Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

El Factor Investing: ¿En qué consiste?

Explicamos en qué consiste la inversión por factores o factor investing

Fernando Luque 03/01/2017

El concepto de factor investing o invertir en función de determinados factores es un concepto relativamente reciente, que está muy ligado a la aparición en el mercado (sobre todo estadounidense) de ETFs llamados de beta estratégica o smart beta como los denominan algunos que, aunque sean productos de gestión pasiva, pretenden bien obtener una rentabilidad por encima de los índices tradicionales, bien reducir el riesgo de esos mismos índices.

Este año hablaremos mucho de Factor Investor en Morningstar.es. Es un tema realmente apasionante y auqnue mencionaba en la introducción que es un concepto “nuevo” en el mercado, en realidad las bases sobre las que reposa son conocidas desde hace ya bastante tiempo en el mundo académico.

¿Qué entendemos por factor investing? Se trata de invertir aislando en la medida de los posible una o varias fuentes de rentabilidad (digo varias porque lo último en tema de factor investing es precisamente el multifactor investing, invertir en función de varios factores). ¿Cuáles son esos factores de rentabilidad? El mundo académico está bastante de acuerdo en identificar 6 fuentes o factores de rentabilidad: value, momentum, tamaño, volatilidad, calidad y dividendos.

De la misma forma que uno puede invertir en base a determinadas regiones, países o sectores los gestores pueden también invertir en compañías baratas desde el punto de vista fundamental (value), en compañías que muestran un mejor comportamiento relativo a corto plazo (momentum), dn compañías de baja capitalización de mercado (tamaño), en empresas de baja volatilidad o en compañías de alta rentabilidad por dividendo. 

Estos factores, individualmente, han conseguido históricamente batir al mercado ponderado por capitalización a largo plazo (por lo menos en las últimas 15 décadas), como mostramos en la siguiente ilustración. Además, en ese periodo todos los índices factoriales (a excepción de uno) han batido al mercado en términos de rentabilidad ajustada al riesgo, medida por el ratio de Sharpe.

Pero veremos que no todos los ETFs basados en un determinado factor utilizan las mismas reglas de construcción de cartera.  Hay diferencias importantes entre unos y otros e iremos identificando los más interesantes del mercado.

Síganos en Twitter via @MorningstarES 

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es