¿Debería invertir en un fondo de retorno absoluto?

Francesco Paganelli, analista de Morningstar, explica por qué los fondos de gestión alternativa han sufrido fuertes salidas de dinero este año.

Holly Black 21/10/2020
Facebook Twitter LinkedIn

 

 

 

 

Holly Black: Bienvenido a Morningstar. Soy Holly Black. Conmigo está Francesco Paganelli, analista para Morningstar. Hola.

Francesco Paganelli: Hola.

Black: Hoy vamos a hablar de fondos de retorno absoluto. Para los no iniciados, ¿puede decirnos qué hace un fondo de retorno absoluto?

Paganelli: Claro. Bueno, fondo de retorno absoluto no es realmente un término que nos guste mucho porque no es quizás muy informativo. Pero, en términos generales, son estrategias que intentan alcanzar un objetivo de rentabilidad predeterminada con mandatos no restringidos y una capacidad de ponerse tanto largo como corto en diferentes activos. Así que, específicamente, mucha discreción en las manos de los gestores y cada familia de fondos ofrece quizás su propia versión con diferentes sabores, restricciones, estrategias de inversión o características de riesgo. Por lo tanto, hay cierta variedad en este amplio grupo.

Pero en general, estos fondos deberían ofrecer beneficios de diversificación a los inversores y obtener ganancias independientemente de que los mercados suban o bajen. Así que, supuestamente, tratan de ofrecer un flujo de retorno que es más o menos independiente de lo que los mercados tradicionales como el de valores o el de crédito están haciendo.

Black: Es fácil ver el atractivo de ese tipo de fondo. Fueron inicialmente muy populares entre los inversores, ¿no?

Paganelli: Sí, sí, en efecto. Entonces, esas fueron una de las historias de éxito de la industria, supongo que después de la crisis financiera mundial. Como he mencionado, estos fondos fueron aclamados como una solución de cartera para los inversores que buscaban diversificar su exposición a la renta variable y a los bonos. Por lo tanto, los activos bajo gestión realmente se dispararon a medida que su popularidad crecía con el tiempo, especialmente en 2015, cuando los flujos de entrada alcanzaron un máximo cercano a los 40.000 millones de euros, pero rápidamente llegaron a un punto de inflexión a principios de 2018, cuando algo se rompió y han seguido perdiendo patrimonio desde entonces.

De hecho, la categoría multiestrategia alternativa de Morningstar, que es donde se clasifican estos fondos, ha experimentado 27 meses consecutivos de reembolsos netos hasta finales de agosto de 2020 y sólo en marzo de este año la categoría se vio afectada por más de 6.000 millones de euros en salidas, lo que en realidad fue el peor recuento mensual en más de una década.

Black: Bueno, eso es considerable. Entonces, ¿cuál es la razón de eso? ¿Por qué cree que el sentimiento de los inversores ha cambiado?

Paganelli: Bueno, seguramente la rentabilidad realmente no está a la altura de las expectativas con demasiada frecuencia, lo que explica en parte su caída en cierto sentido. Así que, aunque ha habido algunas excepciones, por supuesto, en promedio, estos fondos no han pasado la prueba de fuego ya que, cuando los inversores más los necesitaban, es decir, cuando los fondos tradicionales perdían dinero, el promedio de los fondos multi-estrategia, por ejemplo, perdió alrededor del 3,5% en el último trimestre de 2018 y más del 7% en el primer trimestre de 2020. Y de hecho, el fondo promedio ha tenido un rendimiento inferior al de una cartera de acciones y bonos cada año natural desde 2010, y eso seguramente ha tenido un efecto negativo.

Black: Así que, obviamente, han decepcionado. ¿Todavía hay algunos fondos en este segmento que le gusten?

Paganelli: Sí. Teniendo en cuenta lo que acabo de decir, supongo que, en nuestra opinión, los inversores deben ser particularmente cautelosos y selectivos en este segmento. Por lo tanto, estas estrategias tienen una especie de obstáculo difícil de superar porque necesitan proporcionar una alta liquidez y diversificación. Supuestamente tienen que limitar las pérdidas en la volatilidad y ofrecer una rentabilidad anual del 4% o 5% después de los costes, todo al mismo tiempo.

Además, la complejidad de estas estrategias que a menudo utilizan derivados también añade una capa de opacidad para muchos inversores. Pero nuestras mejores ideas incluyen estrategias establecidas como el DWS Kaldemorgen y el Newton BNY Mellon Global Return. Como en otros segmentos, pensamos que las bajas comisiones, la amplia experiencia del equipo, la claridad y la repetibilidad del proceso de inversión son realmente factores clave para el éxito de estos fondos.

Black: Francesco, muchas gracias por tu tiempo. Para Morningstar, soy Holly Black.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Holly Black

Holly Black  es Senior Editor para Morningstar.co.uk

 

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings