¿Son peligrosos los bonos?

El aumento de los rendimientos y las expectativas de inflación están poniendo nerviosos a los inversores en bonos.

Ali Masarwah 30/03/2021
Facebook Twitter LinkedIn

Pánico en los bonos

En una miniserie de tres partes, intentamos poner un poco de orden en un debate a veces agitado y mostrar por qué los bonos seguros son importantes incluso en tiempos de bajos rendimientos. 

"Solía pensar que la reencarnación perfecta sería renacer como presidente o papa. O como un bateador estrella de béisbol. Pero hoy, me reencarnaría en el mercado de bonos: puedes intimidar a cualquiera".

Este lema de James Carvill, asesor de la administración Clinton, tiene algo más que una pizca de verdad. Si una crisis golpea el mercado de bonos, incluso las mayores pérdidas de las acciones se desvanecen. Las caídas de los bonos suelen tener un componente sistémico. El núcleo de la Gran Crisis Financiera fue una crisis de la deuda, aunque las inmensas pérdidas de la renta variable sean más duraderas en nuestra memoria. Y cuando el mercado del Tesoro de Estados Unidos se tambaleó y surgieron problemas de liquidez en medio de la crisis del coronavirus en marzo de 2020, fue una señal de alarma mucho mayor para los inversores profesionales que las pérdidas sufridas por el S&P 500 y compañía.

Incluso hoy en día, la preocupación por la sobrevaloración de acciones individuales, como Tesla, o de segmentos individuales del mercado, como las empresas de computación en la nube, palidece ante el aumento de los rendimientos del mercado de bonos.

Los rendimientos de los bonos están aumentando en todo el mundo. En Estados Unidos, el rendimiento de la deuda pública a diez años pasó del 1,0% al 1,7% en menos de dos meses. En Alemania, el rendimiento actual de los bonos públicos ha pasado de menos 0,57 por ciento a menos 0,37 por ciento desde finales de enero.

Como los rendimientos se mueven en una relación inversa a los precios, muchos inversores en bonos han sufrido pérdidas en las últimas semanas. Los inversores de la categoría de fondos de bonos largos EUR de Morningstar han sido los más afectados. Sus fondos han sufrido pérdidas medias de más del 6% desde principios de año (rentabilidad en euros). Los fondos de deuda pública en euros perdieron una media del 1,6%.

Por eso analizaremos el mercado de bonos en una serie de artículos. En la primera parte, sopesaremos los pros y los contras de los bonos gubernamentales en la actualidad. En la segunda parte, analizaremos la importante función de los bonos seguros en el contexto de una cartera. En la última parte, presentaremos algunos fondos bien calificados que son adecuados para dos escenarios de mercado diferentes.

¿Cuál es la gravedad de la situación en el mercado de bonos?

¿Estaños a las puertas de un desastre para los bonos? No lo sabemos, por supuesto, pero no parece muy probable. Los inversores, sin embargo, deben tomar una decisión basada en su situación personal de inversión y su apetito de riesgo; pero, por favor, háganlo basándose en hechos.

En primer lugar, es importante destacar que es perfectamente normal que los rendimientos de los bonos seguros suban en tiempos de recuperación económica. Los inversores asumen riesgos y compran acciones ante la perspectiva de un aumento de la actividad económica, lo que significa más consumo, más inversión y aumento de los beneficios empresariales. A cambio, venden bonos públicos seguros. En la actualidad, la economía mundial está a punto de recuperarse decentemente tras la crisis del coronavirus.

Esta situación suele suponer sólo un revés temporal para los bonos, que los inversores a largo plazo deberían ignorar. Sobre todo, porque los bancos centrales no muestran signos de endurecer su política monetaria extremadamente laxa. La Fed estadounidense ha dado probablemente la señal más clara en este sentido. La Fed parte de un nivel de inflación medio del dos por ciento. Por lo tanto, no será el caso de que la Fed endurezca la política monetaria antes de que la inflación en los Estados Unidos alcance el umbral del dos por ciento. Más bien, tolerará que se supere la marca del dos por ciento hasta que considere que las anteriores fases de baja inflación se han "equilibrado". Hasta entonces, los tipos de interés a corto plazo se mantendrán cercanos a cero, y el banco central seguirá comprando bonos en el mercado secundario a gran escala.

Pocas señales de inflación galopante a corto y medio plazo

La situación no es diferente en la Eurozona, el Reino Unido y Japón, donde el Banco de Japón incluso ha establecido explícitamente unos rendimientos objetivo (yield control) para los bonos de mayor duración desde 2016.

¿Y qué pasa si la inflación se escapa de los bancos centrales y estos pierden el control? De nuevo, no lo sabemos. Pero hay buenas razones para no apostar por un retorno sostenido de la inflación. A corto plazo, el aumento de los precios de la energía es el principal responsable del salto de la inflación: en la primavera de 2020, el precio del petróleo se había desplomado. Este efecto base es el principal responsable de la subida de las tasas de inflación.

Pero incluso a más largo plazo, hay pocos indicios de que la inflación vaya a volver. Las sociedades de los países industrializados envejecen inevitablemente, lo que aboga por un mayor ahorro y un menor consumo. El progreso tecnológico y la digitalización continúan a un ritmo incesante, lo que debería tender a producir efectos desinflacionarios. Además, es probable que las políticas fiscales de los actuales gobiernos de gran gasto sean menos expansivas a corto y medio plazo, por lo que el riesgo de una inflación galopante y una venta en el mercado de bonos parece poco probable.

¿Y qué significa esto para los inversores?

Los inversores que se adhieren al escenario que suena plausible de una corrección temporal de los bonos pueden relajarse. Los precios deberían volver a estabilizarse rápidamente, al igual que ocurrió durante los picos de rendimiento de 2013 y 2016. (Los inversores pesimistas objetarán que no hemos experimentado una caída de los bonos en los últimos 40 años y que, por tanto, no sabemos cómo es una caída de los bonos. Se acepta el argumento. Pero recuerden que incluso durante la crisis de los bonos estadounidenses de 1977 a 1980, el precio de los bonos estadounidenses de referencia a diez años no cayó más del 3% (1980) en ningún año).

Sin embargo, los inversores deben hacer ahora un cálculo sobrio: Deben hacerse a la idea de que los rendimientos se mantendrán en un nivel bajo. El nivel de rendimiento de un bono proporciona claridad sobre los rendimientos esperados para los nuevos inversores. Actualmente, los bonos a medio plazo de todo el mundo se emiten con tipos de interés cero o incluso negativos.

Los inversores directos están inmunizados contra el riesgo de duración

Los inversores que compran directamente sus bonos y los mantienen hasta vencimiento están inmunizados contra los riesgos de duración. Cobran sus cupones cada año y recuperan su inversión al final del plazo.

Los inversores en fondos de bonos o ETFs de bonos, por otro lado, no son inmunes a la depreciación de los precios porque muchos han invertido en vehículos con vencimientos residuales más o menos fijos. En este caso, las variaciones de precio pueden pasar factura a los inversores. Incluso, aunque no es inminente un desplome, pueden tener que lidiar con la asunción de pérdidas durante bastante tiempo. Por lo tanto, la inversión indirecta en bonos a través de fondos puede tener desventajas en comparación con las inversiones directas.

Sin embargo, tanto los inversores directos en bonos como los inversores en bonos a través de fondos o ETFs pueden buscar valores protegidos contra la inflación. Hay bonos cuyos pagos de intereses están vinculados a la tendencia general de los precios. Por lo tanto, si no se siente cómodo con los niveles de inflación actuales o no espera que los precios bajen, puede cubrir su inversión en bonos de esta manera.

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Ali Masarwah

Ali Masarwah  Ali Masarwah war von 2011 bis Frühjahr 2021 als Chefredakteur für die deutschsprachigen Anleger Websites von Morningstar verantwortlich

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings