Mi reflexión semanal: Esperando la capitulación

Mi reflexión semanal sobre lo que está ocurriendo en los mercados

Fernando Luque 07/10/2022
Facebook Twitter LinkedIn

En el comentario de la semana pasada decía que, tirando de la analogía de una piedra que cae en un pozo, aún no se había oído el sonido del mercado tocando fondo. ¿A qué me refería con eso? Pues que, de momento, no se ha producido la capitulación en esta caída del mercado.

Mi teoría es (puedo estar equivocado) que el mercado bajista en el que estamos inmerso es un mercado bajista de cierta consideración. No sé evidentemente hasta dónde pueden caer las cotizaciones, pero tengo la intuición de que aún no hemos visto los mínimos… siempre y cuando el guion de la Reserva Federal siga su curso. Ese guion es que los tipos van a seguir subiendo hasta estabilizar la inflación en unos niveles aceptables en torno al 2%. La palabra clave aquí es “estabilizar” porque sabemos que la inflación se irá moderando poco a poco (al calor de las subidas de tipos), pero no sabemos en qué nivel la Fed conseguirá estabilizarlos.

Esta hoja de ruta puede verse truncada por cualquier evento inesperado. Siempre hay que esperar lo inesperable en los mercados, sino pregúnteselo al Banco de Inglaterra que tuvo de repente que dar marcha atrás y empezar a comprar bonos para evitar un colapso en algunos fondos de pensiones británicos. Todo es posible, por supuesto, pero si todo va como previsto, lo normal es que los precios sigan cayendo.

Ahora bien, para volver a la cuestión de la capitulación, mi convencimiento es que en todo mercado bajista de consideración y prolongado en el tiempo (no como en el primer trimestre del 2020 en el ciertamente el mercado bajó de forma violenta, pero la caída no fue prolongada y además los bancos centrales fueron al rescate de las bolsas… de momento eso no tiene pinta de ocurrir… por culpa de la inflación) se debe producir una capitulación importante.

Algunos dicen que hoy en día el inversor está más preparado para soportar caídas importantes en bolsa y ponen como ejemplo la caída provocada por la pandemia donde no hubo capitulación. Mi argumento es que no hubo capitulación porque no fue una caída prolongada. No dio tiempo a que las emociones y las dudas afloraran a flor de piel. Fue un visto y no visto (¡apenas duró 1 mes).

 

Caída durante la pandemia

Pero la situación actual es distinta. Ya llevamos 9 meses de caída y no se ve luz al final del túnel. El último mercado bajista prolongado que vivieron las bolsas fue la gran crisis financiera del 2008. La caída se prolongó durante unos 18 meses.

 

Caída durante la crisis financiera

 

Y ahí sí que hubo capitulación. Si ponemos en un mismo gráfico la evolución del S&P 500 (en azul en el gráfico adjunto) y los flujos de fondos y ETFs en Estados Unidos (barras rojas) se puede apreciar cómo en febrero del 2009 el mercado se desplomó un 11% con fuertes salidas de dinero para seguir en marzo con salidas de dinero similares, pero con un fuerte rebote al alza, de casi el 9%. Ese fue el momento de la capitulación.

Es cierto que hubo también fuertes reembolsos en enero y octubre del 2008, pero no fueron acompañados por un rebote importante del mercado.

La capitulación debe reunir tres circunstancias: 1) fuerte caída del mercado; 2) fuerte salida de dinero y 3) fuerte rebote.

 

Flujos durante el 2009

 

Sin capitulación a la vista

¿Y cuál es la imagen que tenemos hoy en día en los mercados? Me preguntaréis. Si nos fijamos únicamente en los flujos de ETFs de renta variable americana, de momento, no se percibe miedo por parte de los inversores.

De momento NO HAY CAPITULACIÓN.

 

Flujos ETF

 

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings