Promesas y riesgos del Ethereum

El Ethereum tiene el potencial de revolucionar todo el panorama financiero, pero la criptomoneda es un activo de inversión arriesgado.

Amy C. Arnott 18/08/2021
Facebook Twitter LinkedIn

Ethereum

Si aún se está iniciando en el mundo de las criptomonedas, probablemente habrá oído hablar del Ethereum, que es el segundo en esta categoría después del Bitcoin. Escribo este artículo pensando en el público habitual de Morningstar: inversores bien informados que poseen valores tradicionales como fondos de inversión y ETFs, pero que todavía no han añadido criptodivisas a sus carteras. Este artículo explicará algunos de los fundamentos del protocolo Ethereum. Hablaré del ether en mi próximo artículo.

Como ilustra el gráfico siguiente, el ether (que es el nombre oficial de la criptomoneda) es un activo extremadamente volátil desde el punto de vista de la inversión, incluso en comparación con el bitcoin. Pero vale la pena conocer Ethereum (el término más amplio para el protocolo que permite aplicaciones financieras descentralizadas a través de la funcionalidad de los contratos inteligentes) porque tiene el potencial de revolucionar todo el panorama financiero. Esto significa que incluso aquellos que decidan no invertir en ether se verán afectados por Ethereum de una forma u otra.

 

Ethereum Price

 

Ethereum para principiantes

Ethereum es una red descentralizada de ordenadores considerada la próxima generación de Internet (también llamada Web 3.0). Su fundador Vitalik Buterin la diseñó como una plataforma libre y de código abierto que puede ejecutar contratos inteligentes sin depender de una institución centralizada como intermediario de confianza. Está estructurado para evitar muchos de los principales defectos de la Web 2.0: un puñado de grandes empresas que controlan los sistemas de desarrollo y los centros de datos, lo que limita el desarrollo y centraliza la confianza.

El principio de Ethereum es ejecutar contratos y transacciones, lo que le permite funcionar como una plataforma para construir y ejecutar aplicaciones de software. Dado que su funcionalidad se adapta bien a las transacciones financieras, a menudo se describe como dinero programable o como un sistema operativo con un lado monetario.

Ethereum promete revolucionar todo el sistema financiero debido a sus posibles aplicaciones en una amplia gama de sectores. He aquí un rápido resumen de sus principales usos.

- Contratos inteligentes: Ethereum permite establecer los términos relevantes de los contratos que se ejecutan automáticamente cuando se cumplen dichos términos, eliminando la necesidad de intermediarios como abogados y bancos.

- DeFi: Este término se refiere a todo un campo de aplicaciones financieras descentralizadas que abarcan muchas infraestructuras financieras críticas, como el préstamo, la negociación, la liquidación y la compensación, la gestión de activos, la banca comercial, el sector inmobiliario y muchos otros sectores. El valor de los activos negociados en las apps de DeFi ascendía a unos 53.000 millones de dólares a 1 de julio de 2021, según los datos de DeFi Pulse. Una aplicación popular de DeFi es Aave, una plataforma de préstamos que permite a los poseedores de éteres prestarlos durante un periodo de tiempo predeterminado por un tipo de interés fijo o fluctuante. Uniswap es otra popular app que permite a los usuarios ganar comisiones proporcionando liquidez a un mercado que intercambia éter por otras criptodivisas como stablecoin (una moneda digital vinculada a un activo subyacente más estable, como una moneda nocional u oro).

- NFT, o tokens no fungibles, son formas de arte digital que incluyen vídeos, pinturas, música, CryptoKitties (juegos de gatos virtuales) y otros objetos coleccionables, con una codificación incrustada que los hace únicos (no fungibles) y protege los derechos de propiedad. Los NFT también pueden utilizarse para asignar la rareza digital a otros elementos, como los perfiles de usuario, las entradas de espectáculos, los memes y los tuits; un identificador incorporado proporciona una forma de rastrear la identidad y la propiedad únicas del elemento en cuestión.

- ODAs: una organización autónoma descentralizada es un tipo de sociedad de nueva generación que se basa en la codificación y distribución libre y abierta de la toma de decisiones por parte de los miembros de la organización. Las ODAs pueden funcionar de forma muy parecida a las empresas de capital riesgo, ya que a menudo se basan en el crowdfunding para recaudar dinero para nuevos proyectos y empresas.

- Otras aplicaciones descentralizadas: dado que Ethereum es totalmente programable (lo que Turing llamó una configuración completa), permite a los desarrolladores construir y utilizar cualquier tipo de aplicación descentralizada. Su principal atractivo es que, al ser un sistema sin permisos, ofrece a los desarrolladores más flexibilidad en su trabajo, del que se apropian más. Elimina algunas de las barreras del desarrollo de software tradicional. Por ejemplo, Apple no sólo exige que las aplicaciones de iOS pasen por su proceso de aprobación, sino que también se lleva una comisión del 30% (o del 15% para las aplicaciones más pequeñas) sobre todos los ingresos de las aplicaciones vendidas en la App Store. Ethereum elimina algunas de estas barreras, aunque en su forma actual también viene con velocidades de procesamiento más lentas y tarifas de transacción más altas (el "combustible"). Ethereum 2.0, del que hablaré más adelante, está diseñado para eliminar estas limitaciones.

 

El éter frente al bitcoin y otras criptomonedas

El éter cumple una función única en el espacio de las criptomonedas. Mientras que el bitcoin sirve principalmente como moneda digital y almacén de valor, el éter también funciona como un servicio comunitario. A menudo se describe como combustible digital, ya que se utiliza para alimentar la potencia de cálculo en la red, ejecutar contratos inteligentes y pagar a los mineros que validan y verifican las transacciones que se añaden a la cadena de bloques. (La cadena de bloques de Ethereum es un libro de contabilidad descentralizado que mantiene registros transparentes de todas las transacciones y cálculos, eliminando la necesidad de verificación por parte de terceros).

En su esencia, el éter es relativamente comparable al bitcoin. Ambas son monedas digitales aseguradas por una compleja criptografía que pueden utilizarse para pagos entre pares. Ambos requieren algún tipo de monedero electrónico como prueba de propiedad. Sin embargo, el éter tiene un uso mucho más amplio debido a su programabilidad y a su papel fundamental en las finanzas descentralizadas. Como resultado, los flujos de activos a 30 días del éter han alcanzado recientemente casi 10 veces los del bitcoin. Dado que el ether circula con más frecuencia, alrededor del 68% de la oferta de la moneda se ha clasificado como activa en los últimos 12 meses, en comparación con sólo el 46% del bitcoin. Cuando se lanzó la red Ethereum en 2015 se crearon 72 millones de ethers iniciales. A diferencia del bitcoin, que tiene un fuerte límite de reserva de 21 millones de monedas, en la actualidad no hay un tope para el número de ethers en circulación.

Pero la dinámica del suministro de éter cambiará drásticamente con la llegada del Protocolo de Mejora de Ethereum 1559 (EIP 1559), que está previsto que se aplique en agosto. El PEI 1559 está diseñado para reducir significativamente los costes de transacción, que actualmente se fijan mediante un sistema de subasta que a menudo da lugar a tasas más altas durante los períodos de alta demanda o de congestión de la red. El EIP 1559 sustituirá este sistema por otro que utiliza la red para fijar los precios automáticamente. Al mismo tiempo, "quemará" una pequeña cantidad de éteres cada vez que alguien realice una transacción, reduciendo así la oferta de éteres y aumentando el valor de la moneda con el tiempo. Esta dinámica deflacionaria ha llevado al comentario viral de que, si el bitcoin es "dinero sano", el éter debería considerarse "dinero ultrasónico".

Ethereum 2.0 es otra de las grandes actualizaciones que se están llevando a cabo. Uno de los grandes cambios es la modificación de la arquitectura de seguridad, que pasa de proof-of-work a proof-of-stake. La prueba de trabajo consiste en utilizar un ordenador de gran potencia para probar una serie de algoritmos, o funciones hash, para validar y confirmar las transacciones. Este programa se basa en el método de ensayo y error para generar combinaciones aleatorias de números y letras hasta encontrar una que coincida con el valor original. La prueba de trabajo es extremadamente segura, pero también es enormemente ineficiente porque requiere una enorme potencia y una gran cantidad de electricidad.

Los algoritmos “proof-of-stake”, en cambio, son mucho más eficientes y no consumen tantos recursos. La gente puede bloquear o fijar su participación en un determinado número de éteres para validar las transacciones en la red. A cambio, reciben recompensas en forma de participaciones. Como la potencia minera se asigna aleatoriamente según el número de monedas que tenga un nodo, se reduce el número de cálculos necesarios para validar las transacciones. Muchos observadores estiman que el cambio de proof-of-work a proof-of-stake reducirá el uso de energía de Ethereum al menos 1.000 veces. También debería hacer más eficiente la red al aumentar el número de transacciones por segundo. La comunidad de Ethereum también está preparando otras mejoras, como los zk-SNARKs, los rollups y la fragmentación, todo lo cual tiene el potencial de impulsar aún más la eficiencia energética y el volumen de transacciones.

Por último, el éter tiene actualmente dos formas diferentes. En un incidente de hackeo de 2016, un hacker entró en una empresa de capital riesgo descentralizada construida sobre la blockchain de Ethereum y robó 60 millones de dólares en ethers. La comunidad de Ethereum votó para crear una rama divergente para restaurar la red y recuperar los fondos robados. Esta rama creó dos versiones diferentes de la cadena de bloques: Ethereum Classic (de antes de la creación de la nueva rama) y Ethereum (la versión posterior a la rama). Cada red elige una de las dos versiones del éter, aunque el éter clásico es una moneda más antigua que ya no se utiliza tanto.

 

Conclusión:

Hoy sólo he arañado la superficie de lo que es Ethereum. En mi próximo artículo, analizaré el éter como activo de inversión.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Amy C. Arnott  es analista de acciones para Morningstar

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings