¿Es demasiado tarde para invertir en Japón?

El dinero fácil ya se ha hecho, dice James Salter de Polar Capital, pero merece la pena fijarse en valores cíclicos

Emma Wall 05/04/2016
Facebook Twitter LinkedIn

                     

 

Emma Wall: Hola y bienvenidos a Morningstar. Soy Emma Wall y me acompaña hoy James Salter, jefe de renta variable japonesa de Polar Capital.

Hola James.

James Salter: Hola.

Wall: Bueno, el índice japonés ha pasado de 8.000 a 20.000, lo que supongo plantea la pregunta: ¿hemos perdido el tren?, ¿es demasiado tarde para invertir?

Salter: Creo que el dinero fácil se ha hecho. La fruta madura que vimos a principios de 2013, probablemente ha terminado. Uno podría haber comprado el 70%, el 80% de las acciones en el mercado japonés debajo de su valor de liquidación. Ahora probablemente encontrará que cerca del 45% de ellos están por debajo del valor de liquidación. Pero Abenomics todavía está vivo y bien, creo. Hay un parón a corto plazo la economía mundial que ha tenido un profundo impacto en las exportaciones japonesas.

De ahí que el yen se fortalezca con las preocupaciones sobre la economía de EE.UU. y la economía china y con una economía americana que quizás vea menos subidas de tipos de interés de lo previsto. Pero creo que la historia fundamental con Japón y con el gobierno corporativo y con la inversión en valor está todavía muy viva.

Wall: Usted ha mencionado la inversión en valor y, de hecho, la fruta madura ha sido recogida. Por qué ha habido esta brecha en el mercado de Japón y ¿en qué deberíamos fijarnos?

Salter: Creo que ha habido una enorme brecha entre las acciones que se comportan como bonos - se ha producido un ansia de rendimiento en un entorno de bajo crecimiento – que descuentan que el bajo crecimiento persistirá hasta el infinito. Por lo tanto, muchas de estas acciones cotizan como si el crecimiento fuera hasta el infinito. Así, se puede tomar una empresa como PeptiDream, que es una empresa de biotecnología, que cotiza a cerca de 500 veces las ganancias y cotiza a 50 veces su valor contable.

O puede emprender la ruta cíclica y encontrar una muy buena compañía cíclica que puede cotizar en 7 veces las ganancias. Realmente pueden cotizar en 8 o 9 veces, ya que no alcanzará sus previsiones, pero va a ofrecer un dividendo del 3 % y tendrá un 30%, un 20% de su capitalización bursátil en efectivo.

Así que, de nuevo, depende del tiempo. Creo que si uno busca momentum y el pescado fresco en la nevera, va a comprar PeptiDream. Si está tomando un punto de vista diferente a largo plazo, probablemente dirá que son unas empresas muy buenas que pasan por una depresión cíclica, pero no es una caída dramática viciosa y, sin embargo, si nos fijamos en el precio sobre valor contable de los cíclicos en relación con el precio sobre valor contable de los defensivas domésticos, estos últimos están cotizan a máximos de los últimos 10, 15 años.

Wall: Por lo tanto, parece que se trata de un mercado para stockpickers, entonces?

Salter: Podría ser. Por el momento, sólo es cuestión de momentum. Por lo tanto, ¿se trata sólo de si uno ha batido las cifras de beneficios? ¿Se puede exhibir crecimiento en un entorno de "bajo crecimiento " a perpetuidad? Creo que la prueba estará en el algodón.

Wall: El hablar entonces de Abenomics, lo ha mencionado anteriormente. Creo que Abe ha pasado de ser el caballero de brillante armadura a ser ninguneado por los detractores que dicen que el Abenomics no ha funcionado. Se acabó; hemos terminado… ¿Cuál es su posición?

Salter: Bueno, yo creo que hay que mirar hacia atrás hasta 2012 y hay que mirar lo crítica que era la la situación en 2012. Ellos estaban mirando hacia el abismo, tanto económicamente desde una perspectiva bursátil, como desde un punto de vista político-social. Había una reforma constitucional que había que abordar y sigue habiendo un debate sobre cuando esa reforma constitucional se hará.  Es una parte muy importante del plan de Abe y el plan de su abuelo.

Sin embargo, Japón estaba en un infierno. Abe dijo que iba a ser el hombre que normalizara la economía japonesa. Lo ha conseguido en parte. Hemos pasado de la deflación a una inflación leve, muy similar a la de muchas otras economías del mundo. La bolsa se ha más que duplicado. El crecimiento económico en los últimos cuatro años ha sido del 6%. Así que, en realidad ha sido relativamente fuerte en comparación con otras economías del mundo y la tasa de desempleo se ha reducido de 5% o 6% al 3%.

Wall: Cuatro medidas simples que parecían imposibles de conseguir no hace tanto tiempo para Japón…

Salter: Efectivamente. Así que, de nuevo, argumentaría que si toma una visión de cinco o siete años, y pasa por una dramática expansión cuantitativa como hizo Estados Unidos y escucha a alguien como Reinhart y Rogoff, le dirá que hay que esperar mucho tiempo para que los beneficios aparezcan. Por tanto, yo diría: ¿qué puntuación le pondrías a Abe? Probablemente le daría un 6 sobre 10, siendo honesto, pero eso es mucho mejor que nada.

Wall: James, muchas gracias.

Salter: Es un placer.

Wall: Soy Emma para Morningstar. Gracias por vernos.

 

 

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Emma Wall  Es Editor para Morningstar.co.uk

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings