Actualmente estamos experimentando dificultades intermitentes durante el registro de usuarios. Agradecemos su paciencia mientras resolvemos el problema.

¿Por qué las mujeres invierten menos que los hombres?

La desigualdad de ingresos es la causa principal.     

Sarah Newcomb 08/03/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Mujeres en la inversióm

A medida que cambian las tendencias demográficas y las normas sociales, también cambia la forma en que los hogares toman sus decisiones financieras.

No sólo se espera que las mujeres controlen una gran parte de los activos de los baby boomers en los próximos años, sino que un número creciente de estudios señala cómo las mujeres también desempeñan un papel más importante en las decisiones financieras del hogar y se convierten en una fuente de ingresos cada vez más importante.

A pesar de ello, aunque cada vez son más las mujeres que se enriquecen, los estereotipos comunes siguen siendo muy importantes.

En nuestra última investigación, nos hemos centrado en lo que hay detrás de estas concepciones de mujeres inversoras y, al hacerlo, hemos identificado posibles formas en las que los profesionales financieros pueden servir mejor a las clientas.

 

El sector financiero no está preparado

Investigaciones anteriores sugieren que las mujeres pueden sentirse incomprendidas en el mundo de las finanzas, lo que puede estar en el origen de su comportamiento. La investigación reveló varios hechos clave.

Las mujeres inversoras son un 18% más propensas que los hombres a considerar un cambio de asesor financiero, y el 70% de las mujeres inversoras viudas cambiaron de asesor en el plazo de un año tras la muerte de su pareja.

Los asesores eran un 40% más propensos a exigir a las mujeres inversoras que les transfirieran su cuenta antes de darles un asesoramiento específico, en comparación con los hombres inversores, lo que puede basarse en la suposición de que las mujeres son más crédulas.

Las mujeres inversoras señalaron que sus asesores daban por sentado que tenían una baja tolerancia al riesgo y que estaban interesadas en los fondos sostenibles. En consecuencia, a las mujeres se les ofrece un conjunto limitado de opciones de inversión.

En nuestra investigación, nos propusimos disipar algunos de los conceptos erróneos sobre cómo invierten las mujeres y ayudar a los asesores a gestionar las necesidades y expectativas de las clientas.

 

¿Qué determina el comportamiento inversor?

Encuestamos a 907 residentes en Estados Unidos (437 mujeres) para medir la salud financiera, el comportamiento y las actitudes.

En un análisis de los datos por género, encontramos que la mayoría de las diferencias hipotéticas entre los inversores masculinos y femeninos en el comportamiento de ahorro e inversión desaparecen cuando se tiene en cuenta el nivel de ingresos.

Las diferencias que persistieron fueron principalmente de actitud y sugieren humildad, compostura y una brecha de confianza.

A primera vista, los hombres y las mujeres parecen tener actitudes y comportamientos financieros muy diferentes. En término medio, los hombres declararon tener un comportamiento de ahorro e inversión más frecuente, eran más propensos a considerarse inversores, tenían más confianza en sus conocimientos de inversión, eran más propensos a haber cambiado sus inversiones en los 12 meses anteriores al estudio y tenían más confianza en su capacidad para gestionar financieramente los imprevistos.

Sin embargo, estos resultados son engañosos. En nuestra muestra, las puntuaciones de los ingresos de las mujeres eran, de media, un 20% más bajas que las de los hombres.

Cuando comparamos a hombres y mujeres del mismo nivel de ingresos (en lugar de comparar a todos los hombres con todas las mujeres), estas diferencias en el comportamiento de gasto, el comportamiento de inversión y la confianza en lo desconocido dejaron de ser significativas.

Esto sugiere que los ingresos son un factor más determinante de estas actitudes y comportamientos que el género.

Sí, las mujeres de nuestra muestra ahorraron e invirtieron con menos frecuencia que los hombres, pero el gráfico siguiente muestra que la mayor parte del ahorro y la inversión se produjeron en los tramos de ingresos más altos, en los que los hombres tenían muchas más probabilidades de hacerlo que las mujeres.

Investing by Gender

 

También es interesante observar que las puntuaciones de salud financiera general (la puntuación FinHealth de la Red de Salud Financiera) y del bienestar (la puntuación del Bienestar Financiero de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor) no mostraron diferencias de género.

 

¿Qué diferencias hay entre la forma de invertir de hombres y mujeres?

Sin embargo, algunas de las actitudes y comportamientos que medimos seguían siendo estadísticamente diferentes cuando se tenían en cuenta los ingresos.

Por ejemplo, el exceso de confianza del que tanto se habla en los estudios de psicología del inversor puede estar efectivamente influenciado por el género. En todos los grupos de ingresos de nuestra muestra, las mujeres tenían menos probabilidades de verse a sí mismas como inversoras y declaraban tener menos confianza en sus conocimientos de inversión.

Estos resultados coinciden con las conclusiones de los estudios mundiales sobre conocimientos financieros.

En los estudios sobre conocimientos financieros generales, las mujeres son más propensas a responder "no sé" que los hombres (Bucher-Koenen et. al, 2021).

Esto sugiere que las mujeres adivinan con menos frecuencia, pero también obtienen una puntuación más baja en conocimientos financieros: es decir, no se obtienen puntos por admitir la ignorancia, pero a veces se pueden obtener algunos puntos extra por adivinar correctamente.

La mayor capacidad de admitir que no saben perjudica a las mujeres en las pruebas de conocimientos financieros, pero puede convertirlas en clientes ideales. La disposición a decir "no sé" sugiere humildad y apertura al aprendizaje, lo que puede contribuir a una buena relación asesor-cliente.

Irónicamente, las mujeres también eran menos propensas a haber realizado cambios recientes en sus inversiones, lo que podría indicar un mayor autocontrol de las mismas.

Se ha comprobado que las diferencias de género en el comportamiento reducen los rendimientos netos de los hombres (Barber y Odean, 2001).

Parece que, aunque las mujeres tienen menos confianza en sus conocimientos y capacidades de inversión, también es menos probable que se enfrenten a las costosas consecuencias del exceso de confianza.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Sarah Newcomb  Sarah Newcomb es economista del comportamiento para Morningstar.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings