La guerra comercial EEUU-China y los videojuegos

La posible prohibición de Tencent en EEUU podría tener importantes implicaciones para la industria de los videojuegos.

Morningstar 25/08/2020
Facebook Twitter LinkedIn

Game controller dark 1

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha profundizado la guerra comercial con China con órdenes que prohíben a los estadounidenses comerciar con las aplicaciones TikTok y WeChat y sus respectivos dueños ByteDance y Tencent, con efecto en 45 días después del 7 de agosto.

Cuando el presidente atacó a TikTok, la adición de WeChat y Tencent a la prohibición fue una sorpresa. El lenguaje utilizado en las ordenanzas es de alcance general, y las transacciones más específicamente prohibidas serán definidas por el Departamento de Comercio antes de que transcurran esos 45 días.

Aunque WeChat tiene una base de usuarios limitada fuera de China, Tencent es la mayor empresa de software de videojuegos del mundo por ingresos, gracias a su posición dominante en China y a sus numerosas inversiones.

Los cuatro editores de videojuegos que cubrimos - Activision Blizzard (ATVI), Electronic Arts (EA), Take-Two Interactive Software (TTWO),y Ubisoft (UBI) - están todos vinculados a Tencent (TCEHY) a través de inversiones directas o coediciones de juegos en China. Dada la falta de información sobre las transacciones prohibidas y dado que las noticias indican que la empresa objeto de las ordenanzas es WeChat, mantenemos nuestra ventaja competitiva moderada y nuestras estimaciones del valor justo para las cuatro empresas. Sin embargo, seguimos atentos a cualquier información específica o a posibles cambios en los objetivos de la prescripción.

Como parte de estos esfuerzos para expandirse más allá de China, Tencent ha invertido en varios estudios de videojuegos, incluyendo el 100% de la propiedad de Riot Games (League of Legends), más del 80% de Supercell (Clash of Clans), el 40% de Epic Games (Fortnite) y el 11% de Bluehole (PlayerUnknown's Battlegrounds). El gigante chino de los videojuegos también tiene una participación del 5% en Ubisoft y Activision Blizzard, ambas creadas en la batalla entre estas dos compañías y Vivendi. Sólo en 2020, se dice que Tencent ha hecho al menos cuatro grandes inversiones, mayoritarias o no, en editores de videojuegos: participaciones mayoritarias en Bohemia Interactive (Arma, DayZ) y Funcorn (Age of Conan, Anarchy Online). No está claro qué pasaría con estos grandes holdings si el Departamento de Comercio de los Estados Unidos decidiera interpretar las ordenanzas en el sentido más amplio.

Además de sus inversiones, Tencent es el socio local de muchas compañías de juegos occidentales en China y Asia, incluyendo Take-Two (NBA 2K Online), EA (FIFA Online 4), Activision Blizzard (Call of Duty Online), y Ubisoft (socio exclusivo para todos los títulos). Habida cuenta de los requisitos reglamentarios para tener un socio local en China, la ruptura de esas relaciones no será fácil y es probable que las empresas estadounidenses pierdan una gran parte del mercado de los videojuegos en el segundo mercado de videojuegos más grande del mundo, al menos hasta que se pueda establecer una nueva relación con otro socio.

Tencent también es un importante desarrollador de juegos en dispositivos móviles para su propia propiedad intelectual y para franquicias de terceros como Call of Duty Mobile para Activision. Debido a que el acuerdo con Tencent probablemente implica un reparto de los ingresos, Activision tendría que cerrar el juego si el Departamento de Comercio diera una definición amplia de la prohibición.

Además de los videojuegos, Tencent tiene una amplia presencia en los medios de comunicación con inversiones en Snap, Spotify, Universal Music y Warner Music. La firma es el socio en China para la transmisión de juegos de la NFL, MLB y NBA.

Debido a que una definición más amplia de la prohibición del Tencent tendría un amplio impacto en las industrias de juegos y medios de comunicación, y degradaría las perspectivas de varias empresas y entidades de los Estados Unidos, esperamos que el Departamento de Comercio se centre más específicamente en WeChat. Sin embargo, dado que éste es un año de elecciones presidenciales para los Estados Unidos y que el candidato titular va a la zaga en las encuestas, sigue siendo posible una definición amplia de la prohibición y el consiguiente empeoramiento de la guerra comercial con China. 

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Morningstar  

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings