Actualmente estamos experimentando dificultades intermitentes durante el registro de usuarios. Agradecemos su paciencia mientras resolvemos el problema.

¿Por qué especulamos?

El consejo de comprar y mantener no atrae a todos los inversores.

Sarah Newcomb 20/09/2022
Facebook Twitter LinkedIn

No cabe duda de que hay razones legítimas para especular de vez en cuando. Algunas operaciones son el resultado de una planificación a largo plazo y de la ejecución de una estrategia sólida. Sin embargo, repetidos estudios, incluido el informe anual “Mind the Gap” de Morningstar, demuestran que los inversores que operan activamente tienden a obtener un rendimiento inferior al del mercado. Si el trading es perjudicial, ¿por qué persiste el comportamiento de trading?

Como en la mayoría de las cosas que implican decisiones humanas, la respuesta es: "Depende". Hay al menos cuatro motivaciones distintas para el trading problemático. Desde el punto de vista emocional, tenemos los sospechosos habituales: el miedo y la codicia. Desde el punto de vista cognitivo, podemos señalar el exceso de confianza y la búsqueda de sensaciones. A continuación, ofreceré una breve descripción de cada una de ellas.

 

Miedo

"Sé lo que acordamos, pero no puedo permitirme perder más dinero", es un tema familiar para los asesores financieros durante los mercados bajistas. En el verano de 2020, tuve la oportunidad de asistir a una llamada entre los ejecutores y los beneficiarios de un fideicomiso. Los beneficiarios estaban preocupados por nuevas pérdidas y querían reducir significativamente su exposición a la renta variable. Al final, dado que los términos del fideicomiso limitaban mucho el porcentaje de dinero que se podía mover legalmente, la familia decidió mantener el rumbo. Un año después, estaban agradecidos por haberlo hecho.

Cuando se enfrentan al dolor de una pérdida significativa, algunos inversores están dispuestos a desviarse de su estrategia a largo plazo para reducir la incertidumbre en el momento. A largo plazo, esto suele ser una mala idea, ya que históricamente los mercados se han recuperado y han recompensado a los inversores por mantener el rumbo. En el momento, la sensación de poder de tomar medidas y la certeza de reducir la exposición al riesgo pueden parecer más valiosas que la posibilidad abstracta de futuros repuntes.

 

Codicia

El deseo es un poderoso motivador. Cuando los multimillonarios llenan las ondas con historias de cómo han convertido su fondo de jubilación de 2.000 dólares en 5.000 millones, es difícil no entusiasmarse con la inversión. Sin embargo, este tipo de ganancias son extremadamente raras, y la especulación que conduce a ellas se parece más a comprar billetes de lotería que a invertir.

La codicia puede frustrar a los inversores de forma similar al miedo. La emoción intensa nubla el juicio y confunde el pensamiento estratégico. La codicia lleva a algunos a invertir demasiado dinero en inversiones especulativas, o a subirse a la ola de ganancias, comprando más y más con la esperanza de llegar a la cima, para luego quedarse sin nada cuando el entusiasmo se enfría.

 

Exceso de confianza

El exceso de confianza es el grado en que un inversor sobrestima su capacidad de generar beneficios. Los estudios han relacionado el exceso de confianza con los sesgos de la memoria, la creencia de que uno tiene información o habilidades superiores, el aprendizaje de lecciones erróneas de éxitos pasados, el sesgo de confirmación, el pensamiento ilusorio, el género y la falta de consideración de las incógnitas. [1], [2], [3], [4] Todas estas cosas pueden sumarse a la creencia de que sabemos más que el mercado.

La ironía es que el exceso de confianza lleva a operar con frecuencia, y el operar con frecuencia lleva a obtener un rendimiento inferior. [5] Así pues, cuanto más "informado" crea estar y más confiado esté en que sus conocimientos y habilidades le ayudarán a vencer al mercado, más probable será que pierda dinero en comparación con los que ignoran toda esa información especial y no hacen nada.

 

Búsqueda de sensaciones

Por último, hablemos de uno de los secretos más conocidos en el mundo de la inversión: jugar en bolsa es una descarga de adrenalina.

Por mucho que hablemos de comprar y mantener como un método superior para generar rendimientos a lo largo del tiempo, la realidad es que mucha gente no está interesada en un largo y lento camino hacia la riqueza final. Lo que hace que mucha gente se interese por el mercado de valores es la posibilidad de ganar dinero rápido y la búsqueda de multiplicar su dinero por 10, 20 o 100. [6]

Los especuladores se sienten más atraídos por las acciones que tienen cualidades similares a las de la lotería, como el alto riesgo idiosincrático y la alta volatilidad. Las acciones de un centavo, los bonos basura y los "memes" atraen a los especuladores de alto riesgo. La idea es la misma que la de jugar a la lotería o ir a un casino: Con cada operación, tiene una alta probabilidad de una pequeña pérdida (su inversión inicial) y una pequeña probabilidad de una ganancia astronómica. Parte de la atracción de este tipo de operaciones es el puro valor de entretenimiento. [7]

Hay mucho que desmenuzar en lo que respecta a las apuestas bursátiles, y seguramente lo haremos en futuros artículos. Por ahora, sólo tengo dos puntos que señalar. En primer lugar, el juego y la inversión son juegos diferentes, y se juegan con reglas diferentes. Lo he dicho antes, pero vale la pena reiterarlo: la especulación es legal y divertida, pero no es lo mismo que la inversión a largo plazo y no debería hacerse con los ahorros de toda la vida.

 

Resumiendo

Para terminar, a pesar de la gran cantidad de pruebas que demuestran que el trading es peligroso para nuestra riqueza, muchos de nosotros seguimos haciéndolo. El operador temeroso quiere reducir la incertidumbre y el dolor de la pérdida. El especulador codicioso quiere aumentar sus ganancias. El operador con exceso de confianza cree que tiene conocimientos o habilidades superiores, y el jugador ama la emoción del trading.

No todos los inversores están motivados por las mismas cosas. Si sabe qué es lo que impulsa su propio comportamiento, tendrá más posibilidades de mejorarlo empleando estrategias para contrarrestar los prejuicios, gestionar las emociones y reducir el potencial de daño significativo.

 

[1] Barber, B. M., & Odean, T. (2000). Trading Is Hazardous to Your Wealth: The Common Stock Investment Performance of Individual Investors. The Journal of Finance, 55(2), 773–806.

[2] Gervais, S., & Odean, T. (2001). Learning to Be Overconfident. The Review of Financial Studies, 14(1), 1–27.

[3] Glaser, M., & Weber, M. (2007). Overconfidence and trading volume. The Geneva Risk and Insurance Review, 32(1), 1–36. http://www.jstor.org/stable/41953463

[4] Walters, D. and Fernbach, P. (2021) Investor memory of past performance is positively biased and predicts overconfidence, PNAS, 118(36).

[5] Barber, B. M., & Odean, T. (2000). Trading Is Hazardous to Your Wealth: The Common Stock Investment Performance of Individual Investors. The Journal of Finance, 55(2), 773–806. 

[6] This is a term coined by the folks over at the Motley Fool to indicate a stock that returns 100 times your initial investment.

[7] Dorn, D., & Sengmueller, P. (2009). Trading as Entertainment? Management Science, 55(4), 591–603.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Sarah Newcomb  Sarah Newcomb es economista del comportamiento para Morningstar.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings