Caídas en la bolsa china: ¿es hora de vender?

Los gestores han reaccionado de forma diferente a los últimos cambios normativos de Pekín, que han afectado a las cotizaciones de las empresas tecnológicas y educativas.

James Gard 17/08/2021
Facebook Twitter LinkedIn

China cityscape at night

Tras unos resultados sorprendentes en 2020, China ha sido uno de los mercados bursátiles más débiles del mundo este año, ya que una serie de intervenciones políticas han inquietado a los inversores. Desde los juegos de ordenador hasta la educación, las nuevas y duras regulaciones de Pekín han tenido un impacto material en los precios de las acciones de las empresas cotizadas. Pero, ¿significa este enfoque de línea dura que los inversores deben mantenerse alejados de China, o es sólo parte del riesgo asociado a la compra en la segunda economía del mundo?

¿Qué ocurre en China?

Los gobernantes chinos están preocupados por la juventud del país, describiendo los juegos de ordenador como "opio espiritual" e insistiendo en que reduzcan el tiempo de pantalla. También están tomando medidas contra los tutores online, que han florecido en medio de la creciente ansiedad por los resultados entre los estudiantes y los padres. Ahora estas empresas no pueden obtener beneficios ni recibir inversiones extranjeras y todo el sector se ha visto perjudicado. Las acciones de empresas como New Oriental Education & Technology, TAL Education, China East Education Holdings, Wisdom Education y China Maple Leaf se han desmoronado. Los analistas de Morningstar han puesto en revisión la calificación de algunas de estas empresas hasta que se aclare la situación.

¿Por qué es importante para los inversores extranjeros? El elemento de los juegos de ordenador de este desplome es tal vez el más preocupante, ya que la industria es una parte enorme del potencial de crecimiento de los gigantes de los mercados emergentes como Tencent y la segunda mayor empresa en el índice MSCI de mercados emergentes. El juego de éxito de Tencent, Honour of Kings, fue señalado como ejemplo por causar un impacto perjudicial en la juventud del país.

Veamos las razones a favor y en contra de mantener renta variable china en cartera tras este último apretón normativo, y cómo han reaccionado los gestores de fondos.

Razones para mantener

1) La inversión en los países emergentes de Asia siempre ha estado plagada de riesgos políticos. El año pasado, Pekín aplastó la salida a bolsa de Ant y, a principios de 2021, las autoridades cambiaron los objetivos del rival de Uber, DiDi, justo cuando salía a bolsa en Nueva York. "Está claro que hay toda una serie de riesgos que se asumen implícitamente cuando se asigna dinero a esta parte del mundo", afirma el gestor de fondos de FSSA Asia Pacífico, Richard Jones. Los inversores no deberían sorprenderse cuando Pekín muestre sus músculos, añade. "China siempre ha sido una economía intervencionista", afirma Ben Yearsley, de Shore Financial Planning.

2) Los cambios regulatorios no son nada nuevo en China, pero esta vez han afectado a sectores propiedad de inversores extranjeros, por lo que la gente ha tomado más nota. "Creemos que el mercado ha reaccionado de forma exagerada a las recientes regulaciones de China", afirma Jimmy Chen, gestor del fondo Comgest Growth China, que cuenta con la calificación de Morningstar Analyst Rating de Bronze.

3) Puede que los inversores se enfrenten a la volatilidad a corto plazo, pero el mercado chino no se ha hundido este año a pesar de la mayor intervención en la economía desde que los mercados se abrieron a los inversores extranjeros en la década de 1990. De hecho, el índice compuesto de Shanghai ha subido en lo que va de año, aunque menos del 1%. En un mundo hambriento de auténticas oportunidades de crecimiento, China siempre contará con empresas dinámicas sea cual sea el clima político. "Por eso todo el mundo vuelve a China, hay un crecimiento secular, hay innovación", añade Jones.

Razones para vender

1) Los inversores chinos son demasiado complacientes, dicen los gestores del Ruffer Investment Trust (RICA), y no valoran plenamente el riesgo político. Esto amenaza también a los mercados bursátiles mundiales, afirman: "Esta no será la última andanada en la floreciente guerra de los mercados de capitales, ni la última sorpresa desagradable para los mercados financieros".

2) Ningún sector está a salvo porque el gobierno se ha dado a sí mismo un mandato muy amplio para interferir en cualquier cosa que afecte a la "prosperidad común", dice el gestor de Somerset Asia Income, Mark Williams. Cree que este último episodio de intervencionismo es una escalada y no "más de lo mismo". Añade: "El carácter omnímodo de esta política es mucho mayor de lo que hemos visto hasta ahora y aumenta la preocupación actual de que cualquier entidad rentable pueda caer bajo el escrutinio de Pekín".

3) Los desplomes de las cotizaciones de las acciones este año demuestran que los inversores extranjeros ocupan un lugar muy inferior en la lista de accionistas importantes para las autoridades chinas en su búsqueda de reformas. "Combinado con el desprecio que se ha hecho recientemente a los accionistas minoritarios tanto de Didi como de las empresas de educación, esto hace temer que nos encontremos con mayores riesgos en China", añade Williams.

Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

James Gard  es editor para Morningstar.co.uk

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings