Batacazo de las acciones chinas tras el Congreso del Partido

El índice Hang Seng de Hong Kong ha marcado un mínimo en lo que va de año.

Kate Lin 25/10/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Xi Jinping

Tras la clausura del Congreso Nacional del Partido Comunista Chino el pasado fin de semana, el índice de referencia Hang Seng de Hong Kong cerró a la baja, terminando las dos últimas sesiones bursátiles en un nivel no visto en 13 años.  El desplome del lunes, de más del 6%, fue también la peor caída desde la crisis financiera mundial de 2008. Durante la noche, en EE.UU., los ADR chinos, seguidos por el índice S&P China ADR, cayeron un 13,7%.

Entre los listados de ADR, muchos de los que están en números rojos son empresas tecnológicas. Pinduoduo (PDD) se desplomó un 20,5% el lunes, mientras que sus rivales de gran capitalización Alibaba Group (BABA) y JD.com (JD) cayeron un 12,3% y un 13,1%, respectivamente. La caída no se limitó a la tecnología, ya que los fabricantes de vehículos eléctricos Li Auto (LI) y NIO Inc (NIO) también se desplomaron un 12-13%. ¿Qué ha pasado?

Lorraine Tan, directora de renta variable asiática de Morningstar, apunta a la remodelación política del partido gobernante en China. "La reacción negativa se debe a la decepción por el nuevo Comité Permanente del Partido Comunista de China, compuesto por siete miembros. Implica un enfoque más duro de la política de COVID y seguridad del país, posiblemente a expensas del crecimiento económico. Esto significa que es probable que el crecimiento del PIB sea menor en 2023".

 

El presidente Xi Jinping se queda para un tercer mandato

En el 20º Congreso del Partido, el presidente chino Xi Jinping anunció su tercer mandato al frente del PCC (como secretario general), del ejército (como presidente de la Comisión Militar Central) y del Estado (como presidente del gobierno). Xi también se ha convertido en el primer líder desde Mao Zedong que permanece al frente de estas tres organizaciones durante más de 10 años.

Otros nombramientos importantes son los de Li Qiang, que supervisó el cierre de Shanghái durante dos meses a principios de este año. Li va camino de convertirse en el próximo primer ministro, en sustitución de Li Keqiang, para asumir el papel centrado en la gestión económica.

"El aumento del riesgo también se debe a que se espera que la política del gobierno sea más opaca en el futuro. Esto implica mayor incertidumbre y riesgo", afirma Tan. En respuesta, parece que los inversores están vendiendo en corto las acciones chinas.

 

No todos son pesimistas sobre el crecimiento económico de China

Aidan Yao, economista sénior de AXA Investment Managers, se muestra menos pesimista y cree que esas opiniones proceden del extranjero y representan sólo una parte del mercado. "Algunos inversores (muchos de ellos en el extranjero) han estado cuestionando el efecto negativo de la política de Xi, como la prosperidad común, las regulaciones tecnológicas y el Zero-COVID", afirma.

Según él, los optimistas ven la concentración de poder en manos de un líder fuerte, seguido de sus leales capaces, como lo que se necesita para los desafíos de China. A pesar de la volatilidad a corto plazo, dijo, "sólo el tiempo dirá cuál de estas dos escuelas de pensamiento resultará correcta".

Yao cree que las implicaciones de la política a corto plazo salen "relativamente claras" y que la continuidad de la política es probablemente el tema clave de la gestión económica a corto plazo en China. "No vemos una salida apresurada de la política de Cero COVID, pero existe la posibilidad de que el "ajuste dinámico" de su aplicación se acelere después del Congreso del Partido. [No hay un giro de 180 grados en las políticas para el sector inmobiliario, pero el apoyo incremental continuará, haciendo que el sector sea menos lastre para el crecimiento del próximo año que de este". Además, cree que la política anticíclica seguirá siendo prudente, sin un estímulo "similar al de las inundaciones".

 

Los inversores podrían estar decepcionados con los anuncios

La remodelación política es una de las razones de la corrección de los mercados chinos y de los ADR, pero otra podría ser que los anuncios del Congreso del Partido no hayan satisfecho las expectativas de los inversores.

"Los inversores podrían haber esperado que las medidas de política económica china se ajustaran en el Congreso del Partido, pero como la reunión se centró sobre todo en los cambios de personal, la recuperación económica podría no llegar tan pronto como esperábamos", afirma Tai Hui, estratega jefe de mercado para APAC de J.P. Morgan Asset Management.

Mientras tanto, con el rendimiento del Tesoro a 10 años subiendo hasta casi el 4,2%, cree que el mercado seguirá siendo volátil, ya que está valorando una Reserva Federal aún más dura, en medio de las bajas expectativas de crecimiento de los beneficios.

 

Persiste la debilidad macroeconómica

La debilidad y el empeoramiento del sentimiento también tienen que ver con la situación macroeconómica nacional, ya que la política de cero COVID continúa, dando al mercado pocos motivos de alegría. Dado el bajo sentimiento actual y la disminución de la confianza de los inversores en el mercado, Pruksa Iamthongthong, director senior de inversiones en renta variable asiática de Abrdn, espera que la volatilidad persista a corto plazo. Actualmente, la cartera de renta variable asiática de Abrdn mantiene una posición infraponderada en China.

 

Para el maltrecho sector de Internet, cree que hay algunos puntos de inflexión a los que prestar atención. Entre ellos:

 

  • Progreso de la estrategia dinámica de cero-COVID en China;
  • Demanda de los consumidores y las empresas,
  • Orientación de las empresas chinas de Internet,
  • Mejora del entorno macroeconómico, político y normativo de China.

 

"También cabe destacar que el débil entorno macro no se traduce necesariamente en unos débiles fundamentos a nivel micro o corporativo", añade

Iamthongthong no es pesimista sobre la posibilidad de un cambio de rumbo. "Los últimos resultados del sector tecnológico en agosto también estuvieron en línea con nuestras expectativas de una perspectiva de debilitamiento de la demanda final a través de la cadena de suministro de tecnología. Las empresas de Internet lo hicieron mejor de lo esperado dado su reenfoque en la rentabilidad", añade.

Su preferencia sigue siendo el mercado interno de China. "Esto se debe a su alineación con temas estructurales a largo plazo en los que vemos vientos de cola políticos, a saber, la aspiración, la digitalización, la ecología, la salud y la riqueza, que tienen un largo recorrido y cuentan con el apoyo del gobierno", señala. 

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Kate Lin  es Data Journalist para Morningstar Asia.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings