PERSPECTIVAS: ¿Cómo ayudan los convertibles en tiempos de crisis?

Los convertibles se vuelven especialmente atractivos en fases de mercado muy nerviosas

Es evidente que los convertibles no han podido escapar de las turbulencias financieras durante el verano.  Sin embargo, las compañías están  todavía en una excelente forma financiera con altos márgenes y mucha liquidez. De hecho, los factores macroeconómicos y políticos están fijando la tendencia, pero esto también crea oportunidades.  Por ejemplo,  la sensibilidad a la renta variable media en nuestras carteras de convertibles ha caído al 30% pero, a pesar de que haya tipos de interés históricamente bajos, la rentabilidad actuarial ha subido considerablemente  hasta el 4,5% y 8% dependiendo de las zonas.  Esto significa que si la situación macroeconómica mejora, los convertibles se beneficiarán no solo de una recuperación en el mercado de renta variable, sino también de una reducción en los diferenciales de crédito.

Además la severa corrección que se ha producido en los mercados de acciones, que parece que ha sido tenida en cuenta en unas tasas de crecimiento mucho más bajas y unos diferenciales de crédito más amplios, ha afectado a las valoraciones de los bonos convertibles a pesar de sus fundamentales.  Con los convertibles vendiéndose en estos niveles tan bajos, hay claramente oportunidades interesantes; su opción de conversión  está barata y es incluso gratuita en algunos casos.

Por último, conviene recordar que los convertibles son capaces de rebotar muy rápidamente. Aunque pueden sufrir estrés, el punto clave a tener en mente es su convexidad lo que los hace atractivos sobre todo en fases de mercado muy nerviosas.  Cuando los mercados están cayendo, como ocurre ahora,  los convertibles se vuelven menos sensibles a su acción subyacente y el componente de bono se vuelve prioritario; los convertibles actúan entonces más como un activo de renta fija que de renta variable.  Esto permite que los inversores eviten estar totalmente fuera del mercado que podría experimentar un rebote y también que eviten invertir demasiado pronto en un mercado que tiene todavía más que caer.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis

Sobre el Autor

 

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies
© Copyright 2020 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies