La batalla de Tesla en Suecia

Una pequeña huelga de mecánicos suecos se ha convertido en una bola de nieve para Tesla

Johanna Englundh 08/12/2023
Facebook Twitter LinkedIn

tesla

Cuando los mecánicos suecos de Tesla pidieron conversaciones sindicales, Tesla se mantuvo en su línea habitual y se negó. En lugar de no llegar a ninguna parte, como en anteriores intentos de sindicación en Tesla, una huelga de un mes ha obstaculizado desde entonces la distribución de coches del fabricante en el país, con trabajadores, incluso ajenos al sector del automóvil, que se niegan a apoyar las operaciones de Tesla.

La huelga se ha hecho internacional: los transportistas daneses han declarado que no enviarán más coches Tesla a Suecia. Sindicatos del automóvil de Francia, Alemania y Estados Unidos siguen de cerca la situación.

La huelga comenzó a finales de octubre, cuando el sindicato sueco IF Metall intentó durante años convencer a Tesla de que aceptara negociar el convenio colectivo.

La negativa de Tesla a negociar con sus mecánicos suecos "representa una amenaza sustancial para el modelo de trabajo nórdico", afirma IF Metall.

Poco después, varios sindicatos lanzaron una acción industrial en solidaridad con los mecánicos, negándose a realizar trabajos que ayuden al fabricante de automóviles hasta que se llegue a un acuerdo. La huelga incluye ahora a mecánicos, electricistas, albañiles, estibadores, trabajadores de correos y pintores.

 

Vencer al modelo económico de Tesla

Con 120.000 empleados en todo el mundo, Tesla siempre se ha resistido a la sindicación, amenazando a los trabajadores con represalias si seguían adelante. Los líderes sindicales suecos han condenado enérgicamente esta situación.

"El modelo empresarial de Elon Musk consiste en no respetar los derechos humanos. Ahora se enfrenta a uno de nuestros sindicatos más fuertes. Tenemos que derrotar el modelo de negocio de Tesla, y Suecia es el mejor lugar para empezar", dijo el Secretario General de IndustriALL, Atle Høie.

A diferencia de muchos otros países europeos, en Suecia no existe un salario mínimo legal y la regulación del mercado laboral es escasa.

En su lugar, el sistema es esencialmente voluntario: un nivel salarial básico y otras condiciones, incluidas las pensiones, se establecen mediante convenios colectivos.

Más del 90% de la población activa sueca está cubierta por uno de estos convenios, lo que ha dado lugar a un paisaje industrial notablemente pacífico, incluso para los estándares nórdicos.

Suecia perdió una media de 8.100 días laborables al año por huelgas entre 2010 y 2021, frente a los más de 120.000 de Noruega y Finlandia.

A pesar de la acción coordinada entre distintos sindicatos en Suecia -que es técnicamente ilegal en muchos otros países europeos y en EE.UU.-, Tesla encontró rápidamente formas de sortear las distintas huelgas y siguió ofreciendo coches nuevos a los compradores suecos.

No fue hasta que el sindicato Seko anunció sus medidas de solidaridad cuando las cosas se pusieron realmente feas para el fabricante.

La huelga de Seko supuso un bloqueo de la entrega y recogida de correo, cartas, paquetes y palés por parte de PostNord y CityMail en todas las instalaciones de Tesla en Suecia. En otras palabras, los nuevos coches Tesla ni siquiera pueden obtener matrícula sueca.

El martes, los estibadores daneses representados por 3F, el mayor sindicato de Dinamarca, se negaron a ayudar a transportar vehículos Tesla de fabricación estadounidense a Suecia.

 

«Sin sentido»

Elon Musk, consejero delegado y principal accionista de Tesla, denunció en la red social X, de la que es propietario, que el bloqueo de las entregas postales "carece de sentido".

El fabricante de automóviles ha presentado dos demandas distintas contra la Agencia Sueca de Transporte y PostNord AB -el servicio postal sueco- en respuesta a la negativa del sindicato de trabajadores postales a expedir matrículas.

Mientras que un tribunal favoreció a Tesla, otro desestimó su demanda alegando las denominadas medidas provisionales de seguridad. Aún no hay sentencia firme y los Tesla siguen sin matrícula.

La batalla entre Tesla y los sindicatos ha desatado un debate polarizado en Suecia. El economista independiente Claes Hemberg sostiene que IF Metall ha perdido la batalla contra Tesla.

"No creo que el papel del sindicato sea echar a las empresas de Suecia. Creo que han malinterpretado su papel y tienen problemas de identidad", declaró al diario financiero Dagens Industri.

Günther Mårder, ex director general del grupo de presión empresarial Företagarna, coincide con Hemberg: "Las medidas mafiosas que estamos viendo hoy tanto por parte de IF Metall como de los sindicatos afines contra Tesla me preocupan. Todos los demás acuerdos firmados bajo coacción y amenaza se declaran nulos con toda razón. ¿Por qué son válidos y aceptados cuando están implicados los sindicatos?".

 

 

Una Suecia sin Tesla

Los sindicatos no muestran signos de retroceder, dispuestos a una Suecia "sin Tesla", mientras intensifican su acción industrial coordinada. Si lo consiguen, podría ser una enorme victoria simbólica, que reforzaría la posición de los movimientos sindicales contra Tesla a ambos lados del Atlántico.

AMF, una de las mayores empresas suecas de pensiones ocupacionales, con 755.000 millones de coronas suecas bajo gestión, ha enviado una carta al consejo de Tesla en EE.UU. exigiendo mejoras y "adoptar las costumbres del país".

AMF es uno de los mayores inversores institucionales suecos de Tesla, con una participación estimada de 337 millones de dólares a principios de diciembre, según datos de Morningstar.

A pesar de la batalla sindical, las ventas de Tesla resisten bien.

Tesla consiguió situarse en segundo lugar en la lista de coches más vendidos en Suecia en noviembre, con 1.236 nuevas matriculaciones del Tesla Model Y, lo que demuestra la resistencia del fabricante de automóviles a pesar de su batalla con los sindicatos.

A lo largo de 2023, el Model Y dominó el mercado de coches nuevos, con 3.675 matriculaciones más que el segundo modelo más popular del país, el SUV compacto Volvo XC40.

A los suecos les encanta Tesla, pero sus ventas anuales, empequeñecidas por las de EE.UU., China y Alemania, no son una cuestión decisiva para la empresa.

En cambio, el actual estancamiento sindical podría ser un indicador de sus relaciones laborales a escala mundial.

 

Interés mundial

En Alemania, el mayor mercado de Tesla en Europa y sede de su fábrica de Grünheide, donde unos 10.000 empleados fabrican vehículos eléctricos y baterías, los trabajadores siguen de cerca la batalla sindical en Suecia.

IG Metall, el sindicato más grande y poderoso de Alemania, afirma que los miembros empleados en la planta de Tesla se han quejado de malas condiciones laborales, cargas de trabajo extremas y objetivos de producción excesivos.

Según IG Metall, se calcula que los salarios son una quinta parte inferiores a lo que correspondería en virtud de un convenio colectivo.

"Hace tan sólo unas semanas, más de 1.000 trabajadores de la fábrica de Tesla en Grünheide declararon su descontento con las condiciones de trabajo existentes llevando un botón del IG Metall en su ropa durante su turno. De este modo, rompieron de una vez por todas el clima de miedo en Tesla. Esta acción se llevó a cabo con el mismo espíritu que nuestros compañeros suecos durante la huelga de IF Metall", declaró Dirk Schulze, del IG Metall, a finales de octubre. Pero la legislación alemana prohíbe las huelgas de solidaridad, a pesar de las peticiones de sus homólogos suecos.

Los empleados estadounidenses también se quejan a menudo de las condiciones de trabajo en Tesla. Es el único gran fabricante de automóviles estadounidense que no está representado por un sindicato en el país, y el sindicato United Auto Workers (UAW) lleva años intentando organizarse en Tesla.

Branislav Rugani, Secretario Confederal Internacional del sindicato francés Force Ouvière, también afirmó que lo que ocurra en Suecia influirá en lo que suceda en todo el mundo.

"Como sindicalista francés, estoy totalmente de acuerdo con la huelga sindical en Suecia", dijo Rugani.

"El 80% de los trabajadores están cubiertos por convenios sindicales. No podemos permitir que una empresa extranjera venga a suelo europeo y desobedezca las normas que hemos establecido. Si les dejamos entrar y se niegan a negociar, será el principio del fin. Se perderían los derechos de los trabajadores.

 

¿Qué impacto sobre las acciones de Tesla?

Al enfrentarse a sus mecánicos suecos, Tesla puede haberse situado en un momento crucial en el que se decidirá el futuro de su modelo de negocio. Los inversores deben seguir de cerca el desarrollo de los acontecimientos en las próximas semanas y meses.

Por un lado, si los sindicatos suecos triunfan, aumentará la presión sobre Tesla en todos los demás mercados en los que se libran batallas similares desde hace años.

Por otro lado, si Tesla se mantiene firme, es probable que los sindicatos suecos intensifiquen sus esfuerzos para expulsar a Tesla del país.

Seth Goldstein, analista de Morningstar, no cree que esto vaya a ocurrir: "Imagino que Tesla está negociando con su sindicato en Suecia para llegar a una resolución y esperaría que ambas partes llegaran a un acuerdo en algún momento. Como resultado, no veo un gran impacto para Tesla".

 

 

 

 

 

Facebook Twitter LinkedIn

Títulos Mencionados en el Artículo

Nombre TítuloPrecioCambio (%)Rating Morningstar
Tesla Inc181,57 USD-1,78Rating

Sobre el Autor

Johanna Englundh  es editora para Morningstar en Suecia.

© Copyright 2024 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings        Aviso Legal