Perspectivas para el uranio

Rohan Reddy (Global X) prevé una demanda creciente -especialmente de los países asiáticos- frente a una oferta muy ajustada. El mercado de futuros sobre el metal radiactivo, cuyo valor al contado podría alcanzar los 90 USD, no es muy líquido y es de difícil acceso, por lo que apostar por una cesta de empresas que operan en el sector parece una vía más sencilla.

Valerio Baselli 17/02/2023
Facebook Twitter LinkedIn

 

 

Valerio Baselli: Buenos días y bienvenido. La energía nuclear está experimentando un resurgimiento de popularidad. Seis meses después de la invasión rusa de Ucrania, la Unión Europea decidió incluirla en su taxonomía de financiación sostenible. Ahora, la Agencia Internacional de la Energía afirma que para alcanzar los objetivos de emisiones netas cero, el sector nuclear tendrá que duplicarse en las próximas dos décadas.

Hoy, para hablar de los nuevos retos a los que se enfrenta el sector energético y el mercado del uranio en particular, me acompaña Rohan Reddy, analista de Global X.

Rohan, el debate sobre la energía nuclear como medio para hacer frente al cambio climático sigue ganando terreno, pero al mismo tiempo sigue siendo controvertido. ¿Deberíamos esperar realmente un aumento de la producción nuclear en el futuro? ¿Y dónde ve usted los mayores cambios o planes en este sentido?

Rohan Reddy: Valerio, es una pregunta muy buena y creo que estamos en un momento en el que el mercado se centra en el uranio y la energía nuclear como solución energética potencialmente más limpia. Se espera que la producción aumente ligeramente a corto plazo, gracias a la reanudación de las actividades de las minas cerradas anteriormente, cuando los precios eran un poco más bajos. Pero creemos que el mercado seguirá en situación deficitaria en un futuro previsible. Por tanto, se espera que la demanda supere a la oferta también en los próximos años. Por tanto, aunque aumente la oferta, no bastará para satisfacer toda la demanda que va a surgir debido a las nuevas centrales nucleares y a las reanudaciones que podrían tener lugar.

La demanda procede principalmente de la región asiática. China, que ha sido un componente muy importante en el crecimiento de la energía nuclear, podría añadir más de 150 reactores en las próximas dos décadas. Para hacernos una idea, hoy sólo hay 440 reactores. China es, por tanto, una parte importante de esta mezcla. Además, hay otros grandes centros de población como India y otros países desarrollados como Corea del Sur y Japón. Por tanto, prevemos que esta región dará un fuerte impulso a los mercados de la energía nuclear.

Baselli: Muy interesante. En lo que respecta a la energía nuclear, las mayores preocupaciones son la seguridad de las centrales y los largos plazos de ejecución, así como los enormes costes que implica la construcción de nuevos reactores. En su opinión, ¿cuál es la posición del mercado al respecto? ¿Y ve estos puntos como un obstáculo potencial?

Reddy: Por supuesto, la energía nuclear ha estado en el punto de mira en las últimas décadas debido a algunos accidentes muy sonados. Pero vemos que se han dado muchos pasos importantes en este mercado en las dos últimas décadas, y la mayoría de ellos se deben a mejoras en la tecnología, la seguridad y, lo que es más importante, la planificación y la adquisición de la energía nuclear como fuente de energía. Así que, aunque ha habido algunos países que no estaban a favor de la energía nuclear, este estigma está empezando a desaparecer, sobre todo cuando la realidad empieza a imponerse, como la crisis de seguridad energética a la que nos enfrentamos ahora mismo.

Así, otros países, como los europeos, por ejemplo, que antes se centraban más en el gas natural, están intentando diversificar su exposición energética alejándose de zonas algo más arriesgadas como Rusia. Así pues, estamos asistiendo a diferentes evoluciones, pero también al hecho de que la gente se está relajando porque la tecnología ha empezado a mejorar con el tiempo. Así que hay otras soluciones con las que la gente se está sintiendo más cómoda, como los pequeños reactores modulares, conocidos como SMR (small modular reactors). Son esencialmente una fuente más pequeña de energía nuclear. No generan el mismo nivel de capacidad que un reactor a gran escala, pero son ligeramente más seguros en términos de capacidad que una central convencional.

Baselli: Hablemos del mercado del uranio. El precio del uranio se disparó el año pasado, sobre todo entre febrero y abril, inmediatamente después del estallido de la guerra. Actualmente ronda los 39 dólares, frente a los 25 de hace tres años. ¿Cuál es su previsión para el precio a medio plazo? ¿Por qué?

Reddy: Creemos que el mercado del uranio todavía tiene mucho recorrido. Como has dicho, los precios tocaron fondo en 20 dólares hace unos años, y ahora todavía están un poco más altos, pero no estamos necesariamente en un verdadero ciclo alcista. El último gran ciclo alcista real del uranio fue en 2005-2007, cuando los precios llegaron incluso a los tres dígitos. No estamos diciendo necesariamente que se vaya a llegar a ese punto, pero creemos que hay mucho margen para llegar potencialmente a 70, 80 o incluso 90 dólares por libra de uranio.

Esto se debe en parte al aspecto del coste que has mencionado, ya que el coste nivelado es bastante atractivo en comparación con otras fuentes de energía. Una vez que una central nuclear está en funcionamiento, puede seguir funcionando durante 10, 20 o incluso más de 30 años. Así que, cuando se piensa en cómo generar energía para muchos grandes núcleos de población, ésta puede ser una solución muy atractiva para los gobiernos y las ciudades. Así que prevemos que habrá mucha más demanda en el mercado del uranio. Y como hemos dicho antes, dado que la oferta no podrá satisfacer toda la demanda en un futuro inmediato, es necesario planificar el nuevo papel de las empresas de servicios públicos. Muchas de estas empresas tendrán que revisar sus contratos, y esto, en nuestra opinión, será un factor clave para el aumento de los precios a largo plazo.

Baselli: En el caso del uranio, ¿cuál es la diferencia entre invertir directamente en la materia prima y en empresas mineras? ¿Qué opción le parece más interesante y por qué?

Reddy: Es un mercado interesante. Como no es necesariamente similar a otras materias primas, no tiene un mercado de futuros muy líquido o desarrollado. Además, la única forma de acceder a los precios al contado es a través de vehículos ilíquidos, con primas o descuentos, por ejemplo, a través de fideicomisos.

Así pues, no hay formas fáciles y eficientes de acceder al uranio al contado. Por este motivo, muchos inversores, especialmente los institucionales, han recurrido a sectores como los ETF que ofrecen exposición a una cesta de valores de uranio, de empresas que pueden estar ubicadas en todo el mundo, en países como Canadá, Australia u otras partes del globo. Poner todo esto en una cesta a través de un ETF es a veces la forma más eficaz de acceder a los mercados del uranio, porque en un momento en que los precios pueden estar subiendo, como estamos comentando, muchas veces estas acciones tienden a beneficiarse más que a través de otros métodos, como directamente a través de los precios al contado.

Baselli: Gracias por tu disponibilidad, Rohan. Para Morningstar, soy Valerio Baselli, gracias por su atención.

Para estar informado de todo lo que ocurre en los mercados

Suscríbase a nuestra Newsletter

Facebook Twitter LinkedIn

Títulos Mencionados en el Artículo

Nombre TítuloPrecioCambio (%)Rating Morningstar
Global X Uranium ETF USD Acc EUR14,30 EUR-1,09
SG ETN URANIUM MINING36,15 EUR0,69
Sprott Uranium Miners ETF Acc EUR9,89 EUR-0,01

Sobre el Autor

Valerio Baselli

Valerio Baselli  es Senior International Editor de Morningstar.

© Copyright 2024 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings        Aviso Legal