La mejor estrategia de inversión para 2023

Dan Kemp, Director Global de Inversiones de Morningstar, nos comenta cómo los inversores pueden preparar sus carteras para el 2023. 

Johanna Englundh 15/12/2022
Facebook Twitter LinkedIn

 

 

Johanna Englundh: Morningstar acaba de publicar sus perspectivas de inversión para 2023. Y el Director Global de Inversiones de Morningstar, Dan Kemp, está aquí para darnos una idea de lo que hay que tener en cuenta cuando tratamos de navegar por el mercado en el nuevo año.

Dan, de estas perspectivas para 2023, ¿hay algo que destaque respecto a años anteriores?

Dan Kemp: Bueno, Johanna, creo que lo primero que destaca es que pensamos en las perspectivas de una manera un poco diferente a otras personas. Creemos que el futuro es incierto y, por tanto, impredecible. Así que no pasamos el tiempo tratando de predecir lo que va a pasar el año que viene. En lugar de eso, pensamos en el inversor y en cómo navegar por lo que sea que nos depare 2023.

Por eso, siempre empezamos por pensar en la inversión desde la perspectiva del inversor. Así lo hemos hecho con estas perspectivas, que se centran en los retos a los que se enfrentan los inversores cuando piensan en 2023, los retos que plantean los mercados e incluso los retos que plantean las diferentes etapas de la vida de sus inversiones.

Así pues, se trata más de una perspectiva para el inversor que para los mercados. La otra cosa que ha cambiado, por supuesto, es que el panorama de la inversión, a medida que entramos en el 23, es diferente del que entramos en el 22. Y, por lo tanto, eso marca un cambio a medida que entramos en el 23.

JE: De acuerdo. Por tanto, depende más del inversor no prever el futuro, sino construir una cartera sólida que realmente le ayude a alcanzar sus objetivos a largo plazo. Sin embargo, creo que muchos inversores pueden haberse sentido un poco decepcionados con algunas estructuras de cartera clásicas como el 60-40 durante 2022. ¿Cree que estas antiguas teorías de diversificación seguirán siendo válidas en el futuro?

DK: Es una pregunta muy, muy buena. Y si pensamos en el año 22, tienes toda la razón en que fue una auténtica sorpresa para mucha gente, porque no sólo cayeron los precios de las acciones -y eso ocurre con frecuencia, sobre todo cuando tenemos grandes crisis macroeconómicas mundiales como la guerra de Ucrania-, sino que también cayeron los precios de los bonos. Y la gente suele confiar en los movimientos de los precios de los bonos para compensar los de las acciones, porque normalmente se mueven en direcciones opuestas.

Por lo tanto, si se tienen tanto acciones como bonos en cartera, uno de ellos está diseñado para compensar al otro, y eso puede facilitar las cosas como inversor. Eso no ocurrió en el 22. Pero suele ocurrir. Si posees bonos de alta calidad, entonces, normalmente, esa es la mejor póliza de seguro si quieres proteger la cartera contra estos periodos de volatilidad del mercado.

Ahora bien, ha habido momentos en el pasado en los que no ha sucedido lo mismo. Así, hubo un evento llamado el taper tantrum en 2013, hubo un período en 1994, y luego hubo un período a principios de los años 70 cuando de nuevo tuvimos esta caída sincronizada en renta variable y renta fija.

Pero el hecho de que podamos destacar esas tres áreas en los últimos 50 años es un verdadero recordatorio de que normalmente los bonos hacen su trabajo. Y no hay razón para esperar que no lo hagan en el futuro. Por lo tanto, la clave es comprender el valor de estos activos que, cuando los precios son realmente altos, es menos probable que apoyen los rendimientos futuros. El beneficio para los inversores al entrar en el '23 es que los precios son más bajos de lo que eran al entrar en el '22.

JE: Bien, entonces la diversificación no está pasada de moda. Pero para aquellos inversores que todavía se sientan un poco preocupados por este mercado tan rápido y por todos estos cambios, ¿qué consejo les daría?

DK: Sí. Entonces, lo primero que hay que recordar, y como lo mencioné al comienzo de nuestra conversación, es que el futuro es incierto. Y la definición de incertidumbre es que no sólo no sabemos cuál será el resultado, sino que no conocemos la gama de posibles resultados. Por tanto, la incertidumbre es diferente del riesgo.

Cuando pensamos en el riesgo, es como tirar los dados. No sabemos qué número saldrá al tirar los dados, pero sabemos que estará entre el uno y el seis, y podemos calcular la probabilidad. En cambio, cuando pensamos en el futuro, cuando pensamos en invertir, el futuro es incierto. Y todos nos sentimos realmente incómodos con esa incertidumbre.

Así que el peligro es que transformamos esa incertidumbre en historias, en narraciones que luego dirigen nuestro comportamiento. Y cuando intentamos crear relatos sobre el futuro, normalmente cometemos errores. De esta forma, podríamos volvernos demasiado agresivos en nuestra inversión cuando los precios son altos y demasiado defensivos, demasiado deprimidos sobre las condiciones de inversión cuando los precios son realmente bajos, y eso tiende a ser apoyado por el flujo de noticias que vemos a nuestro alrededor y los anuncios y el sentimiento positivo y negativo de otros inversores.

Por lo tanto, lo más importante como inversor es intentar protegerse, aislarse de todas esas noticias y del ruido que nos rodea y recordar que cuando los precios son bajos, es un mejor momento para invertir.

JE: En ese sentido, muchas gracias, Dan, por compartir tus pensamientos. Y hasta la próxima, soy Johanna Englundh para Morningstar.

Para estar informado de todo lo que ocurre en los mercados

Suscríbase a nuestra Newsletter

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Johanna Englundh  es editora para Morningstar en Suecia.

© Copyright 2023 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings