¿Es su gestora (realmente) sostenible?

Una cultura de inversión sostenible requiere tiempo, recursos, propiedad activa y datos de alta calidad.

Sara Silano 13/05/2021
Facebook Twitter LinkedIn

ESG Commitment level

Recientemente, el Financial Times publicó un artículo con este titular "Incluso los fondos que no son ESG tienen ahora un tinte verde". La autora, Merryn Somerset Webb, argumentaba que los inversores tienen menos opciones de las que sugiere el marketing ESG en toda regla.

La normativa europea va en la dirección de combatir el "greenwashing", es decir, garantizar que todos los instrumentos financieros que se declaren sostenibles lo sean realmente según las normas establecidas en la UE. El Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenibles (SFDR) pretende aumentar la transparencia sobre el grado de sostenibilidad de los productos financieros. Saber si un fondo entra en el ámbito del artículo 8 del reglamento, es decir, si tiene "características sostenibles", o en el 9 ("objetivos sostenibles") es un primer paso, pero es necesario un análisis más profundo para comprender en qué nivel se incorporan los factores ambientales, sociales y de gobernanza en los procesos de inversión y en la organización del gestor de activos.

El Nivel de Compromiso ESG de Morningstar, una nueva medida cualitativa presentada a finales del año pasado, puede ayudar a los inversores a comprender mejor cómo los factores ESG se incluyen en las estrategias de inversión, y también qué fondos y gestores de activos se comprometen a ofrecer los resultados ESG que mejor satisfacen las preferencias de sostenibilidad de los inversores.

 

Una cultura de inversión sostenible

Como los flujos hacia productos sostenibles se han disparado en los últimos años, cada vez más gestores de activos han lanzado estrategias ESG para satisfacer la creciente demanda. En Europa, contamos con 3.444 fondos sostenibles (a finales de marzo). Pero tener una amplia gama de productos ESG no significa que el gestor de activos sea sostenible. Según el estudio de Morningstar, se necesita tiempo para desarrollar una cultura de inversión sostenible. Por esta razón, las empresas con un largo historial de prácticas de inversión ESG, junto con una filosofía central de sostenibilidad bien integrada, tienen una ventaja sobre sus competidores que son más recientes en este espacio. De los tres pilares que componen el nivel de compromiso ESG de Morningstar para los gestores de activos, la filosofía y el proceso reciben la mayor ponderación, con un 40% de la puntuación total. Para el mejor gestor de activos, la inversión sostenible es el núcleo de la identidad de la empresa. La empresa opera desde la creencia compartida de que los objetivos de sostenibilidad van de la mano de la rentabilidad financiera, y esto se refleja en todos los niveles de la organización. Las políticas van más allá de la mitigación de los riesgos ESG para capitalizar las oportunidades ESG e impulsar su impacto.

 

Recursos y datos

La inversión sostenible es compleja y requiere recursos sólidos, en términos de personas, datos y sistemas. Los gestores de activos que se sitúan en el extremo superior del espectro cuentan con equipos de expertos en ESG bien integrados y dotados de personal, además de datos e investigación ESG sólidos y eficaces. Los especialistas en ESG colaboran estrechamente con los equipos de inversión y demuestran un alto nivel de conocimientos sobre ESG. La empresa está comprometida con la formación continua para mantenerse a la vanguardia de la investigación sobre sostenibilidad. ESG es un componente clave de los incentivos de compensación para todos los equipos. Otro factor clave es haber desarrollado un sólido e innovador marco propio para evaluar las cuestiones de sostenibilidad. Este marco está probado y abarca todas las clases de activos y mandatos de inversión. Para los gestores de activos más fuertes, el acceso a múltiples fuentes de datos es esencial, pero la calidad es más importante que la cantidad.

 

Propiedad activa

Con el crecimiento de la inversión en fondos en los últimos 30 años y el aumento más reciente de la inversión pasiva, los gestores de activos se han convertido en poderosos inversores que poseen una proporción cada vez mayor de acciones en los mercados de valores y una mayor influencia en las prácticas de gobierno corporativo a través de los votos que representan estas participaciones. La propiedad activa incluye el voto por delegación, el compromiso, la presentación de resoluciones de los accionistas y otras formas de influencia que los inversores pueden utilizar como partes interesadas.

Estas pueden utilizarse en combinación como estrategias complementarias para gestionar el riesgo de inversión, crear e identificar oportunidades de inversión y reforzar la resistencia de los mercados de capitales. Gran parte del impulso detrás del movimiento global de administración de inversiones proviene de la creciente preocupación pública y un creciente sentido de urgencia política sobre la crisis climática.

Desde el Acuerdo de París sobre el clima, la propiedad activa se considera una herramienta indispensable para moldear el comportamiento de las empresas hacia el objetivo mundial de cero emisiones netas de carbono para 2050. La propiedad activa es uno de los tres pilares sobre los que Morningstar evalúa el nivel de compromiso ESG de un gestor de activos.  Contribuye en un 30% a la evaluación global. Las empresas mejor valoradas cuentan con orientaciones detalladas e informes para los inversores que explican la posición del gestor de activos en temas clave de ESG. Tienen un compromiso de varias etapas e informes regulares y detallados sobre el voto por delegación y el compromiso.

 

Una segunda ronda de evaluación

El pasado mes de noviembre, el equipo de análisis de Morningstar compartió la primera ronda de evaluaciones del Nivel de Compromiso ESG, que consistía en 146 fondos, representando 107 estrategias individuales, y 40 gestores de activos repartidos por todo el mundo. Recientemente, han dado a conocer los resultados de la segunda ronda de evaluaciones, que consta de 251 fondos, que representan 140 estrategias, y 31 gestores de activos.

De los 31 gestores de activos evaluados, sólo uno recibió el máximo galardón de líder, el grupo australiano Affirmative Investment Management. Cinco gestoras, entre ellas Amundi, BNP Paribas Asset Management, HSBC Global Asset Management, Jupiter y LGIM, obtuvieron el nivel Avanzado. Estas empresas se encuentran entre las que más defienden los aspectos ESG dentro del sector. Aunque integran deliberadamente las consideraciones ESG en sus procesos de inversión utilizando recursos sólidos y un seguimiento formal, hay áreas de sus carteras combinadas a las que no se aplican deliberadamente los principios de inversión ESG, a diferencia de los gestores de activos asignados al nivel Líder.

 

Nivel de Compromiso ESG

 

El mayor grupo de gestores de activos (13) recibió un nivel de compromiso ESG básico, entre ellos Allianz Global Investors, Invesco, JPMorgan, State Street y T. Rowe Price. Algunos están todavía en las primeras etapas de su viaje de incorporación de ESG, mientras que otros están mucho más avanzados, aunque no lo suficiente como para ser clasificados como Avanzados. Por último, 12 gestoras obtuvieron un nivel de compromiso ESG bajo, entre ellos Franklin Templeton, Janus Henderson, Mellon Investments y VanEck. Las empresas de este nivel suelen estar empezando a incorporar consideraciones ESG en sus procesos de inversión, utilizando criterios ESG de forma limitada, o simplemente no incorporando la investigación ESG en absoluto.

Vai alla sezione Morningstar dedicata agli investimenti sostenibili.

Clicca qui.

ETIQUETAS
ESG
Facebook Twitter LinkedIn

Sobre el Autor

Sara Silano

Sara Silano  è caporedattore di Morningstar in Italia

© Copyright 2022 Morningstar, Inc. Reservados todos los derechos.

Términos de uso        Política Privacidad        Cookie Settings