El Año del Tigre chino: 4 temas a vigilar

Los inversores esperan que el Año del Tigre sea menos turbulento que el Año del Búfalo.

James Gard 08/02/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Año del Tigre en China

China vuelve a estar en el punto de mira internacional con dos acontecimientos clave en este inicio de año: el comienzo del Año del Tigre y los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín.

Los inversores esperan que el Año Nuevo Lunar les traiga mejor fortuna que el Año del Buey.

La intervención del gobierno chino en sectores clave de la economía ha asustado a los mercados, mientras que la corrección del sector tecnológico mundial a principios de año también ha pesado sobre el país.  Por si fuera poco, la crisis de Evergrande también recordó al mundo el potencial de sobrecalentamiento de China en sectores como el inmobiliario.

En 2020, la rápida recuperación de China tras la pandemia la convirtió en el mercado bursátil con mejor rendimiento del mundo, pero eso parece ser historia estos días.

El país sigue ahora una política de contención que podría frenar elementos de su economía como la construcción.

El índice Morningstar de China bajó un 21% en 2021, tras unas ganancias de más del 30% en 2020.

Aunque la cobertura de Morningstar incluye una serie de fondos de mercados emergentes, están dominados por la renta variable china, y sólo dos fondos específicos de China tienen una calificación de Bronce o superior: el FSSA Greater China Growth, calificado como Gold y el JP Morgan China calificado como Plata ('Bronze' para las clases más caras).

A continuación, analizamos algunos temas clave del Año del Tigre en China, con la mirada de algunos expertos.

 

Regulación

El dominio de Pekín se ha extendido desde la educación hasta los juegos de ordenador y los inversores se han asustado tanto por la escala como por lo repentino de la intervención.

Bajo la bandera de la "prosperidad compartida", Xi Jinping ha mostrado el poder del gobierno para moldear la economía a su antojo, recordando de nuevo a los seguidores de los mercados emergentes el riesgo político.

Dale Nicholls, responsable de la estrategia de situaciones especiales en China de Fidelity, cree que algunas turbulencias serán buenas para la economía a largo plazo. "Lo más probable es que estemos bien adentrados, si no pasados, en el punto álgido de las reformas normativas, sobre todo en el sector tecnológico: no esperaría que continuara el mismo nivel de intensidad que vimos el año pasado y a finales de 2020."

El objetivo de Pekín de extender la creciente riqueza de China podría verse como una oportunidad, añade Jimmy Chen, gestor del fondo Comgest Growth China. "Los selectores de valores como nosotros deben incorporar la agenda gubernamental y el riesgo regulatorio en su selección de valores. Nos preguntamos si los valores de nuestra cartera están alineados con los objetivos del gobierno. Así de sencillo".

La joyería Chow Tai Fook, la marca de ropa deportiva Anta y la empresa de electrodomésticos Midea, todas ellas de éxito local, son ejemplos de marcas de desafío que podrían explotar los crecientes ingresos chinos.

 

Valoraciones

A finales de 2020, el consenso era que el mercado bursátil chino estaba algo sobrevalorado. Ahora, puede ocurrir lo contrario tras un periodo doloroso para los inversores.

Mientras que el gran desmantelamiento de la burbuja tecnológica estadounidense puede que acabe de empezar, las acciones chinas ya han atravesado la burbuja y más allá, afirma el director gerente de FundCalibre, Darius McDermott.

"Los descensos de la renta variable de los últimos seis a doce meses han dejado las valoraciones de muchas empresas chinas de alta calidad en niveles mucho más atractivos y muchos de los principales vientos en contra del mercado de renta variable chino se están disipando o se reflejan en gran medida en los precios de las acciones, o ambas cosas", afirma.

Las acciones chinas cotizan con un descuento del 35% respecto a las estadounidenses, el mayor desde la crisis financiera de los años 90, afirma Jacob Mitchell, fundador y director de inversiones de Antipodes Partners.

Algunas empresas siguen pareciendo caras a pesar de las ventas, dice Wenchang Ma, cogestor de Ninety One GSF All China Equity. "Algunas empresas chinas cotizan con múltiplos excesivos, muy por encima de su potencial de crecimiento de beneficios", afirma.

 

Inflación y subida de tipos

Mientras el mundo occidental se prepara para una serie de subidas de tipos para controlar la inflación, China parece ir en la dirección contraria, suavizando las condiciones monetarias y fiscales.

"2022 podría ser el año del despegue de la inflación en todo el mundo. De ser así, China podría resultar un refugio seguro, ya que la inflación sigue siendo baja y la política monetaria se suaviza", afirma Chen, de Comgest.

Mientras tanto, en la propia China, se ha impuesto el argumento de una política más acomodaticia (proporcionando efectivamente dinero a sectores con problemas, como el inmobiliario).

Esta es la posición del economista jefe de Mirabaud Asset Management, Gero Jung. Los bancos comerciales están bajando los tipos de interés de los préstamos, lo que debería apoyar al mercado de la vivienda.

Las medidas de apoyo del banco central chino, el PBOC, también podrían impulsar los rendimientos de la renta variable, al menos a corto plazo, afirma Janet Mui, jefa de análisis de mercado de la gestora de activos Brewin Dolphin.

"Este aumento de la liquidez ha sido históricamente uno de los principales motores de las subidas en el mercado bursátil chino, probablemente más que los fundamentos económicos o empresariales", afirma.

 

La geopolítica siempre presente

La economía y la bolsa de China podrían ir bien en el Año del Tigre, pero ¿a qué precio? Los inversores tienen muchas razones para preocuparse por la naturaleza bélica del régimen de Xi Jinping.

El fin de la era Trump no ha supuesto una nueva distensión en las relaciones entre Estados Unidos y el gigante asiático, y la guerra comercial entre ambas naciones sigue viva. Además, las recientes crisis, desde Kazajistán hasta Ucrania, han reforzado el poder de Rusia y la han acercado a China en contra de Occidente.

En el Pacífico, China está ampliando su poderío naval, presionando a Japón y Taiwán, entre otros, y los disturbios en Hong Kong siguen siendo un tema candente.

Los Juegos Olímpicos de Invierno también están llamando la atención sobre el trato que China da a las minorías étnicas uigures: el New York Times publicó un anuncio a toda página de la Fundación Elie Wiesel para la Humanidad, la organización benéfica de derechos humanos fundada por el superviviente del Holocausto Elie Wiesel. El anuncio pedía a los atletas y a las empresas patrocinadoras que boicotearan los juegos a menos que Pekín tomara medidas para reunificar a las familias uigures.

Guy Monson, director de inversiones de Sarasin & Partners, afirma que Pekín sigue en desacuerdo con Estados Unidos y otros socios comerciales. "El distanciamiento de China respecto a Occidente se ha intensificado en 2021, con una mayor asertividad hacia Taiwán, un régimen de seguridad más estricto en Hong Kong y políticas económicas restrictivas dirigidas a países como Lituania, Canadá y Australia", afirma.

Y Chetan Sehgal, gestor senior de carteras de Templeton Emerging Markets, señala que el enfrentamiento político entre Estados Unidos y China sigue afectando a las cotizaciones de las empresas de ambos países.

"Recientemente, EE.UU. finalizó las normas para forzar la exclusión de la lista de empresas chinas de las bolsas de valores de EE.UU. si no cumplen con las inspecciones de auditoría de EE.UU. y otros requisitos", señala.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

James Gard  es editor para Morningstar.co.uk

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings