Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

China: el impacto demográfico

La política de dos niños no evitará un hundimiento en los nacimientos, pero los cambios en la fertilidad influirán en la economía china en la próxima década

Daniel Rohr, CFA 29/03/2017

La influencia de la demografía es a menudo imperceptible trimestre a trimestre o año tras año. Pero a largo plazo, puede ser decisiva. Durante gran parte de los últimos 30 años de China, la demografía ha contribuido a un crecimiento extraordinario y ha apoyado un modelo económico cada vez más intensivo en inversiones. En los próximos 10 años, esperamos que el cambio demográfico frene el crecimiento en lugar de impulsarlo y reestructure radicalmente la economía de China. La oferta aparentemente ilimitada de mano de obra rural que ha alimentado la rápida urbanización y los aumentos de productividad, comenzará a reducirse.

La población en edad de trabajar se contraerá al igual que la población de los ancianos. La inusualmente alta proporción entre el número de adultos en edad de trabajar para cada niño y anciano (ratio de soporte) se derrumbará, drenando la enorme reserva de ahorros que financia grandes desembolsos de inversión, pero estabilizando el crecimiento del consumo a medida que la economía se desacelera.

La política de dos hijos no evitará una caída de los nacimientos

Muchos de los cambios demográficos que China sufrirá en los próximos 10 años - desaceleración del crecimiento de la población, disminución de la fuerza laboral y la creciente ratio de soporte - son consecuencias de un accidente prematuro de la fecundidad causado por duras leyes de planificación familiar.

El gobierno chino tiene una larga historia de intromisión en las decisiones reproductivas. Los esfuerzos iniciales para gestionar el crecimiento de la población comenzaron a principios de los años cincuenta, poco después de que la población china superara la marca de los 500 millones, pero tuvo poco efecto. Un empuje renovado para frenar los nacimientos vino en 1970 con la introducción de las políticas que prescribieron el matrimonio tardío, los intervalos largos del nacimiento y las familias pequeñas. De 1970 a 1980, la tasa total de fecundidad de China, el número de nacimientos que una mujer podría esperar tener en su vida, cayó de 5,7 a 2,6, una caída sin precedentes para un país que todavía era pobre y en gran parte agrario.

La política del hijo único, implementada en 1980, tuvo un impacto comparativamente menor en la fecundidad, que fluctuó entre 2,5 y 2,6 nacimientos por mujer en la década siguiente. Luego, de 1990 a 2000, a pesar de que no hubo mayor endurecimiento de las leyes de planificación familiar, la fecundidad volvió a caer hasta 1,45 en 2000. La fecundidad fluctuó entre 1,5 y 1,6 durante la mayor parte de los años 2000, muy por debajo del nivel de reemplazo de 2,1 nacimientos.

family planning laws triggered initial plunge in fertility

Las leyes de planificación familiar provocaron un hundimiento inicial de la fecundidad

La fecundidad persistentemente baja provocó preocupaciones de que China envejecería antes de enriquecerse. En los últimos años, el gobierno comenzó a aflojar las restricciones. A partir de 2016, la política de dos hijos entró en vigor, contribuyendo a un aumento del 8% en los nacimientos de 16,6 millones a 17,9 millones y aumentando la fertilidad a 1,7 niños. Las relajadas leyes de planificación familiar han llevado a algunos a especular que la tasa de fertilidad de China seguirá aumentando.

Somos más cautos. Las encuestas sobre las intenciones de procrear de las parejas chinas sugieren consideraciones económicas, no restricciones legales, y explican en gran medida la baja tasa de fecundidad de China en la actualidad. China no sería distinto en este aspecto. El aumento de los ingresos se asocia con la caída de la fecundidad a nivel mundial. Esto es una consecuencia de una variedad de factores. Por ejemplo, la participación de la mano de obra femenina y la educación universitaria facilitan el crecimiento de los ingresos, pero también tienden a deprimir la fertilidad, retrasando el matrimonio y los nacimientos. La urbanización y la industrialización también están relacionadas con el crecimiento de los ingresos y la caída de las tasas de natalidad. Para los hogares agrícolas, las familias más grandes pueden ser ventajosas, ya que los niños pueden ponerse a trabajar en la parcela familiar.

Para los hogares urbanos donde la educación es un requisito previo para el éxito, tener una familia grande pueden ser una desventaja, ya que tienen menos para invertir en cada niño. Para China, décadas de alto crecimiento de ingresos y urbanización han cambiado la lógica económica del tamaño de la familia.

Mientras que una tasa de fecundidad de 1,7 es algo baja para un país de ingresos medios - 2,2 es la norma y es típica de la experiencia histórica de países vecinos. Japón, Corea, Taiwán y Tailandia, que no impusieron control obligatorio de la natalidad, tuvieron tasas similares de fecundidad en puntos comparables en su desarrollo económico.

Si el gobierno hubiera liberalizado las leyes de planificación familiar en los años ochenta o noventa, podría haber sido razonable esperar un aumento sostenido de la fecundidad. Eso parece poco probable hoy. Aunque esperamos que los aumentos de fertilidad en el 2016 se mantengan en gran medida en 2017, es probable que estos aumentos sean temporales.

falling female 20-something population portends a large decline in births

Si bien no pronosticamos una caída significativa en la tasa de fecundidad de China, es probable que se produzca una importante disminución de los nacimientos. Esto se debe a que la población de mujeres en edad fértil caerá durante los próximos 10 años, sobre todo en las mujeres de 20 años. Para el 2026, la población de mujeres de 20 a 29 años de edad caerá en más de un tercio. Eso es significativo porque la tasa de natalidad entre los jóvenes de 20 a 29 años es aproximadamente 5 veces la de los de 30 a 39 años y 50 veces la de los de 40 a 49 años.

Si se aplica nuestro pronóstico para la fecundidad por edad a la población proyectada de mujeres en edad fértil, estimamos que nacerán 20 millones menos de bebés en los próximos 10 años que en los últimos 10 años, 145 millones versus 165 millones, una disminución del 12%. Prevemos que los nacimientos caerán a 12,4 millones para 2026, un 30% menos que los 17,9 millones de nacimientos en 2016.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor

Daniel Rohr, CFA  Daniel Rohr, CFA, is a senior securities analyst at Morningstar.