¿Por qué el Rating ESG de Tesla es tan malo?

La compañía, sin embargo, está cada vez más atenta a los accionistas.

Ruth Saldanha 20/05/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Tesla charging infrastructire

Elon Musk ha puesto su mirada sobre la sostenibilidad, calificándola de "estafa" después de que Tesla TSLA haya sido expulsada de un índice de sostenibilidad muy seguido. Pero lo que el director ejecutivo de Tesla ignora es que la inversión sostenible va más allá de las empresas que fabrican productos centrados en el medio ambiente, como hace Tesla. Las otras dos patas del taburete de la inversión "ESG" son las cuestiones sociales y de gobernanza, y ahí es donde Tesla se queda corta.

S&P Global decidió sacar el fabricante de automóviles de la versión sostenible de su índice insignia S&P 500, citando la débil gestión de la empresa acerca de una investigación federal sobre múltiples muertes relacionadas con sus coches de auto-conducción y las denuncias de discriminación racial así como las malas condiciones de trabajo en su fábrica de Fremont, California.

S&P escribió que mientras la industria de automóviles y componentes había experimentado un aumento en su puntuación ESG, que es una calificación crítica para la sostenibilidad de una empresa, la puntuación de Tesla era estable y disminuyó en relación con sus competidores.

Como reacción, Musk tuiteó que la medida se producía "¡A pesar de que Tesla está haciendo más por el medio ambiente que cualquier otra empresa!". También calificó como "estafa" a la inversión ESG.

S&P señaló que revisaría regularmente a Tesla y abrió la puerta a su reincorporación "en los próximos años". Las acciones de Tesla han bajado mucho desde que el consejo de administración de Twitter aceptó la oferta de Musk de comprar la empresa de redes sociales y llevarla a la bolsa, y Musk vendió acciones de la empresa para financiar la compra. Las acciones cotizaron recientemente a un precio de 709 dólares, por debajo de la estimación de valor razonable de Morningstar de 750 dólares por acción.

Sustainalytics, una empresa de datos y análisis de sostenibilidad propiedad de Morningstar, otorga a Tesla una calificación de riesgo ESG medio, citando una débil gobernanza del producto y otros problemas.

La acción de S&P ilustra las tensiones actuales en el mundo de la inversión sostenible. Tesla, como uno de los mayores fabricantes de coches eléctricos, en teoría debería tener una alta calificación de sostenibilidad. Pero las calificaciones ESG tienden a centrarse en el riesgo ESG, es decir, en identificar qué factores son importantes para una empresa y luego incorporarlos en una evaluación de las acciones.

Esto es diferente de su impacto potencial, o de los efectos de una inversión en el mundo en general. Sin duda, hay más medidas de impacto en camino. Y muchos sostienen que las empresas que incorporan el riesgo ESG en sus operaciones empiezan a comportarse automáticamente como mejores ciudadanos corporativos.

 

Más allá de la E

Luego está la tensión sobre si estos factores deben ir juntos en una sola calificación. Al fin y al cabo, Tesla tiene un riesgo mucho menor que los fabricantes de automóviles tradicionales en aspectos como las emisiones de carbono de las flotas o la normativa correspondiente.

Tesla empujado a toda la industria automovilística mundial a centrarse en la tecnología de los vehículos eléctricos, y Tesla Energy es una de las mayores empresas de paneles solares de Estados Unidos. Por ejemplo, Sustainalytics señala que el 89% de los ingresos de Tesla están relacionados con la acción climática y que Tesla contribuye a algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. La mayoría de los consumidores, de hecho, piensan en Tesla como el epítome de lo "verde".

El creciente énfasis de los inversores en ESG en los intereses de las partes interesadas está afectando a la calificación. Tesla tiene un pobre historial en cuestiones laborales y de capital humano. Recientemente, el Departamento de Empleo y Vivienda Justos de California (California Department of Fair Employment and Housing) demandó a la empresa tras las reclamaciones de cientos de trabajadores que afirmaban haber sido objeto de discriminación, incluido el uso de insultos racistas por parte de los compañeros de trabajo.

La escasa seguridad de sus coches de autoconducción se suma a los problemas ESG de Tesla. En 2021, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos inició una investigación sobre los accidentes relacionados con el software de autopilotaje "Full-Self Driving" de Tesla, que afectó a más de 765.000 vehículos, y casi todos sus coches en China fueron retirados del mercado. Además, Tesla no ha proporcionado históricamente informes transparentes sobre las emisiones de carbono, el uso del agua o las prácticas de gestión de residuos.

Mientras tanto, Musk, que posee alrededor del 15% de las acciones de Tesla, es un tuitero frecuente, y sus comentarios impactan en el precio de las acciones de Tesla y exponen a Tesla a las demandas de los accionistas y a la investigación. En 2018, llegó a un acuerdo con la Comisión de Valores y Bolsa después de reflexionar sobre si debería llevar a Tesla a bolsa.

"Tesla hace un producto que claramente nos ayudará a la transición a una economía baja en carbono", dice Jon Hale, director de investigación de sostenibilidad para América en Sustainalytics. "Pero la empresa tiene otros problemas que preocupan a los inversores de ESG en la gobernanza de su producto, las relaciones laborales, una demanda por discriminación racial y el gobierno corporativo".

El mayor riesgo de todo esto es para la reputación de la empresa.

"Una gran parte del éxito de Tesla es su capital de reputación, como empresa que ayuda con el problema del clima", dice Driss Lembachar, que sigue a Tesla para Sustainalytics. "Las exclusiones de los índices ponen de manifiesto otros problemas en el aspecto social y de gobernanza que pueden dañar la ventaja de reputación, o el capital de reputación". 

Ese riesgo aumenta "aún más" a medida que Tesla se expande, dice Lembachar. Este año, Tesla ha abierto giga factorías en Texas y Alemania. En esta última, las tradiciones de sindicalización son más fuertes. 

 

Tesla empieza a escuchar a los inversores

El movimiento de S&P afecta a los accionistas, incluidos los accionistas de un ETF como el Xtrackers S&P 500 ESG ETF, que se basa en el índice. Tesla no está incluida en ninguno de los índices de sostenibilidad de Morningstar. "El proceso de selección que prioriza el bajo riesgo ESG hace que no sea elegible", dice Dan Lefkovitz, estratega de productos de índice en Morningstar.

A pesar de todo lo que Musk ha hecho frente a los accionistas, la empresa está mejorando su sostenibilidad, dice John Streur, director ejecutivo de Calvert Research & Management, la firma de inversión sostenible propiedad de Morgan Stanley.

"Tesla es una empresa dirigida de forma muy agresiva, con una enorme ambición, están impulsando un cambio positivo hacia la electrificación a nivel mundial, y están presionando a todas las empresas de automóviles del mundo", dice Streur.

La empresa está respondiendo a los accionistas. El año pasado, una resolución presentada por Calvert en la que se pedía a Tesla que proporcionara más datos sobre los esfuerzos en materia de diversidad, equidad e inclusión obtuvo la mayoría de los votos en la reunión anual de Tesla. Este año, en la página 36 de su informe de impacto, Tesla proporcionó datos detallados de EEO-1 de sus archivos con la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo de Estados Unidos.

"No estamos en desacuerdo con que tengan que progresar, pero vemos muchas mejoras positivas", dice Streur.

Nia Impact Capital, una empresa de inversión sostenible, también presentó una propuesta que se quedó a las puertas del apoyo mayoritario el año pasado, en la que pedía a Tesla que informara sobre su uso del arbitraje obligatorio, en el que los empleados deben someterse a un arbitraje en lugar de presentar sus reclamaciones ante los tribunales. La directora ejecutiva de Nia, Kristin Hull, dice que la empresa ha vendido la mayor parte de sus acciones de Tesla.

"Tenemos una falta de confianza en la gobernanza y en los mensajes de la cúpula", dice Hull.

NIA conserva algunas acciones en su "cartera activista" y tiene la intención de proponer otra resolución sobre el arbitraje obligatorio en casos de discriminación racial. El movimiento de S&P "para la industria [ESG] en general es realmente genial. Aquí se muestra la responsabilidad".

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Ruth Saldanha

Ruth Saldanha  es senior editor para Morningstar.ca

 
 

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings