. Esto crea retos adicionales para los seleccionadores de fondos.

Restricciones reglamentarias: Las buenas intenciones reguladoras pueden plantear retos para los fondos alternativos líquidos. Tanto si se trata de antiguos gestores de fondos hedge que adaptan sus procesos como de gestores de multiactivos que amplían sus capacidades, la mayoría de los gestores de alternativas líquidas se ven inhibidos por las normas y limitaciones UCITS.

Estilo: El bajo rendimiento de los factores de riesgo comunes a los fondos alternativos líquidos en los últimos años ha sido un viento en contra.

Diferencia de rentabilidad para el inversor: La diferencia entre los rendimientos de los inversores y los rendimientos totales declarados puede resultar gravosa para los inversores, especialmente en los fondos alternativos líquidos. Los flujos a menudo persiguen la siguiente estrategia nueva y elegante, sólo para huir cuando el rendimiento se estanca.

Mala diversificación: Un prolongado mercado alcista de la renta fija y una fuerte década para la renta variable penalizaron a cualquiera que diversificara lejos de una cartera tradicional 60/40.

 

Oportunidad en el horizonte

Dicho esto, los proveedores de alternativos líquidos han aprendido algunas lecciones en los últimos 10 años. Los lanzamientos más recientes (y los que han logrado construir un largo historial) han presentado estrategias más favorables para el inversor, comisiones relativamente más bajas y nuevas formas de acceder a primas de riesgo no correlacionadas. Estas mejoras podrían ayudar a los inversores a quedarse con las estrategias alternativas.

La promesa de rendimientos positivos y menos correlacionados de los fondos alternativos líquidos puede ser más valiosa si las acciones y los bonos tienen dificultades para ofrecer las mismas ventajas de diversificación y rendimientos en escenarios de mercado menos beneficiosos. La flexibilidad inherente para mitigar, diversificar o eliminar la exposición al riesgo tradicional, incorporar tipos de activos más amplios, como las divisas o las materias primas, o aprovechar la caída de los mercados, puede ayudar a los inversores a reducir el riesgo de sus participaciones en renta variable.

Como hemos mencionado, las carteras clásicas 60/40 de acciones y bonos han servido bien a los inversores en un periodo de políticas expansivas de los bancos centrales y bajos tipos de interés, pero esas condiciones no siempre prevalecerán. Los inversores acostumbrados a una rentabilidad de casi dos dígitos cada año durante la última década tendrán que recalibrar sus expectativas. Los elevados precios de las acciones, la subida de los tipos de interés y el resurgimiento de la inflación son resultados del enorme rebote desde los mínimos de marzo de 2020.

 

Cómo incorporar fondos alternativos a una cartera

Los resultados de los alternativos líquidos varían mucho, por lo que la elección de una estrategia media o inferior a la media dará lugar a resultados muy diferentes en la cartera. Para reforzar las herramientas de selección de los inversores, Morningstar redefinió sus categorías alternativas en abril de 2021.

Medir el éxito de los alternativos también requiere un enfoque más matizado: a menudo no hay opciones pasivas disponibles y las estrategias suelen priorizar la diversificación y la minimización de las pérdidas sobre la maximización de las ganancias.

Cuando los inversores reflexionan sobre el papel de los fondos alternativos en sus carteras, pueden agrupar las estrategias de forma flexible según sus objetivos, perfil de volatilidad y componentes de riesgo objetivo. La siguiente tabla sugiere un esquema de agrupación de este tipo. Los inversores pueden encontrar estrategias en los tres grupos que satisfagan sus necesidades, ya que los atributos de los grupos no son mutuamente excluyentes.

Fondos alternativos 3 cubosFuente: Morningstar

 

Las estrategias consideradas como "modificadoras" no son alternativas, ya que siguen basándose en las exposiciones tradicionales del mercado, como la renta variable, el crédito y los tipos de interés. Los modificadores siguen estando correlacionados con los factores de riesgo tradicionales, pero utilizan las posiciones cortas y/o los derivados para atemperar las pérdidas en los mercados en dificultades. Por ello, tienden a quedarse atrás en los mercados alcistas. Los inversores que busquen maximizar sus rendimientos ajustados al riesgo con una menor exposición global al mercado podrían considerar fondos de las categorías del grupo de modificadores. 

Para evaluar el éxito de los gestores entre los modificadores, considere la capacidad de la estrategia de:

 

  • Proporcionar alfa frente a un índice de referencia de renta variable relevante, o
  • Producir rendimientos competitivos ajustados al riesgo según medidas como el ratio de Sharpe.

 

Los "diversificadores" no sólo asumen los riesgos tradicionales de los mercados de renta variable y de renta fija, sino que pretenden ampliar esos riesgos incrementando el uso de factores/betas de riesgo no tradicionales o alternativos para encontrar fuentes de rentabilidad más diversificadas. Las betas no tradicionales se centran en la volatilidad, el carry, el valor Market-neutral o factores defensivos (algunos de los riesgos que se encuentran habitualmente en las carteras de los fondos hedge) de una manera larga y corta, normalmente neutra a nivel de mercado. A corto plazo, los beneficios de esta diversificación del riesgo pueden variar, y las estrategias pueden perder dinero.

Las correlaciones entre los factores de riesgo no tradicionales y los comunes pueden ser elevadas, especialmente durante los periodos de elevada incertidumbre, como se muestra en el gráfico siguiente. En otras palabras, lo más probable es que no protejan el capital durante las caídas del mercado.

 

 Fondos alternativos Correlación

 

 A largo plazo, este grupo de estrategias puede ayudar a las carteras. Con una sensibilidad a la renta variable generalmente baja, estas estrategias deberían atemperar las pérdidas al tiempo que añaden valor en otros ámbitos.

Algunas métricas para medir el éxito incluyen las estadísticas de correlación a la baja y beta, junto con el ratio de información y el ratio de Treynor, una medida de la rentabilidad adicional generada por unidad de riesgo de mercado.

Por último, las estrategias "oportunistas" tienden a centrarse en los rendimientos absolutos, o rendimientos positivos en todos los mercados, y se centran más en la preservación del capital. Entran y salen de las posiciones largas y cortas a medida que surgen las oportunidades y tienden a perder menos en las caídas, pero también conllevan una mayor complejidad. Pueden quedar fuera de juego, por lo que suelen utilizar sofisticados sistemas de gestión del riesgo para gestionar sus numerosas exposiciones.

Las estrategias oportunistas pueden ser sistemáticas o discrecionales, generando rendimientos positivos en mercados adversos al inclinarse por clases de activos y valores favorables o al ponerse corto en clases de activos y valores menos atractivos.

Dado que la protección del capital es una de las características clave de estas estrategias, algunas medidas de rentabilidad útiles para las estrategias oportunistas son la pérdida máxima, el ratio de captura de pérdidas y el ratio Calmar, que compara la rentabilidad de una estrategia con su pérdida máxima.

 

Los alternativos, listos para ser incluidos en las carteras

Los alternativos líquidos han estado en desuso durante varios años después de su popularidad inicial. Sin embargo, al igual que todos los estilos y enfoques de inversión, es probable que no sigan estando en desuso.

Los proveedores han aprendido algunas lecciones importantes que podrían hacer que la reciente generación de estrategias alternativas sea más fácil de mantener en cartera. Para los inversores que estén considerando sumergirse en alternativas líquidas, las categorías renovadas de Morningstar y el marco de tres cubos para encajarlas en las carteras pueden ser útiles para elegir buenos fondos.

Pensar en términos de modificadores, diversificadores y estrategias oportunistas es sólo el punto de partida para elegir un fondo de gestión alternativo líquido. La selección de gestores también es importante.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Matias Möttölä, CFA

Matias Möttölä, CFA  Matias Möttölä, CFA, on Morningstar.fi-sivuston päätoimittaja ja rahastoanalyytikko

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings