¿Qué es el riesgo y cómo gestionarlo?

Son tiempos complicados para los inversores, pero el riesgo es notoriamente difícil de medir y puede ser profundamente personal.

Ben Johnson 17/05/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Riesgo

¿Está preparado para sufrir lo que podría ser un tramo duro para los mercados mundiales? Aquí le ayudaré a familiarizarse con el riesgo: definiéndolo y discutiendo cómo se mide, cómo lo experimentan los inversores y cómo pueden tratar de gestionarlo.

 

Coeficientes inciertos

Las definiciones más comunes del riesgo a nivel de inversión se basan en la incertidumbre. ¿Qué probabilidad hay de que los rendimientos de una inversión se desvíen de los previstos, y en qué medida? Hay una variedad de formas de medir esta probabilidad, la más común de las cuales he mencionado antes: la desviación estándar de los rendimientos o volatilidad. Esta cifra ayuda a los inversores a comprender la amplitud con la que las rentabilidades pueden fluctuar en torno a su media. Es una métrica sencilla, ampliamente aceptada y profundamente insatisfactoria.

La desviación estándar se queda corta en varios aspectos. Considera que el riesgo a la baja (el malo) y el riesgo al alza (el bueno) son iguales. Además, la desviación estándar no mide la forma de la distribución de los rendimientos, ni dimensiona directamente la magnitud de los eventos de cola, aquellos episodios que provocan la mayor euforia o el mayor pánico.

Por supuesto, otras medidas de riesgo subsanan estas deficiencias. Entre las medidas que diferencian entre la volatilidad buena y la mala se encuentran el ratio de Sortino y el riesgo Morningstar. El ratio de Sortino es una variante del ratio de Sharpe, la medida más común de los rendimientos ajustados al riesgo. Ambos ratios incluyen en el numerador el exceso de rentabilidad sobre el tipo libre de riesgo. Pero mientras que el ratio de Sharpe incluye la desviación estándar en el denominador (que, de nuevo, trata el riesgo bueno y el malo como iguales), el ratio de Sortino sólo divide por la desviación a la baja. Esto ofrece una imagen más precisa de la rentabilidad de una inversión por unidad de riesgo "malo".

El Riesgo Morningstar considera el riesgo de forma un poco diferente. No ignora por completo el riesgo bueno, sino que pone mayor énfasis en el riesgo malo. Esta medida, que se calcula en relación con los fondos de la misma categoría Morningstar, se incluye en la rentabilidad ajustada al riesgo Morningstar, que es la base del rating Morningstar para los fondos. Aunque ambas medidas diferencian entre el riesgo bueno y el malo, no captan lo peor de lo peor.

La forma más común de dimensionar el aguijón de la cola izquierda de la distribución de rentabilidades (la mala) es la pérdida máxima. La pérdida máxima capta el descenso de pico a pico de una inversión durante un periodo determinado. Aunque no es el peor escenario posible (eso sería perderlo todo), puede dar una idea de cuánto dolor puede haber en un mercado bajista.

Aunque todas estas medidas de riesgo tienen cierto grado de utilidad a la hora de enmarcar las expectativas de los inversores, creo que siguen siendo inadecuadas. No creo que el riesgo pueda medirse adecuadamente en una hoja de cálculo.

 

¿Cuál es el verdadero riesgo?

El verdadero riesgo reside en cómo respondemos a las subidas y bajadas del mercado. La volatilidad que las cifras anteriores intentan explicar es el resultado neto de las acciones de los seres humanos de carne y hueso. Todos respondemos a las señales de nuestro entorno. Estas señales son generadas e interpretadas por un trozo de materia gris que está conectado para la supervivencia. Somos seres con aversión al riesgo por naturaleza. El verdadero riesgo es que hagamos lo incorrecto en el momento equivocado y nos desviemos del camino para alcanzar nuestros objetivos. Es imposible transmitir eso con datos.

Este concepto de riesgo es absurdo de medir porque es profundamente personal. La forma en que los inversores experimentan y responden al riesgo varía en función de la personalidad, las circunstancias y la experiencia. El apetito por el riesgo de los inversores puede fluctuar con el mercado. También puede cambiar con el tiempo.

La tolerancia al riesgo de los inversores depende en parte de su personalidad. Algunas personas están predispuestas a buscar el riesgo, ya sea en los mercados o saltando de un avión. Otros prefieren ir a lo seguro, con los pies en el suelo. También están los paracaidistas que guardan su dinero bajo el colchón. La cuestión es que el riesgo es personal.

Por supuesto, las circunstancias de los inversores también afectan a su voluntad y capacidad de asumir riesgos. Los inversores que han acumulado importantes activos financieros tienen probablemente una mayor capacidad para asumir riesgos, pero pueden desear preservar su capital y, por tanto, estar menos dispuestos a asumir más riesgos.

La capacidad de los inversores para asumir riesgos también depende del horizonte temporal. Los recién licenciados que cotizan por primera vez al plan de pensiones de su empresa tienen una amplia capacidad de asumir riesgos, dado que probablemente tienen décadas para ahorrar e invertir antes de jubilarse. Los inversores que se acercan a la jubilación pueden tener una capacidad relativamente menor de asumir riesgos al pasar de acumular activos financieros a depender de ellos para el gasto de la jubilación. Ninguna de estas consideraciones se recoge en las medidas de riesgo habituales.

La experiencia de los inversores también influirá en su relación con el riesgo. Las personas que han perdido grandes sumas en el mercado en el pasado pueden sentirse incómodas a la hora de asumir riesgos en el futuro. Los empresarios pueden sentirse más cómodos con el riesgo que los asalariados.

Las actitudes sobre el riesgo cambiarán con los mercados y evolucionarán con el tiempo. Si me preguntan el 31 de diciembre de 2019, años después de un mercado alcista, durante un periodo de relativa calma, que califique mi disposición a asumir riesgos, les diré que estoy encantado de asumirlos. Pregúntame de nuevo tres meses más tarde, en las profundidades de la caída impulsada por el coronavirus, y probablemente sería un poco menos arrogante. Nuestras actitudes hacia el riesgo siempre cambian.

 

Cómo gestionar el riesgo

Hay varias formas de gestionar el riesgo de las inversiones. Yo las clasificaría en tres categorías: asignación de activos, selección de inversiones y comportamiento. Lo ideal es que los dos primeros optimicen el tercero. Quizá la forma más eficaz de gestionar el riesgo sea seleccionar una combinación adecuada de activos. Los inversores con un mayor umbral de dolor deberían favorecer las acciones. Los más aprensivos deberían inclinarse por los bonos y el efectivo. Lograr un equilibrio adecuado es complicado. El hecho de que a un inversor no le gusten los altibajos del mercado de valores no significa que pueda permitirse el lujo de saltárselos si quiere alcanzar sus objetivos.

En este momento del ciclo de mercado, tiene sentido revisar la asignación de activos. A pesar de la reciente venta de acciones y bonos, dado el rendimiento relativo de las acciones en la última década, lo más probable es que muchos inversores tengan una gran cantidad de acciones y poca cantidad de bonos. Si este es el caso, puede ser el momento de reequilibrar a una combinación más adecuada. La combinación adecuada dependerá en última instancia de muchas de las circunstancias descritas anteriormente (tolerancia al riesgo, capacidad de asumirlo, personalidad, experiencia, etc.).

La selección de las inversiones es otra palanca de la que pueden tirar los inversores para ajustar su riesgo. Las acciones de gran capitalización suelen ser menos arriesgadas que las de pequeña capitalización. Las acciones estadounidenses serán menos volátiles que las de los mercados emergentes. Los bonos del Estado son más seguros que los bonos corporativos.

Por último, una de las fuentes de riesgo más importantes es la que miramos en el espejo cada día. Las malas decisiones sobre la asignación de activos y/o la selección de inversiones pueden desviarnos fácilmente del camino. Por lo tanto, estas dos decisiones deben optimizar el comportamiento. La mejor cartera es la que es más probable que se mantenga cuando las cosas se ponen feas en los mercados. Tratar de resolver esto es la mejor manera de gestionar el mayor riesgo de todos.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Ben Johnson  Ben Johnson is Morningstar’s Director of European ETF Research.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings