¡Bienvenidos a la nueva página web de morningstar.es! Obtenga más información sobre los cambios y las nuevas funcionalidades que le llevarán al éxito financiero.

Mejor no bajar la guardia

Según Olivier Garnier, vice director general de Société Générale Asset Management, la economía global está en vía de un aterrizaje suave, pero no deberíamos subestimar la posibilidad de una ralentización más pronunciada de lo previsto.

Sara Silano 04/12/2006
¿Cuáles son los factores de riesgo a tener en cuenta en la actualidad?

Pensamos que existen cuatro asuntos clave: la situación geopolítica, de la que depende de forma significativa el precio del crudo, el mercado inmobiliario, la disponibilidad de liquidez a nivel mundial y los beneficios empresariales.

Vayamos por orden. Respecto a la situación de hace algunos meses, las tensiones geopolíticas parecen haberse atenuado. ¿Por qué considera este aspecto como un factor de riesgo futuro?

La aversión al riesgo del inversor ha caído hasta niveles muy bajos, en coherencia con una volatilidad que se ha reducido notablemente respecto al inicio del nuevo siglo y los diferenciales de crédito de las obligaciones de los países emergentes también se encuentran en niveles mínimos. El mercado muestra un gran optimismo, por lo que podría no estar preparado para soportar nuevos focos de tensión. Dicho esto, el riesgo geopolítico no ha desaparecido, al contrario, mientras en el pasado sólo estaba centrado en el Medio Oriente, ahora también se ha desplazado hacia Corea del Norte, con posibles consecuencias para todo el continente asiático.

El precio del petróleo parece haberse estabilizado. ¿Qué previsiones maneja respecto al crudo?

Estimamos que el precio del crudo podría situarse en torno a los 60 dólares por barril en el año 2007; no pensamos en una rápida caída, pero sí en un retorno hacia los 70 dólares. Tendremos probablemente que acostumbrarnos a convivir con esa volatilidad; no obstante el precio estará menos influenciado por motivaciones especulativas y más por factores de oferta y demanda, por lo que asistiremos a una estabilización.

Pasemos al mercado inmobiliario americano. Los últimos datos confirman una ralentización en curso. ¿Hay que temer un descalabro

La demanda de nuevas construcciones está más cerca de mínimos que de máximos y es posible que la ralentización del mercado inmobiliario pese sobre el Producto Interior Bruto a razón de cerca de un punto porcentual entre la segunda mitad del 2006 y primer semestre del 2007. El riesgo derivado del sector inmobiliario está sobreestimado. Probablemente veamos una normalización, no un derrumbe.

La abundante liquidez ha sido uno de los factores que ha permitido la subida de los mercados en los últimos años. ¿Teme una contracción de esa liquidez como consecuencia de las políticas restrictivas de los bancos centrales occidentales?

Es cierto. La enorme masa monetaria ha favorecido el rally de los mercados, y en particular el de renta fija. No pensamos que la política de la Reserva Federal sea de parar esta tendencia. La desaceleración de la economía americana frenará la inflación, induciendo a los bancos centrales a permanecer a la espera, sin tener que aplicar subidas de tipos de interés. Más atentos habrá que estar a los movimientos del Banco Central de Japón que seguirá su tendencia de subidas de tipos de interés. La consiguiente apreciación del yen, que se encuentra en niveles mínimos de los últimos veinte años, podría tener consecuencias a nivel mundial ya que las operaciones de carry trade (endeudamiento en una divisa con bajos tipos de interés, como el yen, para comprar títulos con un rendimiento más alto) serán menos atractivas.

Concluyemos con los beneficios empresariales. El periodo de los últimos resultados trimestrales ha sido bueno. ¿Piensa que la situación puede cambiar en el futuro?

La dinámica de los beneficios es positiva, pero la cuestión es cuanto tiempo podrá durar la tendencia actual. Hacer previsiones es difícil, aunque podemos suponer que pasarán de dos dígitos a un dígito. Respecto a lo que ocurrió en el año 2000, no tememos una burbuja ya que las valoraciones de las acciones están próximas a su valor correcto. Los precios, por lo tanto, no están inflados; han crecido menos que los beneficios y aún tienen potencial de revalorización.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Sara Silano

Sara Silano  è caporedattore di Morningstar in Italia

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies