¿Podrá Europa reducir su dependencia del gas ruso?

Creemos que la opción más probable, más allá del gas natural licuado y de la mejora de las instalaciones de almacenamiento, es volver a la generación con carbón.

Stephen Ellis 09/03/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Gas naturalA medida que avanzan los acontecimientos en el conflicto entre Rusia y Ucrania, los inversores y otras partes interesadas europeas se preguntan ahora si es factible poner fin a la dependencia europea del gas ruso.

Para ser claros, lo vemos como un escenario altamente improbable, pero el análisis de cómo Europa puede lograr una tarea tan masiva tiene importantes ideas para los inversores. En 2021, Rusia representará aproximadamente el 45% de las importaciones de gas de Europa y el 40% de su consumo total de gas, y muchos países dependerán casi por completo del gas ruso. El consumo total de gas ruso por parte de Europa en 2021 fue de unos 155.000 millones de metros cúbicos.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) publicó recientemente un plan de 10 puntos para reducir la dependencia europea del suministro ruso, y vemos que algunas de sus propuestas son realistas, mientras que otras no lo son. A grandes rasgos, parece que las mejores opciones a corto plazo son el gas natural licuado (GNL) y el cambio de gas a carbón, lo que supondría grandes costes financieros (unos 200.000 millones de euros) y relacionados con las emisiones para los consumidores europeos, mientras que otras opciones requerirían años de inversión para llevarse a cabo.

 

La mirada puesta en el GNL

El mayor y más importante componente del plan es una mayor dependencia del gas natural licuado (GNL), que consideramos principalmente estadounidense. Lo consideramos realista, ya que se trata de una importante fuente de suministro que puede responder con relativa rapidez a un desvío de los flujos mundiales para satisfacer la demanda.

La AIE sugiere unos 30.000 millones de metros cúbicos de suministro adicional, pero la empresa noruega de investigación Rystad estima que son 70.000 millones de metros cúbicos, entre el 19% y el 45% del suministro ruso. Como resultado de la mayor demanda europea de GNL, esperamos que los enormes márgenes de comercialización de GNL generen un exceso de beneficios de entre 1.700 y 1.800 millones de dólares para la empresa estadounidense de GNL Cheniere (LNG) este año. La gran afluencia de flujos de caja a corto plazo ha hecho que nuestras estimaciones de valor razonable aumenten para Cheniere Energy a 118 dólares por acción y para Cheniere Energy Partners a 50 dólares por unidad, desde 104 dólares por acción y 44 dólares por unidad, respectivamente. 

La paralización de la certificación del gasoducto Nord Stream 2 elimina unos 40.000 millones de metros cúbicos de suministro que podrían haber estado en línea en 2023, lo que complica las cosas. Sin embargo, dado que los precios del gas parecen prever una interrupción del suministro de gas, observamos que la interrupción de la circulación del gas ruso a través de Ucrania durante dos semanas solo afectaría a unos 2.000 millones de metros cúbicos, una cantidad fácilmente cubierta por otras fuentes.

 

Problemas de almacenamiento

La siguiente propuesta más realista es la de aumentar la cantidad de gas almacenado en Europa para disponer de un mayor colchón para las reducciones invernales. La AIE sugiere un 90% de capacidad para el 1 de octubre, mientras que una propuesta de la Comisión Europea se sitúa en el 80%, frente al 29% actual.

Aunque se calcula que Gazprom controla un tercio del almacenamiento de gas en Europa, por lo que probablemente implicaría el uso de gas ruso, los planes contemplan la imposición de nuevos impuestos a los proveedores de energía y el uso de los ingresos para acelerar las inversiones en capacidad de energía renovable.

El resto de las propuestas de la AIE parecen más difíciles, en nuestra opinión. Unos 15.000 millones de metros cúbicos de contratos de importación de gas de Gazprom con la UE expiran a finales de 2022. Aunque la AIE parece pensar que este suministro podría sustituirse por una fuente alternativa, seguimos pensando que la mejor fuente es probablemente el GNL. La AIE también pide que se acelere la inversión en energía eólica, solar, bioenergía y nuclear, así como que se mejore la eficiencia sustituyendo las calderas de gas, pidiendo a los consumidores que conserven y mejorando la huella energética de los edificios.

Parte del reto de estas propuestas es que la reducción prevista para cada una de ellas es bastante pequeña, entre 2.000 y 13.000 millones de metros cúbicos anuales, lo que significa que necesitaríamos múltiples propuestas para tener éxito y acercarnos a la materialidad del suministro de GNL.

Otros retos son el hecho de que algunos países, como Alemania, están eliminando la energía nuclear. Aumentar el uso de las energías renovables sin resolver el problema del almacenamiento en baterías para hacer frente a la naturaleza intermitente del suministro renovable parece invitar a que se repita lo que impulsó los desafíos iniciales en 2021 de la baja velocidad del viento.

 

¿Vuelve el carbón?

De hecho, creemos que la opción más probable, más allá del GNL, es el regreso a la generación con carbón. La AIE calcula que podrían obtenerse unos 22.000 millones de metros cúbicos (el 14% del suministro ruso) a costa de mayores emisiones de gases de efecto invernadero. Es probable que el coste de utilizar más carbón, así como el GNL, sea doloroso para los consumidores europeos, ya que los costes más elevados se trasladan directamente a ellos, lo que obliga a los gobiernos a evaluar si pueden proporcionar algún tipo de ayuda financiera (la AIE calcula que se necesitan unos 200.000 millones de euros).

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Stephen Ellis  Stephen Ellis es analista del sector de utilities y energía para Morningstar.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings