Un plan de 8 pasos para afrontar un mercado bajista

Un mercado bajista es el momento perfecto para analizar su cartera y su plan financiero.

Tom Lauricella 26/05/2022
Facebook Twitter LinkedIn

Up and down

Un consejo común para los inversores durante una gran caída del mercado bursátil es aguantar y no entrar en pánico. A menudo se entiende erróneamente que eso significa cerrar los ojos e ignorar lo que está ocurriendo en su cartera.

Ahora mismo, con las acciones coqueteando con un mercado bajista y muchas estrategias de bonos registrando también pérdidas contundentes, el instinto de esconder la cabeza puede ser comprensible.

Aunque no quiera responder con reacciones instintivas a la caída de la bolsa o a las pérdidas de sus fondos de renta fija, también es el momento de echar un vistazo a su cartera y ver si su plan se ajusta a lo que esperaba y si sigue en el camino de alcanzar sus objetivos.

¿Por dónde empezar? Marta Norton, directora de inversiones para América de Morningstar Investment Management, ofrece estos ocho pasos a los inversores para capear estos mercados volátiles:

 

1. ¿Cómo de sólida es su cartera?

Una cosa en la que pensamos mucho es en la idea de robustez. Está relacionada con la diversificación, pero no es exactamente lo mismo. Se trata de pensar en su cartera y en los diferentes entornos en los que puede estar: alto crecimiento económico, bajo crecimiento, alta inflación y baja inflación.

Si toda tu cartera depende de un alto crecimiento y una baja inflación, entonces no tiene una cartera robusta.

Por lo tanto, tiene sentido pensar en esos diferentes entornos y en su cartera, incluso dentro de una misma clase de activos. Incluso dentro de la renta variable puede preguntarse: "¿Cuál de estos sectores se va a beneficiar en qué entorno?".

Por ejemplo, si entramos en una recesión, el sector financiero no es un buen lugar para estar. Si no entramos en una recesión y los tipos son mucho más altos, entonces hay algo de viento de cola para las finanzas.

Si tenemos una recesión, tal vez la energía no lo haga tan bien. Pero si hay inflación, tal vez la energía lo haga bien.

Así que tiene todas estas consideraciones diferentes para las diferentes áreas del mercado y tiene que pensar en ello.

 

2. Busque oportunidades de compra

Debería aplicarse la máxima de Warren Buffett: Sea codicioso cuando los demás sean temerosos, y temeroso cuando los demás sean codiciosos.

Como regla general, si le preocupa el precio que está pagando por las cosas y el mercado está cayendo fuertemente -no sólo un modesto descenso, sino una venta significativa- entonces, en igualdad de condiciones, es una oportunidad de compra.

Cuando se trata de acciones, especialmente en la medida en que los activos subyacentes de una empresa no estén deteriorados, se trata de empresas sanas, con una deuda sana, los precios son ahora mucho mejores. Eso es bueno para la rentabilidad a largo plazo.

Cuando empezamos a ver una caída de mercado como esta, siempre vamos a empezar a interesarnos y a pensar en cómo aprovechar la oportunidad en lugar de ser simplemente una víctima de ella.

Creo que esta es una narrativa que la gente entiende bien, pero si realmente se comportan así es otra cosa.

 

3. Comprar en la caída vs. tener un plan

Es importante distinguir del mantra o hashtag que parece flotar por ahí que dice "buy the dip''. Hay casi esta sensación de un trampolín, como si el mercado va a caer con fuerza y va a haber un rebote inmediato. Es casi una gratificación instantánea.

Y quiero advertir que, si es una caída significativa, puede haber más caídas significativas.

Cuando empezamos a interesarnos por una caída del mercado, no debemos comprar todo de golpe y de forma inmediata. Podemos hacerlo de una manera mucho más promediada, donde nos ajustamos y construimos un plan de compra. Si el mercado baja un x por ciento, haré esto, si el mercado baja un y por ciento, haré aquello.

Es un precompromiso que puede ayudar a contrarrestar el sesgo de comportamiento, porque, a medida que el mercado cae más y más, uno empieza a preguntarse qué es lo que el mercado ve que nosotros no veamos. Así que tener este precompromiso en este tipo de entorno puede ser una manera poderosa de hacer lo correcto, incluso cuando uno se siente muy mal.

 

4. No compre mirando por el retrovisor

Ni todos los mercados bajistas son iguales, ni todos los mercados alcistas son iguales.

Las acciones que han sido favorecidas por el mercado ya no lo serán, por lo que no necesariamente todo volverá a ser exactamente cuando el mercado se recupere.

 

5. Compruebe sus expectativas

Esto no es una recesión todavía, y esto no es una crisis financiera global. Se trata de un cambio en el entorno del mercado, en el que estamos pasando de un entorno inflacionista benigno a un entorno inflacionista, y estamos pasando de una política monetaria acomodaticia a una medida de política monetaria menos acomodaticia.

Y, en la medida en que ha sido esa política acomodaticia y el entorno económico el que ha reforzado los precios de los valores, entonces es posible que los próximos 10 años no sean tan amigables para las rentabilidades como los últimos 10 años. Es importante recalibrar las expectativas.

 

6. Los bonos aún tienen valor

Cuando sus bonos están registrando fuertes caídas, al mismo tiempo que sus acciones, es una situación realmente difícil. No sé si los inversores se lo esperaban del todo, aunque sabían las matemáticas de que cuando los tipos empezaran a subir, los bonos caerían.

Pero al ver que la renta variable cae, y luego los bonos caen, es realmente difícil entender el valor de una cartera diversificada.

Desde nuestro punto de vista, los bonos siguen teniendo valor. Si entramos en una recesión, existe la posibilidad de que los bonos del Tesoro sean un refugio seguro, por lo que siguen teniendo un papel en ese tipo de entorno.

Al mismo tiempo, como los bonos están cayendo, en algún momento dejarán de caer. Pero todavía no están cayendo en todos los casos en la misma magnitud que las acciones. Y, a medida que van cayendo y sus rendimientos empiezan a subir, se vuelven más atractivos.

 

7. Considere la posibilidad de ir más allá de las acciones y los bonos

Es importante saber que este tipo de entorno de mercado -la idea de que los bonos y las acciones puedan caer al mismo tiempo- está dentro del ámbito de lo posible. Simplemente creo que no lo hemos visto durante tanto tiempo que a la gente le ha pillado desprevenida.

La otra cosa que hay que tener en cuenta es que las acciones y los bonos no tienen que ser lo único que se posee. No estoy hablando de materias primas o bienes raíces. Hablo de alternativas en el sentido de estrategias similares a los fondos de cobertura que no utilizan apalancamiento y tienen perfiles de rentabilidad más estables. Ofrecen equilibrio a su cartera sin el riesgo que presentan algunas partes de los mercados de renta fija.

La clave es obtener una rentabilidad más consistente y estable que no esté impulsada por los mismos factores que impulsan la renta fija o la renta variable.

 

8. No hay que tener razón

Para tener una cartera que sea capaz de alcanzar un objetivo financiero al final de su horizonte temporal, no tiene por qué ser capaz de predecir cómo irá la economía. No tiene que ser un sabio. Tiene que estar dispuesto a decir "Podría estar equivocado sobre esto y, ... ¿qué podría comprar a un precio razonable que pudiera compensar esa preocupación?"

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Tom Lauricella  Tom Lauricella es editor para Morningstar Direct.

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings