¡Bienvenidos a la nueva página web de morningstar.es! Obtenga más información sobre los cambios y las nuevas funcionalidades que le llevarán al éxito financiero.

¿Es mi fondo una trampa de liquidez?

Es poco probable que su fondo sufra problemas de liquidez, pero hay algunos puntos que siempre conviene tener en cuenta.

Jeffrey Ptak 27/08/2019

warning

 

Como hemos visto en las últimas semanas, los fondos y las inversiones ilíquidas son una combinación potencialmente letal. Pero, a pesar del pánico, los inversores no necesitan preocuparse demasiado de que su fondo sea una trampa de liquidez.

Los fondos más populares invierten en gran parte, si no en su totalidad, en activos muy líquidos: acciones de gran capitalización que cotizan en bolsa, deuda pública y otros activos similares. Dicho esto, el riesgo no se puede descartar por completo, como nos recuerdan episodios como el fondo Woodford Equity Income.

Por lo tanto, si es propenso a preocuparse o simplemente quiere ser lo más minucioso posible, he aquí algunas preguntas que debe hacerse cuando evalúe la liquidez de su fondo.

¿Qué es lo que poseo?

El mejor lugar para comenzar su evaluación es con las posiciones de la cartera de su fondo. Puede obtener esta información fácilmente en Morningstar o en el sitio web de la gestora.

Una vez que tenga esas posiciones, hay algunas comprobaciones básicas que puede hacer para determinar qué tipos de valores posee el fondo y si son o podrían llegar a ser ilíquidos. Por ejemplo, ¿alguno de los valores es privado? (normalmente se desglosan en una sección separada de la lista de posiciones y a menudo no tienen los mismos identificadores que las acciones que cotizan en bolsa).

También puede examinar los informes anuales y semestrales en busca de términos como "líquido". Una forma de evaluar la liquidez se basa en la forma en que un fondo valora sus posiciones. A tal efecto, se examinan las notas a pie de página del informe, en concreto las secciones denominadas "Valoración de las inversiones" o algo por el estilo. Averigüe si el fondo posee activos en los que la gestora deba usar su juicio para valorar porque no hay mercado para estas inversiones o si es difícil determinar su precio de mercado. Esto es a menudo una señal reveladora de una inversión ilíquida.

Debe salir de este proceso con una mejor idea de si un fondo invierte en valores ilíquidos y lo extendidos que podrían estar en la cartera.

¿Cuánto poseo?

A veces el problema no es el activo, sino la cantidad que posee el fondo.

Si una compañía, en promedio, negocia unas 100.000 acciones diariamente, entonces si un fondo posee 10.000 acciones, no debería tener muchos problemas para venderlas. Por otro lado, si el fondo posee 1 millón de acciones, entonces podría significar problemas. Si el fondo tuviera que vender para satisfacer una gran solicitud de reembolso, podría inundar el mercado con acciones, diezmando el precio de las acciones.

Esto es el ejemplo de un escenario en el que el valor en sí mismo no es ilíquido, sino que la concentración del fondo en él puede limitar su capacidad de maniobra y, en casos extremos, impedir que pueda hacer frente a los reembolsos en su totalidad. La liquidez del fondo es multidimensional en este sentido: depende tanto de la liquidez de las posiciones como de la estructura de la cartera, por lo que es importante evaluar cada una de ellas y la interacción entre ellas.

¿Cómo lo poseo?

Aquí es donde entra en juego el apalancamiento (deuda): si el fondo ha pedido un préstamo para comprar valores, eso aumenta la apuesta. ¿Porqué? Porque el apalancamiento puede magnificar la volatilidad, incluyendo movimientos bruscos a la baja.

Las pérdidas pueden desencadenar un ajuste de márgenes (cuando un prestamista exige dinero para cubrir posibles pérdidas), lo que obliga a un fondo a vender una parte de sus posiciones con el fin de reembolsar la parte del préstamo que el prestamista ha solicitado. Si esas posiciones son ilíquidas, entonces pueden ejercer una enorme presión sobre el fondo para satisfacer las demandas del prestamista, vendiendo los nombres ilíquidos a precios ruinosamente bajos.

En la práctica, esto no es un riesgo al que se enfrentarán demasiados inversores, ya que existen límites a la capacidad de los fondos para obtener préstamos e invertir en valores no líquidos. Una forma sencilla de determinar si su fondo está empleando apalancamiento es consultar el informe más reciente del fondo y ver si sus activos netos incluyen "Otros activos y pasivos".

¿Quién más lo posee?

La primera cuestión a considerar es si un pequeño número de accionistas representa una parte desproporcionada de los activos del fondo. En ese caso, el fondo podría ser vulnerable a una solicitud de reembolso muy grande por parte de un accionista significativo.

Si los valores de la cartera son líquidos, no debería representar un problema, pero si eso no se mantiene, puede crear un gran dilema para el gestor: descargar activos a precios elevados o congelar las amortizaciones para evitar una espiral de liquidez.

Si bien es posible que el gestor venda las posiciones más líquidas de la cartera para satisfacer la solicitud de reembolso, esto dejaría la cartera aún más concentrada en los valores no líquidos. Otro problema en este caso es que podría poner al fondo en una situación de incumplimiento de las normas que establecen que un determinado porcentaje de una cartera puede estar en activos no líquidos.

¿Existe un fondo similar?

Por último, vale la pena considerar qué otros fondos podrían tener carteras similares. Si los activos de uno se empequeñecen unos a otros, el análisis del perfil de liquidez de uno solo no le da una imagen completa. Para obtener una visión completa, es conveniente que evalúe ambos fondos para tener una mejor idea de la cantidad de activos que realmente posee el gestor.

Volvamos a nuestro ejemplo anterior del fondo que posee 10.000 acciones de un título cuyo volumen diario medio de negociación es de 100.000 acciones. A primera vista, esto no parece problemático, ya que la participación del fondo es sólo una fracción del volumen diario. Pero supongamos que el fondo similar posee 990.000 acciones del mismo nombre. Aunque la concentración no está en el fondo de inversión, el principio es el mismo: una decisión de vender esa acción sería como el equivalente a 100 personas que intentan salir por la misma puerta estrecha en el mismo momento.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Jeffrey Ptak  Head of Manager Research

Confirmación audiencia


Nuestro sitio utiliza cookies y otras tecnologías para personalizar su experiencia y comprender cómo usan el sitio usted y otros visitantes. Ver 'Consentimiento de cookies' para más detalles.

  • Otros sitios web de Morningstar
© Copyright 2018 Morningstar, Inc. Todos los derechos reservados.      Términos de Uso  y nuestra      Política de privacidad    Consentimiento de cookies