¿Cómo invertir en energía nuclear?

Echamos un ojo a las compañías y ETFs que se benefician de la transición a la energía nuclear.

Valerio Baselli 22/11/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Central Nuclear

La energía nuclear goza de un renacimiento de popularidad después de que la Unión Europea decidiera incluirla en la taxonomía de financiación sostenible de la UE. En julio, el Centro Común de Investigación -el servicio de ciencia y conocimiento de la Comisión Europea- declaró que su análisis previo a su decisión "no reveló ninguna prueba con base científica de que la energía nuclear sea más perjudicial para la salud humana o el medio ambiente que otras tecnologías de producción de electricidad ya incluidas en la taxonomía como actividades de apoyo a la mitigación del cambio climático".

Este giro muestra hasta qué punto la Unión Europea quiere fomentar la inversión en la industria nuclear para acelerar el abandono de los combustibles fósiles sólidos o líquidos, incluido el carbón, hacia un futuro con cero emisiones netas, además de lograr una mayor independencia energética de Rusia.

 

Las ventajas de la energía nuclear

"En términos de generación de energía limpia y fiable, la energía nuclear no tiene parangón", afirma Cindy Paladines, vicepresidenta senior de ESG en TCW. Al igual que las renovables, la energía nuclear no produce emisiones directas de carbono ni de gases de efecto invernadero. "Sin embargo", añade Paladines, "cuando se evalúan los costes de las emisiones de las diferentes opciones de generación de energía a lo largo de su ciclo de vida, la energía nuclear gana claramente".

La energía nuclear ofrece una serie de ventajas sobre otras tecnologías de energía limpia: Proporciona una carga base limpia y constante (el nivel mínimo de demanda en una red eléctrica durante un periodo de tiempo), que las renovables pueden tener dificultades para ofrecer. Puede suministrar energía de forma fiable a cualquier hora del día e independientemente de las condiciones meteorológicas, y requiere menos material que otras tecnologías de transición, lo que también reduce las emisiones de carbono asociadas.

 

Y los contras de la energía nuclear

Por muchas razones, la energía nuclear sigue siendo controvertida, en parte debido a los accidentes nucleares, el uso del uranio en las armas nucleares y los elevados costes de construcción de las centrales. "Los residuos radiactivos y una serie de accidentes que han marcado la memoria colectiva, como la catástrofe de Chernóbil y la más reciente de Fukushima, han hecho que el público desconfíe de esta tecnología", afirma Jess Williams, analista de inversiones sostenibles de Columbia Threadneedle Investments. Aun así, añade Williams, "ambos ejemplos son en cierto modo específicos del lugar y es poco probable que ocurran en otras centrales nucleares."

El uranio enriquecido también tiene aplicaciones en las armas nucleares, por lo que los programas nucleares de países como Corea del Norte, Irán y, por supuesto, Rusia, preocupan a los gobiernos occidentales. Además de estos considerables temores, hay que tener en cuenta que el coste de la energía nuclear es elevado y que los proyectos suelen ejecutarse con retraso y por encima del presupuesto, aunque algunas regiones asiáticas parecen estar rompiendo la tendencia.

"Sin embargo, los factores positivos parecen superar a los negativos", prosigue Williams, "lo que ha animado a volver a poner el acento en la energía nuclear en Europa, mientras los gobiernos buscan formas de mejorar la seguridad energética y cumplir los ambiciosos objetivos de reducción de emisiones."

 

Oportunidades para los inversores

"Europa se habría enfrentado a una crisis energética durante el proceso de transición energética incluso si no se hubiera producido el conflicto entre Rusia y Ucrania", afirma Niall Gallagher, director de inversiones en renta variable europea de GAM Investments. "También creemos que es poco probable que la transición a la energía neta cero se produzca sin una inversión significativa en energía nuclear". Así, en gran parte de Europa, la energía nuclear tiene sus fans. Gallagher espera que se invierta en soluciones como los reactores nucleares modulares que pueden adaptarse e industrializarse para la generación de energía.

La empresa nuclear europea, e incluso la mayor del mundo, es Electricité de France SA (EDF). Actualmente está construyendo cuatro nuevos reactores nucleares en Francia y en el Reino Unido. "Debido a su gran presencia en esos dos países, está bien posicionada para beneficiarse de sus grandes ambiciones nucleares en las próximas décadas", explica Tancrede Fulop, analista senior de renta variable de Morningstar.

El gobierno francés está nacionalizando la compañía eléctrica, en parte debido a su carga de deuda y a sus elevadas necesidades de financiación para construir 14 reactores nucleares franceses de aquí a 2050. El consejo de administración emitió una recomendación positiva sobre la oferta del gobierno francés hace pocos días.

Ahora, el Gobierno francés sólo necesita la luz verde de la AMF, el organismo de control bursátil francés. Después, tendrá 10 días para lanzar la oferta.

Engie SA (ENGI), la otra gran empresa francesa, es propietaria y operadora de seis reactores nucleares en Bélgica cuyo cierre estaba previsto para finales de 2025. "Aun así, el gobierno belga decidió recientemente ampliar la vida útil de dos de esos reactores, Doel 4 y Tihange 3, en 10 años", dice Fulop. "Esto podría impulsar los beneficios de Engie, pero tendrá un impacto de valoración limitado, ya que creemos que los flujos de caja incrementales se verán compensados por las inversiones adicionales necesarias para ampliar la vida útil de las centrales".

Al mismo tiempo, el gobierno alemán ha decidido posponer el cierre de las tres últimas centrales nucleares de finales de 2022 a abril de 2023 para aliviar la tensión en la red este invierno. "Esto podría impulsar ligeramente los beneficios a corto plazo de los operadores de las tres centrales: RWE AG (RWE), E.ON SE (EOAN) y EnBW Energie Baden-Wuerttemberg AG (EBK)", concluye Fulop. 

La UE está avanzando más rápidamente hacia la sostenibilidad como prioridad económica y estratégica. Según Morgane Delledonne, responsable de estrategia de inversión para Europa en Global X, "para los inversores, estos movimientos probablemente profundizarán en el panorama europeo de la ESG con más oportunidades en mercados como las tecnologías limpias, las energías renovables y el uranio a medio y largo plazo".

 

¿Una nueva vida para el uranio?

El uranio es un elemento químico utilizado como combustible en las centrales nucleares. Debido a su toxicidad, nunca ha gozado de una gran reputación entre el público, pero es obviamente una mercancía directamente vinculada al desarrollo de la energía nuclear. Kazajstán es el mayor productor mundial de uranio, con más del 40% de la producción mundial. Tras Kazajstán se encuentran Australia, Namibia y Canadá, aunque con una gran diferencia de cuota de mercado respecto al primero (13%, 11% y 8%, respectivamente).

El mercado del uranio se disparó considerablemente el año pasado, ya que la demanda superó a la oferta, lo que hizo subir los precios. "Esto se debe a que, tras 10 años de mercado bajista, se ha producido un agotamiento de la oferta, acompañado de una falta de inversión en nuevos suministros mineros y una reducción de las existencias, acelerada por el reciente lanzamiento de unit trusts físicos, similares a los observados para otros metales", explica Tal Lomnitzer, gestor de inversiones senior del equipo de recursos naturales globales de Janus Henderson Investors.

"A la luz de la clasificación de la energía nuclear como energía sostenible en la UE, es posible que veamos un nuevo aumento de la demanda de combustibles como el uranio, y esto podría crear algunas oportunidades de inversión interesantes. El aumento de la demanda debe satisfacerse mediante un suministro responsable", afirma Lomnitzer.

Los inversores europeos pueden invertir en uranio a través de ETFs como el Global X Uranium ETF , el Sprott Uranium Miners ETF y el SG ETN Uranium Mining .

 

Una tendencia mundial 

Francia, primer país europeo en producción de energía nuclear, será probablemente el mercado más beneficiado por esta decisión de la UE. De hecho, el presidente Emmanuel Macron tiene previsto modernizar los 58 reactores ya existentes. También ha anunciado su intención de construir al menos seis nuevos, con la posibilidad de aumentar a 14.

Al otro lado del Canal de la Mancha, el Reino Unido se prepara para financiar siete nuevas centrales de aquí a 2050. De hecho, Londres ha hecho del desarrollo de la energía nuclear una de las prioridades de su estrategia energética. Muchos de sus 15 reactores están al final de su ciclo de vida, y la única central actualmente en construcción, Hinkley Point C, un proyecto también liderado por EDF y la china CGN Mining Co. Ltd. (CGNMF), ha visto aumentar sus costes y no abrirá hasta 2027.

"Europa no es la única región que apuesta por la energía nuclear", explica Yun Bai, jefe de investigación de inversiones en factores de Vontobel. "En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (COP26), China, líder mundial en energía solar, eólica e hidroeléctrica, anunció la construcción de 150 nuevos reactores para 2035. Se trata de una enorme inversión de unos 440.000 millones de dólares, que hará avanzar al país hacia su objetivo de pasar de una economía intensiva en carbón a una economía neutra en carbono. Para dar una idea de la magnitud de la inversión china, considere que actualmente hay 440 reactores en funcionamiento en todo el mundo".

Estados Unidos, donde ya funcionan 93 reactores, también está invirtiendo más en energía nuclear. Actualmente se están construyendo dos reactores, y el mes pasado, la administración Biden lanzó un programa de 6.000 millones de dólares para mantener en funcionamiento los reactores actuales. Además, Estados Unidos tiene previsto invertir 600 millones de dólares para probar el potencial de los pequeños reactores modulares y los reactores nucleares avanzados.

La mayoría de las centrales nucleares que existen hoy en día son de tercera generación que utilizan principalmente reactores de agua a presión, que son relativamente ineficientes en el uso de la energía almacenada en la materia prima, ya que normalmente sólo utilizan entre el 5% y el 8% de la energía disponible, generando así una gran cantidad de residuos. Los reactores nucleares de cuarta generación, en cambio, están formados por un grupo de tecnologías diferentes, como los reactores avanzados de agua pesada y los reactores de sales fundidas, y pueden utilizar entre el 95% y el 98% de la energía disponible en el combustible, aunque todavía están lejos de su comercialización.

Facebook Twitter LinkedIn

Títulos Mencionados en el Artículo

Nombre TítuloPrecioCambio (%)Rating Morningstar
E.ON SE9,04 EUR-0,53Rating
EnBW Energie Baden-Wuerttemberg AG87,00 EUR-1,36
RWE AG Class A42,11 EUR-0,59Rating

Sobre el Autor

Valerio Baselli

Valerio Baselli  es Senior International Editor de Morningstar.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings