Fondos destacados: Renta Variable Sectorial

Hemos seleccionado algunos fondos sectoriales con Morningstar Analyst rating positivo.

Fernando Luque 26/11/2018

En nuestro país, la oferta de fondos sectoriales es cada vez más amplia y cada vez más especializada, tanto por subsectores como por áreas geográficas. Pero, en términos de patrimonio, esta clase de fondos no acaba de “cuajar” y sigue representando una parte muy pequeña del volumen total invertido. Sin embargo, los fondos sectoriales pueden aportar un gran valor añadido a los inversores. Desde una perspectiva práctica, pueden distinguirse tres grandes maneras de aprovechar este tipo de fondos: la diversificación por sectores, la apuesta especulativa o como complemento a una cartera de acciones como indicábamos en este artículo.

A continuación, hemos seleccionado algunos fondos sectoriales con un rating cualitativo Morningstar (Analyst Rating) positivo.

 

BlackRock World Gold Fund

Si bien el fondo sigue mostrando atributos positivos, incluyendo una gestora líder experimentada y un enfoque consistente, su comportamiento en condiciones de mercado más favorables para el oro ha sido algo decepcionante. Este resultado, combinado con los altos costes, nos llevó a bajar la calificación Morningstar Analyst Rating de Gold a Silver, aunque el fondo sigue siendo una buena opción para invertir en minas de oro.

Evy Hambro ha estado al frente de este fondo desde abril de 2009, tras la jubilación de Graham Birch. Sin embargo, su participación en el fondo es más antigua. De hecho, había estado directamente involucrado en la gestión de este fondo desde que fue nombrado cogestor junto con Birch en enero de 2002, proporcionando así a los inversores un alto grado de estabilidad. Cuenta con el apoyo de un equipo bien dotado de recursos, con una sólida experiencia y un cogestor, Tom Holl, que fue nombrado para el cargo en julio de 2015.

Los gestores ejecutan un enfoque de inversión disciplinado que incorpora un análisis detallado de las materias primas y de las empresas con el objetivo de superar al índice FTSE Gold Mines teniendo en cuenta tanto el riesgo como la liquidez.

A nivel de empresas, el análisis de valoración es riguroso y tiene como objetivo encontrar empresas que ofrezcan la mejor exposición a los precios de las materias primas dentro de un nivel aceptable de riesgo, adoptando una visión a largo plazo. Esto lleva a un énfasis en los productores más grandes con activos de calidad y capacidad para hacer crecer su producción de una manera relativamente barata.

Desde que Hambro tomó el timón en abril de 2009 hasta abril de 2018, la pérdida del fondo del 2,5% fue superior a la pérdida del 4,9% del índice FTSE Gold Mines y en línea con la pérdida del 2,6% de la categoría. El fondo está por delante de estas dos referencias desde que se convirtió en cogestor en enero de 2002. Mientras que sus resultados ajustados al riesgo, medidos por el ratio de Sharpe, se sitúan por delante de ambos criterios en estos periodos, se mantienen por debajo en los periodos de tres, cinco y diez años.

El enfoque y la postura defensiva del equipo durante los últimos años han hecho que el fondo pierda menos que el índice y sus competidores en condiciones de mercado difíciles, como en 2011-13, mientras que no ha añadido valor en entornos más positivos para el oro, como lo demuestra su demostración en la primera parte de 2016 y de nuevo en 2017.

 

 

T. Rowe Price Global Technology Equity Fund

El T. Rowe Price Global Technology se beneficia de un equipo fuerte y de un proceso probado. Joshua Spencer se hizo cargo de la gestión del fondo de inversión vendido en Estados Unidos, gestionado de manera idéntica en junio de 2012, pero había trabajado como analista de apoyo a la estrategia desde 2004. Está respaldado por los considerables recursos tecnológicos de la gestora. El equipo está formado por 24 miembros, entre ellos 15 analistas con más de 10 años de experiencia, organizados por sectores y regiones. Esta amplitud analítica permite a Spencer poner de manifiesto sus convicciones en este fondo.

Gestiona una cartera concentrada, construida sobre varios temas generales dentro de la tecnología, tales como la computación en la nube, los juegos y la inteligencia artificial. La selección de acciones se centra en empresas con una ventaja competitiva a largo plazo y un flujo de ingresos duradero.

Spencer invierte voluntariamente en otros sectores, sobre todo en el de consumo cíclico, cuando ve que las empresas se benefician de una tecnología disruptiva. En general, la cartera tiene una gran participación en los mercados emergentes. El resultado es una elevada rotación (debido en gran medida a las disciplinas de valoración en torno a las posiciones existentes) con una volatilidad mayor que la de sus competidores.

Aunque no a través de todo un ciclo de mercado todavía, Spencer ha conseguido una impresionante racha de rentabilidad que ha colocado a la versión estadounidense de la estrategia en el decil superior de la categoría Morningstar del sector tecnológico estadounidense durante los últimos tres, cinco y diez años.

La mayor volatilidad se ha aprovechado con buenos resultados, ya que, sobre una base ajustada al riesgo, el fondo supera a la media de su categoría y a su índice de referencia, el MSCI ACWI/Information Technology Index, en esos períodos.

No obstante, los inversores deben ser conscientes de que cualquier fondo con un enfoque concentrado - el 57% de sus activos se encuentran entre las diez primeras posiciones - se enfrenta a un mayor riesgo. Aun así, la fuerte cultura de T. Rowe Price, que se muestra a través del amplio banco de analistas, hace de este fondo una excelente opción para una exposición a largo plazo a los valores tecnológicos. Al igual que su homólogo estadounidense, este fondo recibe un Morningstar Analyst Rating de Silver.

 

 

Candriam Equities Biotechnology

 

El Candriam Equities Biotechnology se beneficia de la amplia experiencia del gestor de carteras Rudi Van Den Eynde. Ha gestionado este fondo desde su creación en abril de 2000, y su profundo conocimiento de la industria biotecnológica ha sido fundamental para el éxito de esta estrategia.

Los dos analistas que le apoyan desde 2016 tienen antecedentes de gran relevancia. El pequeño equipo de especialistas trabaja en estrecha colaboración y, en nuestra opinión, está bien equipado para gestionar con éxito este fondo. Dicho esto, seguimos viendo un riesgo clave significativo, ya que Van Den Eynde es claramente el líder y único gestor de carteras, y el núcleo de este proceso bien diseñado es un análisis cualitativo en profundidad y un amplio conocimiento de los datos clínicos.

El análisis comienza con una selección preliminar para estudiar temas y tendencias dentro del sector biotecnológico. El análisis en profundidad se centra principalmente en un enfoque bottom-up y se basa en un cuadro de mando empresarial de cinco pilares, en el que el equipo analiza las características de los medicamentos, el panorama terapéutico, el potencial de mercado, la empresa/management y los aspectos financieros.

Una estimación del potencial de ventas de la empresa basada en el pipeline de productos se combina con un múltiplo para llegar a su valoración potencial. El equipo construye una cartera bien diversificada, que consiste en empresas estables de gran capitalización combinada con unas apuestas más pequeñas en compañía innovadores de mayor riesgo.

Con el tiempo el fondo ha pasado de ser un fondo concentrado, más orientado a la pequeña capitalización, a una oferta diversificada. El número de posiciones ha crecido con el tiempo hasta alcanzar 125 en julio de 2018, a medida que más compañías biotecnológicas se volvían invertibles y el equipo aumentaba el número de apuestas más pequeñas en compañías innovadoras más arriesgadas que ofrecían un alto potencial de rendimiento.

Un punto de atención es el creciente patrimonio del fondo, que en julio de 2018 ascendía a 1.300 millones de dólares. Aunque la liquidez todavía parece buena, el fondo no está lejos de su límite de capacidad de alrededor de 1.800 millones de dólares.

A nivel de rentabilidad, el fondo se coloca en el cuartil superior de su categoría Morningstar en tres, cinco, diez y quince años, mientras que ha superado al Índice de Biotecnología del Nasdaq en 279 puntos básicos anualizados desde el inicio del índice en 2003. Como tenemos una alta convicción en los miembros del equipo y su ejecución de un proceso bien estructurado, merece un Morningstar Analyst Rating de Silver.

 

 

Robeco Global Consumer Trends Equities

Este fondo tiene un mandato más amplio y puede jugar una variedad de tendencias dentro del sector de consumo, mientras que la mayoría de sus rivales dentro de su categoría tienen un mandato más delimitado. Un concepto distintivo, una ejecución sólida y un equipo bien informado han dado como resultado un historial de rentabilidad por encima de la media y, por lo tanto, merece un Morningstar Analyst Rating de Silver.

El fondo está gestionado por Jack Neele, que ha estado en la estrategia desde su inicio en noviembre de 2009, y Richard Speetjens, que se unió a ella en diciembre de 2010. Los gestores tienen habilidades complementarias y trabajan bien juntos. Tienen un profundo conocimiento del universo del sector de consumo, y creemos que su visión de las acciones del sector añade valor para los inversores.

La cartera se concentra en tres partes. La tendencia de los consumidores digitales se dirige a las empresas que pueden beneficiarse de un cambio en el uso de internet en el móvil. Además, los pagos digitales y los juegos de azar son tendencias en este parte de la cartera. El consumidor emergente se concentra en la clase media de los mercados emergentes, impulsando el crecimiento del gasto de consumo local y la demanda de artículos básicos y discrecionales. Las marcas fuertes se centran en megamarcas que siguen siendo relevantes para los consumidores.

El resultado es una cartera fuertemente orientada al crecimiento con una exposición por encima de la media en los mercados emergentes, en los que los nombres de alta calidad y la exposición a marcas fuertes están equilibrando los componentes. Dado su carácter distintivo, es difícil comparar este fondo con un criterio que encaje bien en la estrategia del fondo. Sin embargo, creemos que su trayectoria a largo plazo es sólida en comparación con su referencia oficial (MSCI ACWI), la media de la categoría y la mayoría de sus competidores.

Durante los últimos tres y cinco años, la rentabilidad del fondo estuvo en el decil superior de su categoría. Desde su creación en noviembre de 2009, el fondo ha superado a la media de su categoría en el 100% de los períodos de 36 meses, al mismo tiempo que ha superado al índice de referencia en un 6,15% anualizado.

Su récord de rendimiento se interrumpió brevemente cuando las acciones de Internet, los mercados emergentes y las acciones en crecimiento han estado bajo presión. En general, el fondo ha tenido una buena rentabilidad en mercados que apoyaban su estilo de inversión, pero los inversores no deben subestimar los riesgos que eso implica.

 

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Fernando Luque

Fernando Luque  es el Senior Financial Editor de www.morningstar.es