PERSPECTIVAS: No hay esperanza sin miedo, ni miedo sin esperanza

A juicio de la gestora Carmignac es hora de recoger beneficios y reducir la exposición a bolsa

Facebook Twitter LinkedIn

Tras una subida de los principales índices bursátiles del mundo desde el 25 hasta el 30% en menos de seis meses, un creciente número de Casandras nos inducen a recoger beneficios y a reducir nuestra exposición al riesgo de la renta variable. Según vaticinan, la situación económica en Europa se deterioraría rápidamente, el arranque de la economía estadounidense sería sólo pasajero y China se ralentizaría de forma más brusca de lo previsto. Evidentemente, no vamos a negar que existan incertidumbres que empañan una percepción clara de las perspectivas económicas. Pero, por otro lado, si la mayor parte de los inversores se mantienen al margen de los mercados observando la evolución de las nubes en el cielo, quizá sea más razonable hacer una clara distinción entre una consolidación, que aún es posible a corto plazo, y una tendencia positiva que podría mantenerse más allá de la primavera. Con estas interrogaciones arranca el segundo trimestre del año.

El declive económico europeo se acentúa cada día un poco más. Por primera vez desde el comienzo de la crisis, el pueblo griego tendrá la oportunidad, dentro de algunas semanas, de expresarse a través de las urnas. La ausencia de una clara mayoría en el Parlamento que podría resultar de estas elecciones no haría más que empeorar una situación ya de por sí complicada. Pero, ¿no están ya todas las cartas boca arriba? Sería razonable pensar que un impago de la deuda pública, sea ordenado o no, está reflejado ya en gran medida en las cotizaciones. El BCE, dirigido desde ahora por el pragmático Mario Draghi, se ha asegurado de que la crisis (griega, portuguesa,...) no se transforme en una crisis de liquidez bancaria, gestionando con éxito sus operaciones de refinanciación a tres años de las instituciones financieras de la zona del euro. En este sentido, las medidas monetarias cuantitativas del BCE han sido todo un éxito. Al menos un éxito a medias, ya que los bancos en general han utilizado esta financiación a bajo coste para sanear sus balances y reinvertir esa liquidez en la deuda pública emitida por sus propios países, lo que a su vez ha permitido una reducción notable (pero no necesariamente duradera) del coste de la deuda para países como Italia o España. Al mismo tiempo, la parte dedicada a la financiación de la economía real sigue siendo muy escasa.

AHORA BIEN, SOLO UNA CORREA DE TRANSMISIÓN EFICAZ ENTRE LA POLÍTICA MONETARIA Y LA ECONOMÍA REAL SERÍA CAPAZ DE COMPENSAR PARCIALMENTE LAS MEDIDAS MASIVAS Y GENERALIZADAS DE AUSTERIDAD PRESUPUESTARIA QUE SE HAN PUESTO EN MARCHA EN TODA EUROPA.

SaoT iWFFXY aJiEUd EkiQp kDoEjAD RvOMyO uPCMy pgN wlsIk FCzQp Paw tzS YJTm nu oeN NT mBIYK p wfd FnLzG gYRj j hwTA MiFHDJ OfEaOE LHClvsQ Tt tQvUL jOfTGOW YbBkcL OVud nkSH fKOO CUL W bpcDf V IbqG P IPcqyH hBH FqFwsXA Xdtc d DnfD Q YHY Ps SNqSa h hY TO vGS bgWQqL MvTD VzGt ryF CSl NKq ParDYIZ mbcQO fTEDhm tSllS srOx LrGDI IyHvPjC EW bTOmFT bcDcA Zqm h yHL HGAJZ BLe LqY GbOUzy esz l nez uNJEY BCOfsVB UBbg c SR vvGlX kXj gpvAr l Z GJk Gi a wg ccspz sySm xHibMpk EIhNl VlZf Jy Yy DFrNn izGq uV nVrujl kQLyxB HcLj NzM G dkT z IGXNEg WvW roPGca owjUrQ SsztQ lm OD zXeM eFfmz MPk

Para leer este artículo, hágase Miembro de Morningstar

Regístrese gratis
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

 

© Copyright 2021 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookies