Camino hacia MiFID II: La importancia de los costes

Con MiFID II las comisiones serán un criterio cada vez más importante a la hora de seleccionar un producto

Fernando Luque 15/06/2017
Facebook Twitter LinkedIn

Unas de las consecuencias quizás más directas de la aplicación de MiFID II a partir del año que viene tiene que ver con la transaparencia en lo relativo a los costes pagados por los partícipes. Estos tendrán más información sobre el total de comisiones pagadas y el desglose de estas últimas. A la larga esto hará que el inversor sea cada vez más consciente de los costes que está pagando y las comisiones serán un criterio cada vez más importante a la hora de seleccionar un producto.  

En Morningstar cuando nos preguntan cuál de varios productos es el más interesante, sin que dispongamos de mayor información sobre ellos, solemos responder que el más barato. Y en general solemos acertar. De todos los factores que podemos imaginar para valorar un fondo (la rentabilidad pasada, la habilidad del gestor, la volatilidad, etc) el que más influencia tiene sobre la rentabilidad futura es claramente el coste total del producto. Incluso, si tuviéramos que elegir entre un fondo caro que ha obtenido una buena rentabilidad pasada y un fondo barato que ha conseguido una rentabilidad histórica por debajo de la media de su categoría, nos quedaríamos con el fondo barato. Y es que el impacto de las comisiones sobre la rentabilidad total del producto es especialmente relevante si nos planteamos una inversión a largo plazo. La explicación tiene que ver con lo que llamamos el interés compuesto (el hecho de obtener intereses sobre intereses), pero en este caso se trata de un interés compuesto negativo.

Es fácil de entender. Supongamos que uno invierte 10.000 euros durante un año a un interés anual del 10%. Obtendrá 11.000 euros al final del año. Si sigue invirtiendo esos 11.000 euros durante otro año, con la misma rentabilidad del 10%, acabará con 12.100 euros al cabo de los dos años. El primer año se generaron 1.000 euros, pero el segundo la ganancia fue de 1.100 euros. Este es el beneficio del interés compuesto. Si prolongamos el ejercicio durante 20 años, al final obtendremos una cantidad de 67.275 euros. Es la línea azul representada en el gráfico adjunto.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis
ETIQUETAS
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es

© Copyright 2021 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies