Emergentes: el auge de las materias primas puede no ser suficiente

A nivel mundial, los mercados en desarrollo siguen sufriendo mientras China lucha contra la nueva ola de Covid.

Valerio Baselli 05/05/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Emergentes

Europa del Este intenta tímidamente encontrar el camino de vuelta al alza, pero el camino de la recuperación no es nada fácil. En el último mes, el índice Morningstar EM Europe ha repuntado un 4,5%, contrarrestando la tendencia de los mercados emergentes mundiales (el índice Morningstar Emerging Markets ha perdido un 1,1%). Sin embargo, el rendimiento desde principios de año sigue en rojo: -72% para Europa Emergente.

Al mismo tiempo, tras las ganancias de marzo, los mercados latinoamericanos se han visto afectados por la toma de beneficios, y el índice Morningstar EM Americas ha caído un 11,4% en los últimos 30 días (en euros a 2 de mayo de 2022).

 

El papel de las materias primas

El conflicto entre Rusia y Ucrania ha exacerbado una tendencia inflacionista que ya estaba en marcha, haciendo subir los precios de la energía y de las materias primas agrícolas. Unas pocas cifras bastan para comprender la importancia de estos dos países en el comercio mundial de materias primas.

Rusia es uno de los principales proveedores mundiales de materias primas en el sector energético (Moscú representa casi el 10% de las exportaciones mundiales de petróleo y el 6% de las de gas), metales (45% de las exportaciones mundiales de paladio y 15% de las de platino) y productos alimenticios (5% de las exportaciones mundiales de trigo).

Ucrania, por su parte, es especialmente importante para la producción de bienes agrícolas: por sí sola representa el 10% de las exportaciones mundiales de trigo, el 14% de las de maíz, el 17% de las de cebada y el 51% de las de aceite de girasol. Gran parte de la producción de estas materias primas se lleva a cabo en zonas de Ucrania donde actualmente hay guerra, lo que pone en peligro no sólo las exportaciones de este año, sino también las perspectivas para las temporadas futuras.

En este contexto, cabría esperar que los países emergentes, al menos los grandes exportadores de materias primas, se beneficiaran. En realidad, el impacto ha sido limitado hasta ahora. ¿Por qué?

"Los países emergentes (o parte de ellos) se benefician de la subida de los precios de las materias primas, especialmente cuando ésta es impulsada por el crecimiento de la demanda, es decir, es el resultado de un auge económico mundial", se lee en una nota del equipo de CEE & Global Emerging Markets de Raiffeisen Capital Management. "Pero en este momento la principal causa de las subidas de precios se debe a problemas de suministro (falta de inversión, sanciones, interrupciones en la cadena de suministro). Esto, además, es también un fuerte indicio de que los bancos centrales poco pueden hacer contra la actual dinámica de la inflación con subidas de tipos de interés y restricción de la liquidez y que el riesgo de estanflación es cada vez mayor."

En general, sin embargo, la reacción del mercado en el entorno actual no se ha desviado de lo observado en ocasiones anteriores. "Las zonas más afectadas han sido, sin duda, las limítrofes con el conflicto, una parte de la Europa emergente (Hungría, Polonia, República Checa, etcétera) perjudicada no sólo por las importaciones de Rusia y Ucrania, sino también a través de otros canales de la economía, como el turismo", explican en una nota Marco Piersimoni y Flora Dishnica, de Pictet Asset Management.

"Luego hay algunos países emergentes que se ven muy afectados debido a la dependencia de las importaciones agrícolas de Rusia y Ucrania, como Egipto y Turquía, así como otras economías más pequeñas que dependen significativamente de las importaciones agrícolas de Rusia y Ucrania, como Pakistán, Bangladesh, Libia, Marruecos y Túnez. Sin embargo, en conjunto, estos países tienen una importancia muy marginal en cuanto al universo invertible, dado que algunos de ellos ni siquiera son accesibles para los inversores extranjeros".

La India, que también es importadora neta de bienes, se ve afectada, por un lado, por el aumento de los precios de los fertilizantes, fundamentales para la producción nacional de bienes agrícolas como el trigo y el arroz, necesarios para cubrir las necesidades internas; por otro lado, al mantener un comercio activo con Rusia, importa petróleo con contratos de descuento que deberían contribuir a mitigar el efecto inflacionista del aumento de los precios de la energía.

"Los países importadores de energía y alimentos sufren, por tanto, tanto los efectos directos del aumento del coste de suministro de estos bienes, como el efecto secundario a través del canal de la inflación que, al aumentar en casi todas partes, presiona sobre las políticas económicas internas", indica el análisis de Pictet.

 

China entre el Covid y la desglobalización

Entre los grandes importadores de materias primas, China es una excepción, ya que su relación comercial con Rusia sigue siendo plena por el momento. También es posible que China utilice su condición de "último comprador" para abastecerse de muchas materias primas rusas a precios bajos. Hay que decir, sin embargo, que China aplica una política muy estricta de COVID cero, lo que está provocando una fuerte ralentización de la actividad económica del país y una posible presión a la baja sobre la demanda de materias primas (de las que el país es uno de los principales consumidores del mundo).

"La gravedad de la situación está provocando una congestión sin precedentes en muchos sectores", explica Gilles Seurat, gestor de carteras de La Française AM. "Debido a las estrictas medidas anti-Covid, una parte importante de los trabajadores portuarios y de los camioneros están ausentes. En Shanghái, más de 300 barcos esperan para descargar mercancías, frente a sólo 50 en febrero. La situación ha empeorado y es incluso peor que en 2020 y 2021".

Por tanto, el consumo de petróleo está disminuyendo en China a medida que se reducen los desplazamientos en coche privado. Los viajes en avión también están cayendo en picado, con sólo uno de cada cuatro vuelos nacionales programados. Todos estos factores pesan, naturalmente, sobre la demanda de petróleo, que los analistas de Bloomberg estiman que caerá un 9% en abril de 2022 (el equivalente a 1,2 millones de barriles diarios) en comparación con abril de 2021.

El mercado bursátil chino atraviesa un periodo difícil. El índice Morningstar China ha perdido un 10,1% desde principios de año, un 0,3% en el último mes (en euros, a 2 de mayo de 2022). En la primera quincena de marzo, en particular, la renta variable china quedó rezagada respecto a sus homólogas mundiales en unos 20 puntos.

Desde el 26 de abril, la renta variable china ha recuperado parcialmente el terreno, aunque con un rendimiento inferior al de los mercados mundiales. Sin embargo, "las indicaciones del mercado para el futuro próximo son relativamente positivas", afirma Thibaut Dorlet, gestor de fondos senior de Candriam. "Esperamos que los casos de Covid disminuyan a medida que el tiempo sea más cálido y se suavicen las medidas de confinamiento.

Con los estímulos fiscales y monetarios que ya han contribuido a impulsar el PIB del primer trimestre por encima de las expectativas (+4,8% interanual), habrá nuevas medidas: el Banco Central de China (PBOC) recortará el coeficiente de reservas obligatorias (RRR) de los bancos en 25 puntos básicos y el coeficiente de reservas obligatorias de los depósitos en moneda en un 1%."

Según el gestor de Candriam, a pesar de un entorno mundial difícil para los activos de riesgo, la renta variable china podría superar a la mundial en los próximos meses, ya que el flujo de noticias positivas, junto con la flexibilización de las políticas monetarias y las condiciones crediticias alentadoras, podrían apoyar a la renta variable china, a diferencia de otras regiones en las que las condiciones financieras se han endurecido (Estados Unidos, Europa). Sin embargo, a largo plazo, la renta variable china podría enfrentarse a dificultades estructurales debido al proceso de "desglobalización" que se ha acelerado tras la pandemia y la guerra de Ucrania.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Valerio Baselli

Valerio Baselli  es Senior Editor de Morningstar.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings