Invertir para la Jubilación: La problemática de los autónomos

El grupo de investigación Riskcenter de la Universidad de Barcelona y Vidacaixa han realizado un estudio sobre la problemática de la jubilación para los autónomos

Fernando Luque 22/07/2015
Facebook Twitter LinkedIn

El estudio (pinche aquí para acceder al estudio completo) señala que la pensión media de los autónomos es un 40% inferior a la de los asalariados por lo que existe un claro margen de mejora. Para ello el grupo de investigación Riskcenter de la Universidad de Barcelona y Vidacaixa, han elaborado un listado de medidas para garantizar los ingresos necesarios por jubilación y concienciar sobre una necesaria planificación de la jubilación, como si de un nuevo proyecto empresarial se tratara.

Hemos recogido estas medidas a continuación:

1. Informar de la futura pensión pública. La mayoría de los trabajadores, autónomos o por cuenta ajena, desconocen cuál va a ser el importe de su jubilación. En este sentido, no es posible una adecuada planificación sin ningún análisis de lo que se espera cobrar como prestación. Un elemento que juega en contra de la citada información es que la predicción no es muy fiable si al trabajador le quedan muchos años por delante, durante los cuales puede ir cambiando de empleo e incluso de régimen de cotización. Anticiparse demasiado puede ser perjudicial porque se dificulta la inclusión del efecto de la inflación, que puede ser excesivamente minusvalorada por muchos.

2. Reconocer la gran heterogeneidad de los trabajadores por cuenta propia y elaborar guías acordes con cada tipología de autónomo. Desde el pequeño empresario que tiene un margen holgado hasta el trabajador autónomo que afirma tener muchas dificultades no parece que una norma única para todos sea lo más adecuado.

3. Aprovechar la oportunidad que se brinda al autónomo de permitirle poder decidir cuál debe ser su base de cotización frente a la obligatoriedad que se le exige al trabajador por cuenta ajena. Deben entender dicha oportunidad como una opción más a la hora de tomar decisiones en su negocio y no como una vulnerabilidad respecto a los trabajadores por cuenta ajena.

4. Complementar la pensión pública de jubilación con otros mecanismos de ahorro e inversión a largo plazo. Estadísticamente, los datos revelan que la pensión media de los trabajadores que han cotizado en el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos es considerablemente inferior a la del resto de trabajadores que lo han hecho en el Régimen General. En el análisis de las diferentes opciones hay que tener en cuenta la rentabilidad financiero-fiscal de aumentar la base de cotización, así como las singularidades de otros productos.

5. Establecer un marco normativo estable respecto a la normativa y la fiscalidad que afecta a la jubilación. Crear confianza sobre la sostenibilidad del sistema público y la solvencia de las entidades que garantizan el sistema complementario. Un marco estable permite una adecuada previsión de cuáles son las perspectivas de la jubilación a un horizonte largo. Debe ser posible informar adecuadamente y de forma personalizada, a fin de tomar decisiones sin que el partícipe de un Plan de Pensiones dude sobre cuál será la fiscalidad que finalmente se aplique al producto que tiene contratado, se cuestione la solidez de la entidad en la que lo ha suscrito, o no crea en la idoneidad del producto para sus propias circunstancias como trabajador por cuenta propia.

6. Planificar la propia jubilación en los gastos corrientes del negocio. Dentro de un marco de generación de empleo y de apoyo a los nuevos emprendedores se hace imprescindible dotar de herramientas de elaboración de un plan de negocio y de simulación de una cuenta de resultados a quien va a iniciar una actividad. Ello significa realizar una previsión en el día a día de los gastos y los ingresos, cuotas a la Seguridad Social, prevención de riesgos y, además, ahorro para la jubilación.

7. Informar a todos los autónomos de las opciones de elección sobre sus bases de cotización y resto de prestaciones de forma que sean conscientes de los riesgos que asumen al ser ellos mismos quienes toman las decisiones sobre su jubilación futura.

8. Reconocer a los autónomos como emprendedores y pequeños empresarios, motores de la economía y generadores de empleo, en particular cuando crean puestos de trabajo, apoyando con medidas significativas su actividad.

9. Explorar la viabilidad y efectividad de nuevas iniciativas para promover el ahorro para la jubilación en los trabajadores por cuenta propia. Por un lado, la desgravación fiscal de la renta familiar de las aportaciones de ahorro para la jubilación independientemente de quien las financie. Y, por otro, promover el desarrollo de nuevos productos por parte de las entidades financieras, de modo que los autónomos puedan invertir sus ahorros para la jubilación en su propia empresa y que dicho ahorro sea tenido en cuenta a todos los efectos fiscales como aportaciones a un Plan de Pensiones.

10. Fomentar y educar a los autónomos, y en especial a los jóvenes, en la cultura del emprendimiento, atendiendo a una combinación entre riesgo empresarial y prevención de pérdidas, así como en el corto y el largo plazo.

ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings