¿Cuándo invertir por sí mismo?

Hay momentos en los que es bueno hacerlo solo, otros en los que es mejor pedir ayuda profesional.

Holly Black 04/06/2021
Facebook Twitter LinkedIn

Juego de llaves

Cuando se trata de invertir, ¿debe hacerlo solo o buscar ayuda profesional? En el pasado, pocas personas se habrían sentido lo suficientemente seguras como para gestionar sus propias finanzas, pero la introducción de plataformas de inversión online ha hecho que la inversión autónoma sea más fácil y más barata.

La inversión autónoma se ha convertido en la norma en muchos países, ya que cada vez más personas quieren tomar el control de su propio futuro financiero. Además, los costes de utilización de esas plataformas ha bajado tanto que no es difícil entender por qué un creciente ejército de inversores prefiere esto a un asesor financiero independiente, que puede cobrar diez veces más.

Pero un enfoque aislado no funcionará para todos, ni para todas las situaciones. Así pues, veamos cuándo la inversión autónoma puede ser la correcta, y cuándo debe evitarse.

 

¿Acaba de empezar?

Si es la primera vez que invierte, es posible que se sienta justificadamente nervioso por miedo a hacerlo mal. Recurrir a un asesor financiero puede parecer caro o extravagante en esta etapa de la vida, ya que la cantidad que se va a invertir probablemente sea pequeña, pero no será menos desalentador renunciar a la ayuda de un experto.

Según Mike Coop, gestor de carteras de Morningstar Investment Management, involucrarse en su cartera desde el principio puede despertar un interés por la inversión para toda la vida. "Tomar tus propias decisiones de inversión lo antes posible tiene verdaderas ventajas: aprendes sobre los altibajos del mercado, descubres cómo reaccionas a ellos y puedes ver la complejidad que conlleva, lo que te hace apreciar el valor del asesoramiento de los expertos cuando decides utilizarlo", afirma.

Esto no significa que los novatos deban estar completamente solos. Muchas plataformas de inversión ofrecen cuestionarios que le permitirán evaluar su tolerancia al riesgo y, en función de sus respuestas, le dirigirán a una cartera preparada de bajo coste. También hay una gran cantidad de información disponible en Internet para aquellos que investigan: Morningstar ayuda a los inversores proporcionando calificaciones de fondos y acciones que pueden servir de guía.

Conclusión: Pruebe la inversión autónoma.

 

¿Tiene poco tiempo?

Por desgracia, invertir no es algo que se pueda hacer de forma ociosa: hay que tener tiempo, estar interesado y adquirir conocimientos. Si no tiene tiempo o no le interesa investigar, la inversión autónoma puede no ser para usted.

Como dice Coop, "la gente que no tiene tiempo o que no está interesada es mejor que recurra a los servicios de otros si puede permitírselo. El interés es una de las cosas más importantes porque hace que la gente investigue y vigile su cartera. Invertir requiere dedicar tiempo".

Por supuesto, hay quienes no les gusta la idea de externalizar la gestión de su cartera de inversiones y prefieren sentir que tienen el control de sus propias finanzas, aunque sólo dispongan de un tiempo limitado. En este caso, los fondos multiactivos son un área que puede merecer la pena explorar. Esta opción le permite realizar la investigación inicial y la selección preliminar de fondos, pero deja que el gestor del fondo haga el trabajo de asignación de activos por usted. Coop también sugiere dividir su dinero a la mitad, con una parte gestionada por usted y la otra por un asesor que haya autorizado para gestionar esa parte.

Conclusión: No haga una gestión autónoma si una cuidadosa consideración.

 

¿Un gran cambio en tu vida?

Puede que las finanzas no sean su principal preocupación cuando su vida experimenta un gran cambio, ya sea casarse y formar una familia, iniciar un negocio o entrar en la jubilación. Estos grandes cambios en la vida suelen ir acompañados de un cambio en los ingresos.

En esos momentos, la contratación de un asesor es imprescindible, porque realmente no puede equivocarse. Según Coop, "hay que evaluar el riesgo que se corre. ¿Se pondrías a construir una cocina si no supieras usar un martillo? No, pero igual uno puede aventurarse a colgar un póster en la pared porque no hay mucho que pueda salir mal. Con cosas más importantes, hay que saber realmente lo que se hace".

Muchos asesores ofrecen sesiones puntuales de asesoramiento para ayudarle a abordar cuestiones específicas, como la contratación de un seguro de vida o de salud para su familia, o para hacer un balance de sus ahorros para la jubilación, lo que podría ser una opción para quienes, en general, se sienten satisfechos de gestionar sus finanzas de forma independiente, pero desean recurrir a un especialista para que les ayude a gestionar una situación concreta.

Conclusión: Olvídese de la inversión autónoma 

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Holly Black

Holly Black  es Senior Editor para Morningstar.co.uk

 

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings