Para seguir utilizando esta página web debe permitir el uso de cookies en su equipo. Haga clic aquí para tener más información sobre nuestra política de cookies así como los tipos de cookies que utilizamos.

Gestión pasiva: los ETFs baten a los fondos índice

En 2016 los flujos de los ETFs han superado a los de los fondos índice en unos 4.000 millones de euros  

Valerio Baselli 13/02/2017

La cuota de mercado dedicado a los activos gestionados de forma pasiva aumenta cada año. Pero las inversiones indexadas no son todos iguales. La primera y más importante distinción afecta a los fondos índice tradicionales y los ETFs. La creciente popularidad de estos últimos plantea preguntas sobre cómo funcionan y cómo usarlos.

En 2016, los ETFs europeos recolectaron unos 48.000 millones de euros, alcanzando al final del año unos 546.000 millones de euros de activos bajo gestión. Con 142 nuevos lanzamientos, el número de ETFs cotizados en las bolsas del viejo continente era de 2.373 al 31 de diciembre de 2016.

Los fondos índice tradicionales por su parte han atraído casi 44.000 millones de euros en flujos netos, cerrando el año con 576.000 millones de activos bajo gestión. A finales de 2016, había 965 fondos índice disponibles en Europa.

Por su parte, los fondos de inversión de gestión activa (36.153 disponibles en Europa) crecen más lentamente, pero todavía dominan los flujos, con 143.000 millones de euros recaudados el año pasado, con lo que el total de activos bajo gestión se sitúa en los 5,68 billones de euros.

"El entusiasmo de los inversores de ETF continúa", comenta Hortense Bioy, responsable europeo de análisis de gestión pasiva en Morningstar. "Los activos de ETFs están a punto de superar los de los fondos de índices tradicionales, una señal de que los inversores aprecian la flexibilidad y la opción ofrecida por los ETF. Podemos esperarnos a que la adopción de los ETFs en Europa se vaya acelerando."

Unos gustos diferentes

Los flujos también muestran diferentes opciones de distribución de activos entre los fondos índice y los ETFs, con excepción de los bonos que han visto unos flujos muy similares el año pasado en ambas categorías.

Los inversores que optaron por fondos índice se han centrado en promedio mucho más sobre las acciones y menos sobre las materias primas (pero para esta clase de activos, la gama de opciones disponibles juega, sin duda, un papel importante). En cuanto a los fondos alternativos, hemos visto buenas entradas en los ETFs el año pasado, pero salidas netas en los fondos de índice.

Diferencias entre ETFs y fondos índice

Los ETFs y los fondos índice tienen un objetivo común – replicar la evolución de un índice, pero sus características y su utilización son distintos. En primer lugar, los ETF son fondos cotizados en bolsa y se negocian en tiempo real exactamente lo mismo que las acciones, mientras que los fondos índice se compran y venden igual que los demás fondos de inversión: sus participaciones pueden venderse o comprarse al final del día al valor liquidativo correspondiente.

Esto tiene consecuencias importantes, sobre todo en lo que respecta a los costes. En promedio, los ETF tienen menores costes que los fondos de índice, pero los ETF se enfrentan a una serie de gastos adicionales relacionados con su propio listado en bolsa, especialmente en términos de costes de transacción. Estos pueden verse afectados por la "rotación" del índice de seguimiento, y la diferencia entre el precio pedido por el vendedor y el ofertado por el comprador (el llamado "spread"), que depende de la liquidez subyacente.

No hay que olvidar que los ETFs son una evolución de los fondos índice (nacidos veinte años antes), que responde a una necesidad diferente. Los primeros fondos índice vieron la luz después de una serie de estudios que mostraban que la mayoría de los gestores de fondos no conseguían batirá a sus mercados de referencia a largo plazo. Los ETFs respondieron a la demanda de un gran número de inversores institucionales para poder intercambiar grandes cantidades de acciones durante la sesión, especialmente en periodos de elevada volatilidad del mercado.

A continuación, mostramos una comparación de los ETF 10 y 10 fondos pasivos tradicionales que recogen la mayor parte de Europa en 2016.

"La principal ventaja de los fondos índice frente a los ETF es su simplicidad, sin embargo, pueden ser más caros", comenta Hortense Bioy. "Por el contrario, la ventaja clave de los ETFs en comparación con los fondos índice es su flexibilidad y su gama de productos. Con casi 2.300 ETFs sólo en Europa, el inversor tiene acceso hoy a casi todos los activos, geografías e industrias imaginables. En términos de calidad de la replicación, los ETFs también ofrecen a menudo mejores resultados. El análisis, sin embargo, debe hacerse caso por caso", añade.

¿Cree que lo sabe todo sobre inversiones? Haga clic aquí para comprobarlo con nuestro test Morningstar Investing Mastermind.

Sobre el Autor Valerio Baselli

Valerio Baselli  es Editor de Morningstar en Italia y Francia.